Medio Ambiente

Jóvenes de todo el mundo protestan por el cambio climático

En más de 200 naciones, los jóvenes les piden a los adultos que tomen medidas y dejen de arruinar el futuro del planeta.viernes, 20 de septiembre de 2019

Por Laura Parker
Miles de estudiantes y manifestantes se reúnen en Sídney, Australia, antes de una marcha a favor del clima. Las protestas de hoy en todo el mundo son parte de un día de acción global que exige medidas por la crisis climática.

Ciudad de Nueva York – Escúchennos, adultos de todo el mundo: nos han fallado.

Este es el mensaje que, este viernes, llevaron a las calles millones de jóvenes desde Sídney, Varsovia, Londres y más allá. Faltaron a la escuela para protestar exigiendo acciones urgentes a favor del cambio climático.

La protesta global es la tercera de este año y hubo más de 3000 manifestaciones en todo el mundo según Fridays for Future, el grupo que las organizó. La protesta en Nueva York, donde 1,1 millones de estudiantes obtuvieron permiso para faltar a la escuela, se da antes de un par de reuniones climáticas en las Naciones Unidas: la primera Cumbre Juvenil el sábado y una Cumbre de Acción Climática de un día de duración en la Asamblea General el lunes.

Protestando por un cambio

La manifestación de Nueva York fue liderada por Greta Thunberg, estudiante de secundaria sueca de 16 años que se ha convertido en la cara del movimiento joven de rápido crecimiento que se ha adoptado en más de 200 naciones. Su mensaje a los líderes del mundo es contundente y preciso: escuchen a la ciencia.

"Estamos unidos detrás de la ciencia y no nos detendremos ante nada para evitar que esta crisis empeore", dijo Thunberg desde el escenario en Battery Park, en el extremo sur de Manhattan, mientras la multitud cantaba "Greta, Greta, Greta".

No solo condenó a los líderes políticos por sus "promesas vacías, mentiras e inacción"; y reprendió a los adultos solidarios por tomarse selfies con ella y sus compañeros activistas y decirles "cuánto admiran lo que hacemos".

No es por eso que las multitudes acudieron a las calles, agregó. "Estamos haciendo esto para despertar a los líderes", dijo. "Nos merecemos un futuro seguro. ¿Es demasiado pedir?".

A principios de esta semana cuando habló en el Congreso de los Estados Unidos, Thunberg dio el mismo mensaje. En vez de preparar unas palabras, la joven leyó el informe de octubre del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas que advertía que el aumento en las temperaturas globales se estaba acelerando a un nivel alarmante. Para prevenir el calentamiento de 2,7 grados Fahrenheit (1,5 grados Celsius), que causará catástrofes como faltantes de comida, muertes de arrecifes de coral, mayores inundaciones e incendios forestales y climas extremos, los científicos advirtieron que los gases de efecto invernadero deben reducirse en un 45 por ciento para 2030 y en un 100 por ciento para 2050.

El movimiento juvenil de rápido crecimiento se ha adoptado en 200 naciones. Los estudiantes están exigiendo ayuda de los adultos para frenar el cambio climático.

Además de presentarse ante el Congreso, Thunberg se encontró con la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi y el expresidente Barack Obama y compareció ante el Tribunal Supremo con 21 demandantes para interponer una demanda contra el gobierno para forzar acciones judiciales sobre el cambio climático. Además, se unió a una manifestación en las puertas de la Casa Blanca, la cual incluyó “recostarse” por 11 minutos para reconocer que quedaban solo 11 años antes de la primera fecha límite en 2030.

Thunberg llegó a Nueva York a finales del mes pasado luego de un viaje de dos semanas por el Atlántico en velero. Se negó a volar dadas las huellas de carbono de los aviones.

La pequeña pero valiente adolescente parece el líder menos probable para un movimiento global. En agosto del año pasado, cuando organizó la primera protesta sin ir a clases de los viernes frente al Parlamento sueco, estaba sola. Otros estudiantes se le unieron, y luego más. En diciembre, habló en la comisión de las Naciones Unidas en Polonia, y viajó en tren: y, en primavera, ya había lanzado un movimiento global.

“El peso de una crisis climática se ha puesto en nuestros hombros por la inacción de nuestros líderes”, señala Alexandria Villasenor, de 14 años y fundadora de Earth Uprising, uno de los numerosos grupos activistas que se han organizado.

Villasenor vive a una hora en auto de Paradise, California, que se quemó por completo durante el último otoño en uno de los peores incendios forestales en la peor temporada de incendios que jamás se haya registrado en la historia de California. Recordando el incendio y el humo tóxico que se desparramó por toda su ciudad natal, Villaseñor dijo que su mayor miedo es que para cuando tenga 18 y pueda votar, “será demasiado tarde para resolver la crisis climática”. 

Esto es "personal"

El movimiento se ha comparado con otros movimientos sociales, como los que reclamaban por el sufragio de las mujeres, los derechos civiles, los derechos de los homosexuales y las protestas contra la guerra durante la guerra de Vietnam, por mencionar algunos casos. Si este movimiento tiene éxito y obliga a los líderes del mundo a moverse más rápidamente para rehacer el sistema energético del planeta lo hará mediante un arduo trayecto. A algunos activistas adolescentes les preocupa que el movimiento no pueda sostenerse más allá de las protestas escolares.

Algunos pocos adolescentes que comenzaron como fervientes activistas abandonaron la causa alegando depresión y ansiedad, y otros temen que los líderes mundiales no actúen a tiempo para que sus vidas, y las vidas de sus hijos, no se alteren irreversiblemente por el cambio climático. 

Los jóvenes les piden a los adultos que tomen medidas para salvar el futuro del planeta por ellos y por sus hijos. Aquí, manifestantes jóvenes juegan con un gran globo terráqueo en Sídney.

Kathleen Rogers, presidenta de Earth Day Network, que se presenta como “el reclutador más grande del mundo en lo que respecta a movimiento ambiental”, es optimista y cree que los jóvenes activistas predominarán. Señala que uno de las características distintivas de los movimientos sociales que tienen éxito y cambian la historia es que son intensamente personales respecto de quienes los llevan a cabo.

“Vietnam era personal porque los jóvenes eran llamados para la guerra”, indica. “Esto es personal para estos niños. Han sido informados constantemente sobre lo que va a sucederle al mundo, Está en las noticias. Este movimiento se ha vuelto sistemáticamente más y más grande”.

En Washington, donde un panel de activistas apareció antes de los eventos de esta semana, cuando les preguntaron cómo podían ayudar los adultos, las respuestas parecieron obvias para muchos de los jóvenes que se encontraban en la sala.

Kallan Benson, coordinadora nacional de Fridays for Future USA, recomendó preguntarles a los jóvenes activistas cómo podían contribuir.

“Somos un movimiento liderado por jóvenes”, señaló. “Necesitamos que ustedes nos ayuden”. 

“Ustedes pueden votar”, dijo Jerome Foster, explorador estudiante de National Geographic quien ayuda con las campañas de registro de votantes. 

Xiuhtezcatl Martinez, uno de los 21 demandantes en el litigio contra el gobierno de Estados Unidos y director juvenil de Earth Guardians, resumió el sentimiento de los activistas de una manera precisa y directa que ha llegado a describir a los líderes del movimiento.

“Todavía están aquí”, dijo. “Es su responsabilidad”.

Seguir leyendo