El “subturismo” en Italia: 5 ciudades alternativas a Venecia

Evita las multitudes de la ciudad de los canales y conoce otros destinos sorprendentes.

Tuesday, January 21, 2020,
Por Vicky Hallett
Desde la basílica de San Petronio, en Bolonia, puede observarse la céntrica Piazza Maggiore.
Desde la basílica de San Petronio, en Bolonia, puede observarse la céntrica Piazza Maggiore.
Fotografía de Cathrine Stukhard, laif/Redux

El término “sobreturismo” ha comenzado a emplearse recientemente, pero el concepto resulta muy familiar para cualquier turista que haya tenido la mala suerte de recibir empujones y codazos en alguno de los destinos más populares del mundo. Un claro ejemplo de sobreturismo es Venecia, donde cada año se concentran unos 30 millones de viajeros. La afluencia inunda los canales y desborda las plazas. A fin de controlar el número de turistas, Venecia ha establecido un impuesto al viajero, que entrará en vigencia el 1 de julio de 2020.

Venecia no es la única ciudad de Italia que recibe multitudes abrumadoras; Roma y Florencia también son muy concurridas. Pero, por cada ciudad saturada de visitas, hay docenas de otros destinos que aún no han sido descubiertos. Por eso, en tu próximo viaje a Italia, visita estas ciudades menos concurridas, pero igualmente grandiosas. 

Bolzano

En la ciudad nororiental de Bolzano, vive la criatura más fría del mundo. Ötzi, el Hombre de Hielo, es una momia de 5.300 años que los turistas pueden conocer en el Museo de Arqueología del Tirol del Sur, donde sus restos cuentan la fascinante historia de un asesinato en las montañas. Disfruta de un recorrido más pacífico que el que hizo él, subiéndote a uno de los tres teleféricos que ascienden a los picos circundantes, cubiertos por prados, bosques y granjas.

Una vez que regresas a la ciudad, puedes apreciar la mezcla arquitectónica de monumentos fascistas y arcadas barrocas bávaras. Notarás una fusión italiano-alemana similar en los restaurantes, muchos de los cuales ofrecen tanto espagueti como spätzle, con un maridaje de vinos locales (comienza con un Hugo, un aperitivo popular hecho con prosecco y jarabe de flor de saúco).

Consejo para un viaje sostenible: en el Mercado anual de Navidad de Bolzano, un evento ecológico oficial que tiene lugar desde fines de noviembre hasta principios de enero, se sirven bebidas humeantes, como vino especiado, en copas reutilizables. Los viajeros pueden disfrutar de este mismo tipo de experiencias en mercados cercanos de fácil acceso en transporte público.

Turín

Desde la terraza panorámica del Mole Antonelliana, de 170 metros de altura y, antiguamente, el edificio más alto de Europa, puedes admirar esta elegante ciudad del noroeste, así como los Alpes aledaños. Desde aquí, los frondosos bulevares te conducirán a boutiques colmadas de chocolate gourmet y al estadio Allianz del Club Juventus, donde puedes ver un partido o hacer un recorrido detrás de escena.

En Turín, un globo aerostático se eleva a la altura del Mole Antonelliana, antiguamente, el edificio más alto de Europa.
Fotografía de Alexander Pohl, NurPhoto/Getty Images

Los fanáticos del cine no pueden perderse el Museo Nacional de Cine (ubicado dentro del Mole) o el Festival de Cine de Torino (en noviembre). Para los amantes de los automóviles, Turín es la "Detroit de Italia", hogar de Fiat y el Museo Nacional del Automóvil, que tiene una colección de más de 200 vehículos. Visita también el Museo Egipcio más antiguo del mundo, palacios espectaculares y el primer parque nacional de Italia, el Gran Paraíso, y es posible que tengas que prolongar tu estadía.

Consejo para un viaje sostenible: En Bici-t, puedes alquilar unos triciclos hermosos, diseñados para tres, con los que puedes recorrer toda la ciudad. Reserva un recorrido acompañado de un "conductor" y una audioguía (disponible en inglés, italiano y francés), o simplemente alquila el vehículo para explorar por tu cuenta.

Lecce

Lecce recibe el apodo de "La Florencia del Sur", pues comparte algunas características arquitectónicas con su prima toscana más visitada, como las estructuras barrocas ornamentadas construidas con piedra caliza local. La ciudad está ubicada en el centro del tacón de Italia y tiene mucha historia que contar. Conoce los restos del anfiteatro romano en la Piazza Sant’Oronzo y el fascinante Museo Faggiano, que se creó luego de que un hombre que intentaba arreglar un baño se topara con más de 2.000 años de tesoros arqueológicos.

Hagas lo que hagas, comienza el día con un caffe Leccese (un espresso helado con leche de almendras) y termínalo con un vaso de Primitivo o Negroamaro (vinos tintos locales).

Sugerencia para un viaje sostenible: descubre ejemplos imperdibles del tradicional papel maché de Lecce en La Cartapesta di Claudio Riso. La tienda ofrece figuras sagradas y otras inspiradas en la cultura local, como un bailarín que hace pizzica (la versión de la tarantela que se baila en Lecce).

Bolonia

Cada región de Italia tiene sus fanáticos de la gastronomía, pero casi todos están de acuerdo en que, si tienes que elegir una sola ciudad donde comer, esta debería ser Bolonia, capital de la región de Emilia-Romaña. Visita el Mercato delle Erbe o el Mercato di Mezzo para disfrutar de un gran festín, o pasea por cualquier trattoria para comer tortellini al brodo, mortadela y tagliatelle en un ragú a fuego lento. 

Via Clavature atraviesa el centro histórico de Bolonia, cuyos pórticos son conocidos en todo el mundo.
Fotografía de Robert Harding Picture Library, Nat Geo Image Collection

En FICO Eataly World, un parque temático dedicado a la cocina italiana, puedes aprender a hacer helado, buscar trufas y compartir un momento con vacas. Quema calorías caminando por el centro de Bolonia, ciudad universitaria durante aproximadamente 1.000 años. Sus pórticos históricos funcionan como aceras cubiertas, lo que hace posible que los turistas paseen sin problemas en todo tipo de condiciones climáticas. Si tienes ganas de un desafío, realiza una caminata de una hora por el pórtico más largo del mundo para llegar al Santuario de la colina de la Madonna di San Luca.

Sugerencia para un viaje sostenible: gracias a la ubicación central de Bolonia, hay muy buenas conexiones de tren a varias ciudades cercanas, entre estas, Módena, famosa por su comida (especialmente por el vinagre balsámico y queso parmesano) y Ferrara, donde la bicicleta es un medio de transporte muy utilizado.

Palermo

"Prueba el cannoli", aconsejan siempre en la capital siciliana, un lugar donde la pastelería es tan omnipresente como los emblemas de su pasado. La ciudad reúne la cultura occidental, islámica y bizantina, y tiene una colección de sitios designados como Patrimonio Mundial por la UNESCO, que datan del siglo XII; entre estos, el Palacio Real, con su dorada Capilla Palatina, y la catedral de Palermo, originalmente construida como una mezquita. Desde el techo de la catedral, puedes observar el centro de la ciudad, que se extiende desde una bulliciosa intersección conocida como el "Quattro Canti" (cuatro esquinas).

Para disfrutar de un espectáculo memorable, elige el Teatro Massimo, el teatro de ópera más grande de Italia, o uno de los teatros de marionetas, donde las marionetas aventureras continúan dando vida a una tradición de 200 años. O simplemente observa el gran espectáculo del mercado de Ballarò mientras bebes jugo de granada recién exprimido.

Consejo para un viaje sostenible: para visitar los dos sitios reconocidos por la UNESCO a las afueras de la ciudad, tómate el autobús 389 hacia los impresionantes mosaicos de la Catedral de Monreale, o toma el tren a Cefalu, y mira la playa desde las torres gemelas de su catedral.

Vicky Hallett es una escritora independiente y frecuente consumidora de helados que reside en Florencia, Italia. Sigue sus aventuras en Twitter.
Seguir leyendo