Estas momias mexicanas atraen multitudes y controversias

Tanto explotadas como queridas, las momias de Guanajuato están en el centro de un debate sobre la exhibición de restos humanos.

Por Jennifer Barger
Publicado 28 oct 2022 10:45 GMT-3
Un niño momificado en el Museo de las Momias en Guanajuato, México

Un niño momificado en el Museo de las Momias en Guanajuato, México, está vestido como un santo, una práctica común para los entierros de bebés en América Central y del Sur. El cuerpo se encuentra entre las 100 momias de los siglos XIX y XX preservadas naturalmente, que se exhiben en el popular museo.

Fotografía de Michael James Wright

Guanajuato, México, ha estado en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1988, gracias a su arquitectura colonial española, la historia de la minería de plata y los sitios relacionados con la Revolución Mexicana. Sus iglesias barrocas, sus estrechas calles empedradas y sus casas color caramelo son hermosas como las de una postal, pero la mayor atracción turística de la ciudad del centro de México es más oscura y espantosa que todo eso: un museo subterráneo de 100 momias.

Los hombres boquiabiertos, los niños de piel curtida y otros cadáveres han atraído a viajeros curiosos durante más de un siglo. Los visitantes primero pagaban unos pesos para ver las momias en una cripta subterránea. Desde 1969, se exhiben bajo espeluznantes focos en el Museo de las Momias.

Muchos de los cuerpos en el Museo de las Momias de Guanajuato se exhiben de pie, lo que algunos estudiosos creen que interfiere con su preservación.

Fotografía de Robert Harding Alamy Stock Photos

Estos cadáveres preservados naturalmente (no hay vendajes ni embalsamamiento aquí) de los siglos XIX y XX son un generador de ingresos y una fuente de orgullo local para esta ciudad a una hora en automóvil al oeste de San Miguel de Allende. “Las momias de Guanajuato aportan los mayores ingresos económicos al municipio después del impuesto predial”, dice el antropólogo mexicano Juan Manuel Argüelles San Millán. "Su importancia es difícil de exagerar".

Las momias también son controvertidas. A los viajeros de otras culturas les cuesta entender por qué una de las ciudades más hermosas de México exhibe macabros restos humanos. Algunos estudiosos creen que los cuerpos están mal almacenados y mal etiquetados. A principios de este año, los planes para un deslumbrante nuevo museo de las momias se desecharon después de que académicos y representantes de la Unesco se opusieran a ubicarlo en lo alto de un centro comercial propuesto en el centro de la ciudad.

Todo ello ha hecho que se vuelva a prestar atención a estos frágiles restos. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah) acaba de iniciar un estudio, encabezado por San Millán, para determinar las identidades de los cuerpos en su mayoría anónimos. 

Una exposición de fotografías de las momias, elaboradas con gran sensibilidad por el artista local Michael James Wright, se presentará en el prestigioso Festival Internacional Cervantino de Guanajuato, del 13 al 30 de octubre, y luego irá de gira por México y el extranjero. “Estos proyectos pueden dignificar a los muertos y convertirlos en algo educativo en lugar de un espectáculo secundario”, dice Wright.

Aquí, desenvolvemos cómo surgieron las momias y su museo y por qué todo sigue atrayendo multitudes a Guanajuato.

Cómo nacieron las momias y los mitos

A pesar del espectacular centro histórico de la ciudad de Guanajuato, el museo de las momias en las afueras de la ciudad suele ser el primer lugar que visitan los turistas. “Voy a ver a las tías”, bromean los mexicanos rumbo a Guanajuato. La gente hace fila durante horas para entrar en el museo, codo con codo con los vendedores ambulantes que venden charamusca, un caramelo local de azúcar y canela con forma de, cómo no, momias.

Una foto de 1911 muestra las momias de Guanajuato en su espacio de exhibición original, una cripta debajo del cementerio de la ciudad. Los cuerpos naturalmente preservados eran desenterrados cuando sus familias no pagaban los impuestos de las tumbas.

Fotografía de Classic Image Alamy Stock Photos

Los turistas mexicanos tienden a aceptar los cadáveres en exhibición con una mezcla de interés y respeto, pero no repugnancia: después de todo, este es el lugar de nacimiento de los Días de los Muertos. “Pero para los viajeros de otras partes del mundo, realmente tengo que poner el museo en contexto”, explica Dante Rodríguez Zavala, nativo de Guanajuato y guía de Mexico Street Food Tours.

“Para los mexicanos, esto no es raro. Tenemos un nivel de comodidad con la muerte: llevamos comida a nuestros seres queridos muertos en el Día de los Muertos e invitamos a los mariachis al cementerio”.

Alrededor de Guanajuato, escuchará susurros fantasmales sobre el origen de las momias: algunas fueron enterradas vivas, otras murieron en un brote de cólera, y todas se conservaron gracias a la riqueza del suelo en minerales. “Además, para que la gente se interesara en ver las momias, los trabajadores del cementerio comenzaron a contar historias sobre ahorcamientos, forajidos y brujas”, dice Gerald Conlogue, profesor emérito de diagnóstico por imágenes de la Universidad de Quinnipac que ha estudiado extensamente las momias.

