Las buenas acciones también necesitan un poco de ayuda: cómo reducir tu huella de carbono a través de la movilidad

Pequeños gestos dejan una marca enorme cuando se actúa en conjunto. Anímate a moverte de manera segura y con el menor impacto posible en el ambiente.

Por Redacción National Geographic Creative Works
Publicado 17 ene 2024, 10:04 GMT-3
Preferir la bicicleta para trasladarse es de gran ayuda. Vivir sin auto puede reducir la huella ...

Preferir la bicicleta para trasladarse es de gran ayuda. Vivir sin auto puede reducir la huella de carbono hasta en 2 toneladas de dióxido de carbono (CO2) equivalente al año.

Fotografía de Kzenon SHUTTERSTOCK

El transporte es vital para realizar las acciones cotidianas, como ir a la universidad, dirigirse al trabajo, llegar a un punto de encuentro o viajar a un nuevo destino. Asimismo, es responsable de una gran emisión de gases de efecto invernadero (GEI).

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) este sector genera la mayor cantidad de emisiones de carbono a nivel mundial en la actualidad. Por eso, el organismo impulsa el Día Mundial del Transporte Sostenible, que se conmemora cada 26 de noviembre, con el objetivo de aumentar los conocimientos y promover un transporte respetuoso con el medio ambiente.

No obstante, existen acciones que puedes llevar a cabo día a día para reducir tu huella de carbono. Es decir, la cantidad de emisiones de GEI que se producen en la atmósfera por medio de alguna actividad humana.

Estos cambios positivos marcan la diferencia y, por medio de ellos, puedes inspirar a otros a imitarlos. Explora a continuación algunos consejos vinculados a la movilidad sustentable que puedes aplicar:

1. Camina o usa la bicicleta

Hay diversos modos de movilizarse. Entre ellas, las que sin duda producen menos emisiones de carbono son caminar o usar una bicicleta.

Puedes comenzar el cambio aumentando la cantidad de veces que eliges esta modalidad de transporte sobre otras alternativas y animando a otros a adoptar este medio.

“Vivir sin coche puede reducir la huella de carbono hasta en 2 toneladas de dióxido de carbono (CO2) equivalente al año, en comparación con un estilo de vida con coche”, admite la ONU.

2. Elige el transporte público

Utilizar el transporte público es una alternativa ecológica para los viajes largos.

Fotografía de Daniel2528 SHUTTERSTOCK

Si el destino está lejos y no puedes acceder a él caminando o en bicicleta, entonces puedes elegir el transporte público, una alternativa positiva. 

De acuerdo con datos de las Naciones Unidas, preferir esta modalidad sobre el uso del coche puede llegar a reducir hasta en 2.2 toneladas la cantidad anual de emisiones de carbono por persona.

3. Comparte el auto

Si al desplazarse no se puede utilizar el transporte público o la bicicleta, entonces compartir el coche puede servir.

Fotografía de Andrey Popov SHUTTERSTOCK

Pero si el lugar al que quieres llegar está muy lejos y no te queda más remedio que viajar en coche, entonces evalúa compartir la movilidad con otra persona. Una alternativa que contribuye a reducir la huella de carbono.

Compartir el vehículo puede reducir las emisiones de carbono hasta en 1 tonelada, según informa el organismo internacional.

4. Mantén tu coche en buenas condiciones

¿Sabías que pequeños gestos tienen grandes impactos? Ser cuidadoso con tu vehículo es una acción con un efecto mayor del que puedes imaginar.

Afinar el auto y hacer inspecciones periódicas para mantenerlo en buen estado ayuda a garantizar una larga vida útil para tu coche, lo que se traduce en una huella de carbono menor.

5. Prefiere autos híbridos o eléctricos

Si debes trasladarte en vehículo y estás pensando en adquirir uno, entonces prefiere un auto eléctrico o uno híbrido, una elección que deja huella en el medio ambiente. 

De acuerdo con la entidad internacional, cambiar de un vehículo estándar a uno eléctrico permite reducir la huella de carbono una media de 2 toneladas anuales. Mientras que un vehículo híbrido puede ahorrarte hasta 700 kilogramos de CO2 equivalente al año.

Escoger un auto híbrido en vez de uno estándar permite ahorrar hasta 700 kilogramos de CO2 equivalente al año.

Fotografía de Nick Starichenko SHUTTERSTOCK

Pero las buenas acciones también necesitan un poco de ayuda. Si tienes un coche híbrido o eléctrico es bueno contar con un seguro cuyas coberturas cuentan con soluciones que atienden las necesidades de protección de este tipo de vehículos, como por ejemplo AXA México, que ofrece soluciones frente al cambio climático.

AXA México aporta beneficios adicionales para los dueños de coches de este tipo, como la ampliación de la cobertura de Daños Materiales para cubrir los daños sufridos a la batería, incluyendo descarga eléctrica y centros de reparación exclusivos para la atención de vehículos híbridos y eléctricos.

6. Evalúa los medios de transporte a la hora de viajar

Si estás pensando en conocer un nuevo destino, puedes elegir viajar por medio de movilidad sustentable y tener en cuenta destinos accesibles por autobús o tren

En caso de viajar en auto propio o rentado, siempre es mejor que sea híbrido o eléctrico, pues esto reducirá el impacto al medio ambiente. Toma en cuenta que viajar en avión tiene un mayor impacto en la huella de carbono por lo que en caso de que tengas que volar es importante que programes el viaje con antelación, lo que permite reducir la cantidad de trayectos y eliminar los vuelos innecesarios.

¿Estás preparado para apoyar a nuestra casa común? Anímate a dar pequeños pasos y a disfrutar moverte de manera segura y amigable con el medio ambiente.

Cada acción deja una marca, una huella de carbono que puede calcularse, reducirse y compensarse. Si aún no conoces cuál es tu impacto en el medio ambiente, entra a esta calculadora de huella de carbono y anímate a tomar acciones que ayuden al planeta: www.calculatuhuella.mx/axa

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados