Viajes

Descubre por qué la Patagonia es un paraíso para escaladores

Cuatro aficionados analizan el intenso encanto de la región sudamericana. Viernes, 16 Marzo

Por Emily Hopcian

En el extremo sur de América yace la mágica y mística Patagonia. Es una región vasta, remota e histórica y el hogar de algunas de las montañas más sublimes del planeta, con clima extremo.

Visitar las torres de granito y hielo de la región enciende los sueños del montañismo patagónico. Estar entre glaciares, lagos alpinos y bosques verdes al pie de sus únicas y tentadoras cumbres, despierta la aventura, un cosquilleo provocado por miedo y emoción.

La Patagonia, que abarca más de 640.000 kilómetros cuadrados a lo largo de Argentina y Chile, es el auténtico paisaje. Sacude e inspira al mismo tiempo. Ella promete un ritmo de vida más simple, grandes aventuras e historias increíbles. Es una tierra de extremos temperamentales que te inspira y pone a prueba tus límites.

En la Patagonia, todo parece más grande, más audaz, más espléndido, y sí, un poco más escalofriante. Para los que buscan conocer sus muros y alcanzar sus cumbres, ella demanda paciencia, preparación, experiencia y tiempo. Mucho tiempo.

¿Qué hace exactamente de la Patagonia el paraíso de los montañistas? Escaladores de cuatro de las ubicaciones más populares de la región comparten sus opiniones.

Una oferta variada

La Cordillera de los Andes se extiende a lo largo de la Patagonia y ofrece incontables muros que ruegan ser escalados. Desde Bariloche hasta El Chaltén en Argentina y desde Coyhaique hasta Torres del Paine en Chile, los Andes patagónicos son un tesoro oculto para los montañistas que buscan paz, soledad y aventura.

“Puedes escalar donde se te ocurra”, dice la chilena Nachita Mellado, de 15 años, que escala cerca de Villa Cerro Castillo, al sur de Coyhaique. “Es un paisaje maravilloso con infinitas posibilidades para disfrutarlo”.

La estadounidense Taylor Zehren, 23 años, quien ha estado escalando en Bariloche por un año, disfruta de la amplia gama de niveles de escalada y oportunidades para el crecimiento que la Patagonia tiene para ofrecer.

“Si no eres un escalador profesional”, asegura, “tienes la oportunidad de escalar junto a escaladores increíbles. Puedes progresar, progresar y progresar aquí porque hay mucha variedad en la dificultad de las rutas. Aquí te dan ganas de escalar más, aprender más y rodearte de las personas de aquí que saben mucho”.

Hogar de cumbres para explorar

El tamaño, la ubicación remota y la dificultad del clima de la Patagonia producen rutas de calidad y cumbres sin conquistar.

El chileno Javier Reyes Jerez, 27 años, ha pasado los últimos seis veranos escalando en Torres del Paine y sus alrededores. Reconoce: “La Patagonia es un terreno de aventura con muros gigantes. Hay mucho por descubrir, entre lo que ya se ha escalado y lo que resta por descubrir”.

En El Chaltén, el argentino Horacio Gratton, 41 años, ha estado explorando las famosas cumbres que vigilan el pueblo desde los 18. “Aquí, aún se puede experimentar la ferocidad de las montañas”, asegura. “Hay valles sin explorar y cumbres que no se han ascendido. (Las oportunidades para los primeros ascensos) ya no abundan en el mundo. Pero en la Patagonia sí”, adhiere.

Puedes escalar en soledad

Un factor distintivo entre la Patagonia y otras mecas de la escalada es que en la Patagonia puedes experimentar fácilmente la escalada en solitario.

“Creo que encontrar aislamiento en la naturaleza se vuelve más difícil a medidaque se expande la cultura de las actividades al aire libre”, dice Zehren. “Aquí, no necesitas esforzarte mucho para estar completamente solo en esta maravillosa área silvestre. Algunos lugares son concurridos, pero si deseas estar solo en la Patagonia, lo consigues”, añade.

Tiene sus desafíos

La Patagonia es el hogar de un sistema climático único que azota al extremo sur de América del Sur. Si conoces la Patagonia, sabes que la nieve, la lluvia, los vientos aullantes y las zonas de sol radiante son parte de la emoción.

“La Patagonia es naturaleza en su estado más puro”, asegura Gratton. “El entorno silvestre y hostil; el viento implacable; la conjunción de montañas nevadas, lagos y bosques que se unen en inmenso desierto hacia el océano”, admite.

A medida que los sistemas climáticos se desplazan de oeste a este, la Cordillera de los Andes absorbe el impacto del golpe. Las ventanas para escalar las cumbres de la Patagonia son impredecibles, desafiantes y, a menudo, de corta duración.

“Conocer y escalar la Patagonia requiere mucha paciencia”, explica Jerez. “La Patagonia es muy difícil de explorar, y con el clima, necesitas mucho tiempo. Normalmente, un mes no es suficiente debido a los desafíos que presenta”, reconoce.

Zehren también añade que aún en los días de buen clima te espera un desafío ya que las montañas mismas presentan un terreno extraordinario.

“A veces sales a escalar y te hace sentirte bien contigo mismo”, comenta; “en la Patagonia, escalar te hace sentir que tienes mucho que aprender”.

 

No te decepcionará

En ocasiones tortuosa y siempre inspiradora, la Patagonia está a la altura de su reputación. Si es posible resumir la esencia de la Patagonia en palabras, Mellado y Gratton lo hacen bien.

“Simplemente tenemos que disfrutar de la Patagonia”, afirma Mellado. Las condiciones son hostiles, pero ese es su encanto. No huyas de ella. El viento, la lluvia, la nieve, el frío y la imprevisibilidad (una imprevisibilidad peligrosa pero divertida) siempre estarán presentes. Puedes aprender a disfrutar de cada una de estas cosas. No hay nada como su potencial, su belleza, esa magia misteriosa que la rodea”, explica.

“Para mí, las montañas de la Patagonia son incomparables”, confiesa Gratton. Y concluye: “Torres de roca y hielo que se elevan hasta el cielo. Si a eso le añadimos el medio ambiente en general, la rica naturaleza, los gigantes glaciares, los bosques vírgenes, el enorme desierto, las costas patagónicas con pingüinos y ballenas, la gente, los pueblos turísticos donde no existen los robos ni el crimen, la distancia de cualquier lugar políticamente peligroso, esto hace a la Patagonia absolutamente fabulosa”.

Seguir leyendo