La verdad es más simple e indicativa de las actitudes prácticas de México hacia la muerte. Al igual que muchos cementerios públicos, el Panteón Santa Paula de alrededor de 1861 tenía una política en la que las familias pagaban un impuesto funerario anual para mantener los restos de sus seres queridos enterrados en sus tumbas. En 1865, los trabajadores del cementerio comenzaron a retirar los cuerpos de las personas cuyos familiares no podían pagar las tarifas o que no tenían familia viva.

Al abrir las tumbas, los trabajadores esperaban huesos polvorientos. Pero encontraron muchos cuerpos aún notablemente intactos con piel, cabello e incluso lenguas. El ambiente cálido y seco resultó ser ideal para la conservación de restos humanos. “Si el sol pega todo el día en los cuerpos, como es el caso del Santa Paula, hace que ellos se deshidraten rápidamente”, dice María del Carmen Lerma Gómez, antropóloga forense que trabaja en el estudio del Inah.

Surge una espeluznante atracción turística 

Se corrió la voz acerca de estas momias milagrosas, que los sepultureros colocaron a lo largo de las paredes en un osario subterráneo. Algunos todavía usaban su ropa de entierro, zapatos de botones altos o etiquetas que indicaban sus nombres y fechas de muerte. Rápidamente se convirtieron en una curiosidad y una fuente de ingresos para los trabajadores del cementerio.

Un cadáver preservado de forma natural en el museo de las momias de Guanajuato parece estar gritando, como resultado de la relajación de los músculos de la mandíbula después de la muerte.

Fotografía de Diego Jesus Sanchez Torres Alamy Stock Photos

"Por una pequeña tarifa, el encargado admitirá al visitante en la 'cámara de los horrores'", opinaba un artículo de viaje de la revista National Geographic en julio de 1916. "Una escalera de caracol conduce a la cripta, donde los espantosos restos momificados están colocados en una fila fantasmal, sonriendo con resentimiento a los curiosos".

A lo largo de los años, los turistas robaron las etiquetas con los nombres de las momias como souvenirs, despojando a la mayoría de los cuerpos de sus identidades. Los guías del museo y los lugareños llenaron el vacío con nuevos apodos y narraciones mágicas: un cuerpo femenino deformado por una escoliosis severa llamado La Bruja, otro un cadáver conocido como El Ahogado.

Un nuevo estudio de las momias de Guanajuato tiene como objetivo identificar los restos de los siglos XIX y XX y determinar cómo conservarlos mejor.

Fotografía de Craig Lovell Eagle Visions Photography, Alamy Stock Photos

Se convirtieron en embajadores culturales de la ciudad, tanto en atracciones de la vida real como en musas de la ficción. Las momias se enfrentaron a luchadores enmascarados y con capa en un par de películas de terror de los años 70 y persiguieron a un matrimonio estadounidense con problemas en el cuento de Ray Bradbury, de 1955, The Next in Line. El próximo año se estrenará en México una nueva serie en streaming, Pinches Momias.

Qué hacer con las momias

El estudio del Inah se inició en febrero, impulsado por las quejas sobre el nuevo museo propuesto y el supuesto maltrato de las momias. Los críticos discreparon con el hecho de que el gobierno de la ciudad transportara los frágiles cuerpos a convenciones fuera de la ciudad y, escandalosamente, los mostrara en uno de los túneles subterráneos de Guanajuato durante un mitin de autos.

El proyecto del Inah tiene al equipo de San Millán investigando certificados de defunción, documentos eclesiásticos y periódicos de los siglos XIX y XX para identificar a las momias. Métodos forenses (rayos X, análisis de ADN de cabello, dientes o piel) podrían incluso relacionar los restos con los guanajuatenses actuales.

“Deberían ser tratados como cuerpos humanos”, cree San Millán. Esto significa, dice, que si una momia previamente desconocida resulta ser el tatarabuelo de alguien y los descendientes desaprueban que se exhiba, será reenterrada “inmediatamente y sin ningún problema”.

Académicos del Inah y otros expertos esperan que el nuevo estudio mejore la forma en que se exhiben las momias y les dé un nuevo reconocimiento como artefactos culturales. Actualizar el control climático del museo y almacenar los cuerpos horizontalmente en lugar de verticalmente también podría ayudar con la conservación.

“Estas son solo personas normales que son depósitos de información sobre el período en el que vivieron”, dice Conlogue. “Recorrieron estas calles, fueron al mercado viejo. No deberían ser un espectáculo de monstruos”.

Jennifer Barger es editora senior de viajes en National Geographic y escribió su primera historia sobre momias en la escuela primaria. Síguela en Instagram.

Susannah Rigg contribuyó a la investigación de este artículo.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Viajes
Descubre la historia maya a lo largo de la primera travesía de México
Viajes
El profundo significado de los tatuajes
Viajes
Turismo verde: la reconversión de una antigua región minera
Viajes
Una antigua ciudad de sultanes se destaca como una maravilla del siglo XXI
Viajes
La ciudad belga donde surgió la teoría del Big Bang

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados