Hiroshima: construcciones antiguas, vistas increíbles y un profundo deseo de paz

Resistió terremotos e inundaciones. Sufrió un ataque atómico sin precedentes. Hoy, esta ciudad japonesa, es una gran metrópoli moderna y uno de los principales destinos turísticos de Japón.Tuesday, August 6, 2019

Por Nancy Gupton
Fotografías de Krista Rossow
El Grand Torii, de unos 17 metros de altura, se encuentra en el Mar Interior de Seto y es la estructura más conocida del Santuario Itsukushima.

Hiroshima, la antigua ciudad japonesa con una historia de samuráis y shogunes, resistió terremotos e inundaciones, sufrió un ataque atómico sin precedentes, y hoy es una gran metrópoli moderna y uno de los principales destinos turísticos de Japón. Los turistas visitan esta ciudad en la isla principal de Honshu, Japón, para disfrutar de vistas espectaculares, explorar la historia antigua y sentir el poder de la paz.

Parque conmemorativo de la paz

La Cúpula de Genbaku (Genbaku Dōmu), declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en el Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, es la única estructura que queda cerca del hipocentro de la primera bomba atómica, que explotó el 6 de agosto de 1945.

Si observamos hoy la serena extensión de plazas públicas y césped verde en lo que fue el corazón administrativo y comercial de Hiroshima, es difícil creer que allí ocurrió una destrucción impresionante el 6 de agosto de 1945, cuando Estados Unidos lanzó una bomba atómica sobre la ciudad. Se estima que murieron decenas de miles de personas y que más de dos tercios de la ciudad quedó en ruinas. Hoy, los 30 acres del Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima exhiben monumentos y espacios públicos dedicados a las víctimas de la explosión y la búsqueda de la paz.

El Monumento de la Paz de Hiroshima (o Domo Genbaku), una estructura inquietante y a la vez hermosa, funcionó como el Salón de Exposición Comercial de la Prefectura de Hiroshima en el momento del bombardeo y fue el único edificio en el hipocentro de la explosión que resistió el impacto. Se ha conservado exactamente como quedó luego de la explosión, con la estructura metálica de su cúpula expuesta. Una resolución de 1966 del consejo de la ciudad estableció lo siguiente: “Junto con el pedido de detener la guerra nuclear y prohibir todas las bombas de hidrógeno y atómicas, los sobrevivientes de las bombas atómicas, todos los ciudadanos y las personas de Japón que rezan por la paz expresan su más sincero anhelo de preservar la cúpula tal como está”. En 1996, el monumento se convirtió en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El Monumento a la Paz de los Niños en el Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima se construyó como monumento para la paz y para conmemorar a Sadako Sasaki y a los miles de niños víctimas del bombardeo atómico de Hiroshima.

El Monumento a la Paz de los Niños es una forma de conmemorar a los jóvenes que perdieron su vida tras el ataque. Una estatua honra a Sadako Sasaki y su misión de crear mil grullas de origami antes de su muerte, la cual llegó 10 años después de la explosión, como consecuencia de una leucemia provocada por la radiación. Tenía 12 años. Las grullas de papel de Sadako se han convertido en un símbolo internacional de lucha por la paz; desde todas partes del mundo, se envían miles de grullas y se exhiben en vitrinas ubicadas en el monumento.

Luego de luchar por su salud durante diez años, tras la explosión de la bomba atómica en su ciudad, Sadako Sasaki murió a los doce de una leucemia, enfermedad provocada por la radiación nuclear. Durante estos años de agonía, confeccionó más de 1.000 grullas de origami, con la intención de que esto plasmara su anhelo de curarse. No sobrevivió, pero su legado sí lo ha hecho.

En el parque también se encuentran el Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, un cenotafio para las víctimas, una campana de la paz y 24 árboles "fénix" que sobrevivieron a la explosión y se han preservado con extremo cuidado.

 

El Castillo de Hiroshima, también llamado Castillo de la carpa, era el castillo donde residía el daimyo (señor feudal) de los "han" o feudos de Hiroshima. El castillo se construyó en la década de 1590, pero quedó destruido tras el bombardeo atómico del 6 de agosto de 1945. En 1958, reconstruyeron una réplica del original que ahora funciona como museo de la historia de Hiroshima antes de la Segunda Guerra Mundial.

Castillo de Hiroshima 

Construido por primera vez a fines del siglo XVI, en el delta del río Ota, el castillo de Hiroshima fue el hogar de generaciones de señores feudales hasta la abolición del sistema han en 1871. Luego, el castillo con su enorme cantidad de fosos, se utilizó como base militar hasta que la explosión atómica lo destruyó completamente. La torre, o tenshu, fue reconstruida en 1958 y en ella hoy se encuentra un museo de historia. En primavera, los 450 cerezos en flor del entorno ofrecen un paisaje multicolor. Desde la plataforma de observación del quinto piso de la torre, se puede disfrutar de unas hermosas panorámicas de la ciudad.

 

Desde una calle de Miyajima se pueden verlas aguas tranquilas.

Miyajima

Si tomas un ferry de 10 minutos desde Hiroshima, puedes disfrutar de vistas impresionantes, de la fauna salvaje no tan salvaje y de una de las "tres vistas" emblemáticas de Japón.

Itsukushima, más comúnmente llamada Miyajima, es una isla montañosa con gran vegetación que se llena de visitantes durante el día, y luego goza de una hermosa tranquilidad por la noche. El pueblo principal de Miyajima tiene encantadoras tiendas, restaurantes que sirven mariscos que se capturaron esa mañana a unos metros de allí, y ryokans (posadas tradicionales) para los visitantes que aún no desean volver a la ciudad.

Los ciervos japoneses se han acostumbrado a los turistas y deambulan libremente por Miyajima.

La isla también tiene algunos residentes inusuales: más de mil ciervos sica. Considerados sagrados en la religión sintoísta, los ciervos corren libremente por la isla, y suelen aparecer por la ciudad. En las afueras del pueblo, la isla ofrece un paisaje mayormente salvaje. Su punto más alto es el Monte Misen de 530 metros; el recorrido hasta su cumbre atraviesa un espeso bosque de coníferas.

 

Dos mujeres recorren el Omotesando Shopping Arcade en Miyajima.

Santuario Itsukushima

Pero la atracción principal en Miyajima es, sin duda, el Santuario Itsukushima, donde se encuentra una enorme puerta torii roja que se erige desde el agua. Se trata de uno de los torii más grandes de Japón, con una altura de casi 17 metros de alto, que ha sido pintado de color bermellón para alejar a los espíritus malignos. Desde 1168 existe allí una puerta torii; El torii actual es el octavo, construido en 1875 de alcanfor y cedro. Durante la marea alta, la puerta y el santuario detrás de ella parecen flotar en el agua. Cuando la marea está baja, los visitantes pueden caminar hasta el pie de los torii, que quedan despejados cuando se retiran las olas. La sorprendente vista de la puerta que se eleva desde el agua constituye una de las "tres vistas" de Japón, denominación que existe desde el siglo XVII.

El santuario de Itsukushima, conocido como el santuario flotante, se encuentra en Miyajima y es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El santuario sintoísta, un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, se extiende a lo largo de las aguas, y conforma una trinidad con el mar frente a él y las montañas verdes que se encuentran por detrás. Aquí ha existido un santuario desde el siglo VI; El actual fue construido en el siglo XIII. El complejo está formado por 17 edificios, entre estos, un escenario Noh para eventos religiosos. Entre los edificios, existen amplios corredores que parecen flotar en el mar durante la marea alta.

Cerca de este lugar, se encuentra la pagoda de cinco pisos. Mide unos 27 metros, está pintada de rojo, y es una de las pocas que hay en el país. Fue construida en 1407 y restaurada en 1533, y constituye una sorprendente mezcla de arquitectura budista y japonesa.

El Santuario Itsukushima es conocido también como el santuario flotante debido a su ubicación única en el Mar Interior de Seto. Se encuentra en Miyajima.
Seguir leyendo