Turismo en bicicleta: la mejor manera de conocer una ciudad y no contaminar el planeta

Recorre estas cinco ciudades que han construido ciclovías para que puedas ayudar al planeta disfrutando de un paseo al aire libre. Wednesday, June 26, 2019

Por National Geographic Staff
Los ciclistas dan un vistazo por el puerto de Nueva York y el horizonte de Nueva Jersey mientras pedalean por Battery Park.

H. G. Wells ha escrito: "Cada vez que veo a un adulto en una bicicleta, ya no me desespero por el futuro de la raza humana". La bicicleta es probablemente el medio de transporte más eficiente que se haya ideado. 

Si pensamos en términos ecológicos, la diferencia entre alquilar un coche y andar en bicicleta es abismal. Según la EPA [Agencia de Protección Ambiental], el dióxido de carbono representa del 95 al 99 por ciento de las emisiones de calentamiento global generadas por automóviles. En la ciudad de Nueva York, si solo una de cada 20 personas cambiara de taxis y automóviles privados a bicicletas y transporte público, se evitarían 70 millones de kg de emisiones de CO2 al año, el equivalente a plantar un bosque 1,3 veces más grande que la isla de Manhattan.

Las dos ruedas también aportan beneficios en relación con el tiempo. Pedalear en una ciudad con carriles exclusivos para bicicletas (como la ciudad de Nueva York, donde un pase de tres días para usar las bicicletas cuesta solo USD 24) suele tomar menos tiempo que los viajes diarios en taxi, autobús o metro. El viajero estadounidense promedio pierde 42 horas al año por quedar atrapado en el tráfico de la ciudad. Entonces, ¿por qué no hay más estadounidenses que anden en bicicleta, sobre todo cuando visitan ciudades?

Ver galería

Bueno, en verdad hay bastantes. En la última década, el número de personas que andan en bicicleta se ha duplicado. Más de 100 millones de estadounidenses usaron una bicicleta en 2014, y 45 millones usaron su bicicleta para transportarse. Cientos de ciudades de los Estados Unidos, desde DC a Denver, Salt Lake City a San Diego, Austin a Atlanta, están construyendo sendas para los ciclistas.

La ciudad de Nueva York ha agregado, por año, 86 km de carriles para bicicletas desde 2007; Chicago ha agregado 43 km de carriles para bicicletas anualmente desde 2011. Alrededor del 70 por ciento de los alcaldes estadounidenses prefieren disponer de más carriles para bicicletas que más carriles de autos o estacionamientos. En 2015, Minneapolis se convirtió en la primera ciudad estadounidense con las mejores facilidades para los ciclistas a nivel mundial. Su Midtown Greenway, una senda para bicicletas de 8 km, que alguna vez fue un corredor ferroviario, está abierto las 24 horas, los 7 días de la semana, se ilumina por la noche y se acondiciona durante el invierno. Tiene miles de usuarios por día. En 2014, Atlanta ganó un prestigioso premio de rehabilitación ambiental por el reacondicionamiento de Beltline, una vía verde de 54 km (que también en el pasado fue una vía férrea) específicamente para andar en bicicleta y caminar. 

Los pioneros de las bicicletas compartidas, como Spin y Jump, han estado iluminando las ciudades durante años con sus coloridas bicicletas (aunque algunas compañías de bicicletas compartidas ahora están cambiando a los scooters eléctricos). La mayoría de los alquileres cuestan alrededor de USD 1 por 30 minutos. Los usuarios descargan una aplicación, ubican una bicicleta cercana y usan sus teléfonos inteligentes para pagar el viaje, y una vez que llegan a destino, estacionan la bicicleta allí en lugar de dejarla en una estación permanente.

Decenas de ciudades de todo el mundo han adoptado programas de bicicletas compartidas o han establecido carriles exclusivos para bicicletas. Presentamos cinco ciudades ideales para explorar en bicicleta debido a su infraestructura bien administrada (carriles designados para bicicletas, alquileres, acceso al aeropuerto internacional), amabilidad hacia los ciclistas (tanto por parte de los conductores como de los peatones) y facilidades para hacer los recorridos.

Montreal

Con más de 1600 km de sendas para bicicletas, es fácil desplazarse por la segunda ciudad más grande y llana de Canadá. Para los norteamericanos, el idioma francés, la cocina y la arquitectura hacen que Montreal se sienta como el escape más rápido hacia Europa. Consejo de viaje: pedalear a lo largo del canal de Lachine para disfrutar de una excelente vista del horizonte.

Liubliana

Rica en arte y arquitectura renacentistas y barrocas, la capital de Eslovenia es una de las mejores ciudades del mundo para conocer en bicicleta. El centro de la ciudad de Liubliana no solo ofrece más de 240 km de carriles para bicicletas, sino que además es increíblemente plano y compacto; Algunas partes no permiten automóviles y están abiertas solo para peatones, ciclistas y algunos taxis eléctricos. Consejo de viaje: la ciudad cuenta con más de 20 estaciones de alquiler de bicicletas y los primeros 30 minutos son gratuitos.

Berlín

La capital de Alemania tiene más de 800 km de sendas para bicicletas (aproximadamente el mismo número que Ámsterdam), y hay mucho que ver en esta ciudad histórica, y plana en su mayor parte. Las calles de Berlín dan prioridad a los ciclistas. Los automovilistas y los peatones son complacientes por igual. Consejo de viaje: recorre en bicicleta el histórico Muro de Berlín para ver dónde estaban las antiguas torres de vigilancia, y explora la East Side Gallery, una de las galerías al aire libre más grandes del mundo.

San Francisco

Si bien es famoso por sus montañas, San Francisco premia a los ciclistas con vistas espectaculares y una cocina sensacional. Durante la última década, la ciudad ha invertido más de 100 millones de dólares en infraestructura ciclista, en más de 321 km de carriles para bicicletas. A pesar de que tanto Portland como Seattle son conocidas por ser excelentes ciudades para los ciclistas, ninguna de las dos puede compararse con la City by the Bay. Consejo de viaje: Recorre “The Wiggle", uno de los icónicos senderos de San Francisco que ofrece a los ciclistas vistas panorámicas del Golden Gate Park y de las famosas casas en fila de "Painted Ladies" en Alamo Square.

Tokio

La metrópolis más grande del mundo sorprende de innumerables maneras: también lo hace con la impresionante cantidad de carriles para bicicletas y aceras divididas para ciclistas y peatones, que hacen de la capital de Japón una de las mejores ciudades ciclistas del planeta. Consejo de viaje: después de explorar las calles de neón y los tranquilos jardines, dirígete al Nuevo Estadio Nacional de Tokio para conoce dónde se celebrarán los Juegos Olímpicos de verano de 2020.

Este artículo fue adaptado a partir de una nota de Mark Jenkins (@authormarkjenkins) que apareció en la edición de febrero / marzo de 2018 de National Geographic Traveler.

 
Seguir leyendo