Viajes

Cinco joyas culturales que no te puedes perder en San Petersburgo

De lo emblemático a lo inesperado, pasando por lo oculto, con estos museos tendrás una visita completa de la ciudad. Viernes, 11 Mayo

Por Nancy Gupton
Fotografías de Jeff Heimsath, Jess Mandia

El arte está por todas partes en la segunda ciudad más grande de Rusia, uno de los mejores destinos culturales del mundo.

San Petersburgo es una ciudad de arte. La capital imperial de Pedro I el Grande es actualmente el centro cultural indiscutible de Rusia, hogar del famoso ballet, del teatro y de mucho más. No tiene parangón en lo que a bellas artes se refiere. En la larga lista de museos de San Petersburgo (o Piter, como lo llaman los rusos), hemos seleccionado cinco que son imprescindibles.

Museo Estatal Ruso

Para sumergirte en el arte de este país, dirígete al extenso Museo Estatal Ruso, que alberga la mayor colección de obras rusas del mundo: más de 400.000 obras que abarcan del siglo X al siglo XXI. El museo, inaugurado en 1898 por el zar Nicolás II en memoria de su padre, Alejandro III, fue el primero de arte ruso. Su colección permanente incluye obras importantes de Karl Brullov, Ivan Aivazovsky, Alexander Ivanov y Vasily Kandinsky, por mencionar a algunos.

El complejo del museo cubre un total de 40 hectáreas en pleno centro de la ciudad; el museo principal se encuentra en el Palacio Mijáilovski, de estilo neoclásico y piedra amarilla. También está el Castillo Mijáilovski, el Palacio de Mármol, el Palacio Stróganov y el Palacio de Catalina, así como tres jardines, como el Jardín de Verano, orgullo y alegría de Pedro I. El primer Palacio de Pedro I el Grande en San Petersburgo, una cabaña de tres habitaciones construida en 1703 que ahora se encuentra al otro lado del río Nevá en la isla de Petrogrado, también es una subdivisión del museo.

Museo del Hermitage

La incuestionable joya de la corona de los museos de Rusia —no solo de San Petersburgo— es el Hermitage, un vasto complejo que se clasifica como el segundo museo más grande del mundo. La belleza comienza en los propios edificios: seis estructuras a lo largo del río Nevá, presididas por el Palacio de Invierno, de estilo barroco y en color blanco y aguamarina, que parece la creación de un joyero. Se terminó en 1764, el mismo año que Catalina la Grande fundó el Hermitage con una colección de cuadros que compró a un mercader de Berlín.

Hoy en día, el museo incluye más de tres millones de obras de arte y artefactos culturales. Hay cuadros de Rafael, Rembrandt, van Gogh, Tiziano, Rubens y Picasso; esculturas de Miguel Ángel, galerías de armaduras y armas antiguas; el tocador rojo rubí de la emperatriz María Aleksándrovna; la biblioteca privada del zar Nicolás II, y mucho más.

Museo Erarta

Un recién llegado al panorama de museos de San Petersburgo es el Museo y Galerías de Arte Contemporáneo de Erarta, ubicado en un edificio estalinista neoclásico que en su día fue la sede del Instituto de Investigación de Caucho Sintético de la Unión Soviética. El Erarta (era arta, o Era de Arte) abrió sus puertas en 2010 con el objetivo de llevar el arte contemporáneo a tantas personas como fuera posible.

Además de las más de 2.800 obras de arte de su colección permanente, el Erarta también organiza sus propios proyectos creativos. Uno, llamado U-Space, sumerge al visitante en privado en cámaras diseñadas para evocar ciertas emociones o sentimientos. Otro, Teatro sin actores, es una obra en la que los cuadros son los personajes. El Erarta también organiza conciertos, proyecciones, conferencias y actuaciones teatrales en directo.

También es un buen sitio donde ir de compras: además de la habitual tienda de regalos, hay una galería con obras originales a la venta, una librería especializada y la Erarta Home, que vende objetos de decoración para el hogar y estampados personalizados. Incluso hay un servicio de diseño de interiores, Erarta Design, en caso de que el arte te inspire a decorar tu casa.

Museo Fabergé

En 1885, el zar Alejandro III pidió al joyero de San Petersburgo Peter Carl Fabergé que diseñara una sorpresa de Pascua para su esposa, la emperatriz María Feodorovna. La creación de Fabergé, un gran huevo que, al abrirlo, reveló sorpresas de oro en su interior, hechizó a la zarina e hizo que el zar pidiese uno nuevo cada año, una tradición con la que siguió su hijo, el zar Nicolás II. Los huevos de Fabergé se hicieron más detallados cada año, con piedras preciosas y diseños ornamentados.

El Museo Fabergé posee una colección de 15 de los famosos huevos del joyero, entre ellos nueve diseñados para la familia real. El huevo Lilies of the Valley, hecho en 1898, es una maravilla de art nouveau con perlas, diamantes y esmalte rosa; cuando se gira una clavija con perlas, aparecen retratos de Nicolás y dos de sus hijas. El huevo Cockerel, de color azul brillante y hecho en 1900, tiene un reloj y un ave oculta que aparece cantando y aleteando cuando se pulsa un botón. El museo también contiene unos 4.000 artículos de arte ruso, todos ellos alojados en un edificio que es una obra maestra en sí misma: el Palacio Shuválov, neoclásico, construido a finales del siglo XVIII junto al río Fontanka.

Museo de la Familia Samoilov

Si ya has visto suficientes pinturas al óleo y huevos enjoyados, dirígete al Museo de la Familia Samoilov para disfrutar de las artes teatrales de San Petersburgo. Este singular museo es en un apartamento —en realidad, el museo es el apartamento— en el segundo piso de un edificio cerca de la avenida Nevski, que ahora es el Hotel Corinthia. Durante casi 20 años, a mediados de la década de 1880, la leyenda del teatro ruso Vassily Vassilievich Samoilov vivió aquí y el piso se ha convertido en un museo que conmemora al actor y a su familia.

Vassily era una triple amenaza —cantante de ópera, actor de teatro y pintor— y el miembro más célebre de la dinastía teatral Samoilov, que se extendió a lo largo de varias generaciones. El museo, que forma parte del Museo Estatal de Teatro y Música de San Petersburgo, incluye objetos personales y muebles de la familia, retratos pintados por el mismo Vassily y artefactos que arrojan luz sobre la cultura teatral de San Petersburgo de los siglos XIX y XX. También hay una pequeña sala de conciertos donde tienen lugar conciertos de música de cámara, entre otros; los Samoilov solían celebrar allí pequeñas reuniones musicales.

Seguir leyendo