Escalador logra el mayor solo integral del año en la Patagonia argentina

Se trata de Jim Reynolds, un estadounidense de 25 años que realizó un ascenso y descenso de 1524 metros en el Cerro Fitz Roy sólo con su calzado para escalar, una bolsa de tiza y pura habilidad.Monday, April 1, 2019

Por Andrew Bisharat
El escalador Jim Reynolds se familiariza con el terreno de la Patagonia argentina en enero de 2019. Aquí se acerca a la cumbre de Aguja Guillamet en el macizo Fitz Roy utilizando el equipo de seguridad tradicional. Tres meses después, el 21 de marzo, Reynolds escalaría en un solo integral tres picos en el macizo, incluido Fitz Roy.

Un escalador estadounidense de roca ha logrado uno de los solos integrales más creativos y vanguardistas de la Patagonia argentina, en el que no solo realizó la subida en una escalada técnica de roca de 1524 metros en el Cerro Fitz Roy (montaña de 3405 metros) sin la seguridad de una cuerda o equipo; sino que también descendió la ruta sin ninguna ayuda artificial.

Pues no se trata de Alex Honnold en Free Solo.

En este caso, hablamos de Jim Reynolds. Un escalador de 25 años, proveniente de Weaverville, California. Trabaja en el equipo de Yosemite Search and Rescue (YOSAR) en el verano, usa lentes rectangulares sin marco, realiza interpretaciones de Slayer con una mandolina y considera que el entrenamiento mental es manejar una katana samurai de madera a la luz del sol en un bosque de ponderosa detrás del camping YOSAR.

Quizá Reynolds sea mejor conocido por mantener brevemente el codiciado récord de velocidad en la ruta the Nose, de "El Capitán" con Brad Gobright, marcando un tiempo de 2:19:44 en la ruta de 914 metros en el año 2017, antes de que Tommy Caldwell y Alex Honnold tardaran dos horas en junio del 2018.

La temporada pasada del verano austral fue la primera expedición de Reynolds a los temibles picos irregulares que comprenden el macizo Chaltén de la Patagonia.

"Después de tres meses aquí, finalmente encontré mi camino", dice Reynolds. "Encontré mi manera de expresarme mejor".

Los picos icónicos del macizo Fitz Roy han tentado a muchos escaladores. En el año 2002, el difunto Dean Potter realizó el solo integral del pico más alto, Fitz Roy, y bajó rápidamente. Lo consideró una de sus mejores escaladas. La escalada del solo integral de Reynolds incluía bajar por la misma ruta que ascendió.

El 21 de marzo, realizó el solo integral, subió y bajó, una escalada de roca de 1524 metros llamada Afanassieff sobre Fitz Roy en aproximadamente en 15,5 horas, un período de tiempo físico y mental agotador para estar en una posición tan expuesta en la que un simple deslizamiento o error significa la muerte instantánea.

La ruta del solo integral de Reynolds tiene una calificación de dificultad de 5.10c en el sistema decimal de Yosemite de dificultad para escalar, técnicamente es mucho más fácil que, por ejemplo, el solo integral de Honnold de Free Rider (5.13a) en El Capitán. Pero lo que distingue el solo integral de Reynolds en el Fitz Roy no es la dificultad técnica, en sí misma, sino la naturaleza de la escalada (una larga ruta de montaña con nieve y hielo), su longitud, la lejanía de su posición y esta curiosa decisión de evitar el uso de una cuerda para hacer rápel de pureza estilística y aventura intensificada.

"Es alucinante esto que sucedió", dice Rolo Garibotti, un escalador argentino de clase mundial y experto en la Patagonia. "Jim está haciendo una gran declaración aquí. Vamos a hablar de esto por mucho, mucho tiempo. Me cuesta imaginar cómo alguien va a superar esto".

Reynolds (izquierda) y el experto en escalada en la Patagonia y autor Rolo Garibotti examinan la ruta del escalador.

Gritos primarios en la noche

Si has visto la película Free Solo, puedes recordar que uno de los lanzamientos más aterradores para Honnold no fue el más difícil técnicamente. Fue el primer paso de "bloques", una sección poco vertical de granito liso, sin grietas, que siempre sintió terriblemente insegura.

Tal era la naturaleza de las secciones más duras de Afanassieff: bloques de roca en blanco que carecían de la seguridad proporcionada por las grietas en las que un escalador atasca sus manos y pies.

Cuando Reynolds trepó por los bloques, colocó toques de tiza en los bordes del granito difíciles de ver que sobresalían como tarjetas de crédito pegadas contra una pared para marcar las manos y los puntos de apoyo, con la esperanza de poder verlos en la pared en el camino del descenso. En las secciones más fáciles de la cima, se cambió sus zapatos técnicos de escalada y se puso zapatillas con goma adhesiva. Construyó majanos para no perderse durante el descenso y se dirigió hacia arriba mediante su instinto de búsqueda de la ruta y su memoria de una descripción de la guía que había estudiado detenidamente en las semanas previas a este momento, pero que se había olvidado de su casa.

Aparte de haber intentado previamente hacer una ruta individual una semana antes, un esfuerzo que abortó cuando una repentina punzada de intuición le hizo darse cuenta de que no era el momento adecuado, se estaba moviendo en gran parte a través de un nuevo terreno para él. Llevaba consigo una cuerda corta y algunas cosas, solo para aumentar su margen de seguridad en caso de que se produjera una tormenta patagónica notoriamente rápida o por si necesitaba un auto-rescate. Su aspiración, por supuesto, era que no usaría ni cuerda ni equipo, en el camino de ascenso o descenso. Nada más que calzado para escalar, una bolsa de tiza y habilidad.

Reynolds siente el viento en la cima de Aguja Poincenoit con el icónico Fitz Roy al fondo en enero de 2019.

Y a pesar de que llevaba una cuerda, se había olvidado su arnés y su dispositivo de sujeción en su casa, lo que la hacía prácticamente inútil, un hecho que ni siquiera se había dado cuenta hasta más tarde.

Al acercarse a la cima, se encontró escalando un barranco que estaba desprendiendo bloques de hielo cuando se fundían con el sol de la tarde. Sin casco, tenía miedo de que un trozo de hielo lo golpeara y lo tirara a toda velocidad hacia el abismo. Observó una línea de apoyo que conducía a una gran pared de granito a la derecha y decidió seguir este nuevo camino. La escalada aquí se hizo más difícil y más insegura de lo que esperaba, tal vez tan difícil como 5.11b, pero logró realizar los poderosos movimientos y alcanzar una pendiente de nieve de ángulo bajo que lo conducía a la cima. Cambió los crampones y la piqueta y continuó hasta la cima.

"Fue bastante increíble, realmente surrealista, estar solo en la cima del Fitz Roy", dice Reynolds, que describe una vista de las impresionantes montañas y glaciares que descendían en todas direcciones como si estuvieran en el límite del mundo. "Pero sabía que no podía pasar mucho tiempo allí. Eran las 3:13 de la tarde. Me había llevado 6 horas y 38 minutos subir. Si pasaba demasiado tiempo allí arriba, iba a terminar en la oscuridad. Sabía que había hecho sólo la mitad de la escalada".

Descender terminó llevando incluso más tiempo que subir. Se salió de la ruta y se obligó a retroceder en lugar de tomar atajos que podrían causar problemas.

Cuando llegó a los bloques inferiores, ya era de noche. La luz de su lámpara barrió la roca oscura y mientras tanto trataba de encontrar las marcas de tiza que había dejado, como si fuesen pequeñas migas de pan blanco. Sin embargo, el bloque ahora estaba mojado y parte de la tiza se había lavado.

Reynolds disfruta del espectáculo del cielo mientras se encontraba en lo alto de Aguja Poincenot en enero de 2019. "Estas cosas requieren tener un montón de respeto por las montañas", dice Reynolds. “Las montañas son hermosas, pero también son brutales.

"Ahí fue cuando sentí verdadero miedo e incertidumbre", dice Reynolds. "Nunca sentí que estaba a punto de morir, pero tuve la abrumadora sensación de que realmente quería sobrevivir a esto". Quiero volver a la gente de mi vida y a mi comunidad. Tenía muchas ganas de vivir".

Reynolds no podía ver más de tres apoyos debajo de él. Se comprometería a esos apoyos, sin saber si eran el camino correcto. Luego aparecerían otros tres apoyos. Fue descendiendo. De manera constante, lentamente.

Una inclinación más pronunciada de 5.10b permaneció entre Reynolds y el terreno más fácil que conduce al suelo. "Tuve este impulso momentáneo de simplemente hacer rapel en esta sección", dice Reynolds, sabiendo lo difícil que sería en la oscuridad y lo agotado que estaba en este momento. "Es empinado y descender la roca empinada hace que sea difícil ver tus pies".

Casi se rindió a la tentación del rapel, pero decidió que había llegado demasiado lejos para no intentarlo.

"Tuve que esforzarme mucho aquí, y mientras estaba descendiendo, estaba dejando escapar estos gritos de batalla primarios en la noche, solo para aumentar mi poder y efectividad", dice. "Nunca sentí que estaba al borde de la inseguridad, pero estaba gritando para poner todo mi enfoque y concentración en hacer que el descenso sea lo más sólido posible".

Cuando llegó al suelo, 15.5 horas después de partir, había logrado un solo integral completo del Fitz Roy con el mejor estilo posible.

"Cuando llegué a la base, literalmente me dije a mí mismo, en voz alta, 'Buen trabajo, Jim. Buen trabajo.'"

¿Un verdadero primer ascenso libre?

La clasificación del ascenso de Reynolds en el contexto de la escalada de Fitz Roy se convertirá, sin duda, en un punto de debate para la comunidad de montañistas. Fitz Roy ha sido escalado solo un par de veces por los escaladores solitarios que han empleado un uso mínimo de cuerdas y de equipo para ayudar a sus ascensos.

Dean Potter es el único escalador que se conoce que ha escalado el Fitz Roy de forma totalmente libre y solo, sin usar cuerdas ni equipo durante su ascenso. En el año 2002, realizó un solo integral de una ruta llamada Supercanaleta. Potter, quien murió en un accidente de salto BASE en el año 2015, dijo que la Supercanaleta había sido uno de sus mejores ascensos.

Sin embargo, Potter hizo rapel en el descenso.

"Creo que lo que es tan especial sobre [el ascenso de Reynolds] es su pureza ética", dice Garibotti. "Técnicamente se podría argumentar que este es el primer ascenso libre del Fitz Roy".

Garibotti cita otro momento famoso en la historia de la escalada para apoyar su punto: el primer ascenso libre del Dawn Wall. En un terreno de juego, Tommy Caldwell optó por escalar 30 metros de terreno nuevo en lugar de hacer rapel. Los escaladores hacen todo lo posible para escalar "libres" en sus ascensos, es decir, sin caídas, sin ayuda del equipo, y usando solo las manos y los pies para ascender. En una montaña donde no se puede caminar, ¿por qué esas reglas no se aplican también en el descenso?

Curiosamente, esta pregunta es anterior a la ascensión de Reynolds por más de cien años. Paul Preuss fue un alpinista austriaco que comenzó a plantear ideas de adherirse a normas éticas estrictas cuando se acercaba a las montañas a principios del siglo XX. Sus ascensos y escritos fueron extremadamente influyentes, e informaron virtualmente la base de cada debate ético sobre la escalada en el futuro.

"Con las ayudas para la escalada artificial, has transformado las montañas en un juguete mecánico", escribió Preuss en 1911. (Preuss murió en un solo integral varios años después). "Eventualmente, se romperán o se desgastarán, y entonces no te quedará nada más que hacer que tirarlos".

Uno de los "teoremas" más importantes de Preuss sobre la escalada planteó la idea de que los escaladores solo deberían intentar rutas que puedan escalar de forma segura.

"Siempre he pensado que es un poco más frío poder subir o bajar en un solo integral", dice Honnold. “Considero que el rapel es un último recurso, aunque no lo consideraría un estándar ético ni nada. Creo que lo ideal es bajar una ruta más fácil al otro lado de lo que sea que haya surgido".

Reynolds es indiferente sobre cómo caracterizar sus solos en la Patagonia este año, que no solo incluyen al Fitz Roy, sino también a otras dos montañas más pequeñas en el mismo rango. A mediados de marzo, realizó el solo integral en The West Face (5.10c) de Rafael Juárez (8.038 pies), haciendo quizás el primer solo integral de esta formación. Y también lo realizó en el Saint-Exupéry (2550 metros), a través de una ruta llamada Chiara di Luna (5.11a). Al igual que con su solo de Fitz Roy, bajó ambas formaciones, aunque tomó diferentes rutas hacia abajo.

Para él, la opción de subir y bajar sin usar un equipo o cuerdas es simplemente una cuestión de lo que él llama "expresar mi arte en la naturaleza".

"Para mí, el solo es una forma de combinar la belleza de la humanidad con la belleza del mundo natural para crear un arte superior", dice Reynolds. "Eso es lo que vale la pena seguir en una era moderna donde muchos no tienen ningún propósito".

El amor es mayor que el miedo

Después de cuatro años en YOSAR, en el que ha realizado más de 70 rescates, Reynolds conoce muy bien los resultados de lo que sucede cuando uno cae.

"Estas cosas requieren tener un montón de respeto por las montañas", dice Reynolds. “Las montañas son hermosas, pero también son brutales. He visto las consecuencias de cómo te ves cuando caes 305 metros al suelo. Esas imágenes de la muerte son parte de mí ".

Reynolds no se describe a sí mismo como un adicto a la adrenalina. De hecho, Garibotti dice que una cosa que se ha quedado con él es la actitud calma de Reynolds, que notó mientras observaba los videos del iPhone de Reynolds que capturó a media altura.

"Hubo cero estrés", dice Garibotti. “Su fortaleza clave es sentirse muy cómodo en este terreno. Parecía alegre y tranquilo".

Y, sin embargo, Garibotti, de 48 años de edad y ex solista integral, se preocupa por las consecuencias de promover este juego arriesgado, especialmente porque la película Free Solo ha destacado esta peligrosa actividad de una manera importante.

"Me preocupa cómo esto influirá en los jóvenes", dice Garibotti. “Porque fui influenciado cuando era joven. Pero es importante saber que hay otras formas de crear una vida significativa que usar el riesgo ".

Reynolds, sin embargo, parece tener un enfoque saludable. "Vivo para muchas cosas más allá de la escalada", dice. “Tengo amigos, una buena familia que me importa, y ellos son parte del motivo por el que quiero vivir. Yo digo que quiero vivir para siempre. Vivir una buena vida, una vida plena. Pero no estoy dispuesto a comprometer mi amor por escalar por miedo. El miedo a la muerte es obviamente uno de los temores más fuertes que tenemos... pero el amor es más grande que el miedo".

Seguir leyendo