¿Por qué el reciclaje de aparatos electrónicos es tan importante para el planeta?

El desecho de aparatos obsoletos o rotos sigue en aumento. Pero, para los especialistas, su reciclaje reduce el impacto ambiental y sirve como modelo de negocio. 

Por Redacción National Geographic
Publicado 26 may 2022 15:56 GMT-3
Un basurero comunitario en la Ciudad de Guatemala.

Un basurero comunitario en la Ciudad de Guatemala. 

Fotografía de Lynn Johnson

El televisor ya no se puede reparar, el smartphone pasó de moda y hay una gran cantidad de pequeños aparatos que ocupan un cajón en el fondo del armario. A gran escala, y tal como reflejan las cifras del Monitor Mundial de Residuos Electrónicos 2020 de la Organización Mundial de las Naciones Unidas (ONU), esta situación se traduce en 50 millones de toneladas de residuos electrónicos anuales en el mundo o el equivalente al peso de 265 ballenas azules. Sin embargo, la basura electrónica, o e-waste (como se conoce en inglés), es un problema que puede resolverse con el reciclaje especializado.  

Qué es la basura electrónica

Conformada por los llamados Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (o RAEE), el documento Una definición global de E-waste de la Universidad de la ONU, la define como residuos resultantes de los aparatos que necesitan energía para funcionar y que, al ser desechados, contienen una pila o un enchufe. Al estar fabricados con alta tecnología, estos residuos contienen sustancias que pueden ser tóxicas y también metales pesados, como por ejemplo el plomo, que pueden contaminar el suelo, el agua y los alimentos, lo que repercute tanto en el medio ambiente como en la salud humana.

Por otro lado, y continuando con los datos del Monitor Global de Residuos Electrónicos, los RAEE tienen materiales valiosos en su composición, como oro, cobre, plata, platino y otros metales preciosos, que son recuperables mediante el reciclaje, lo que conlleva el rescate de miles de millones de dólares en materias primas minerales.

"El reciclaje de dispositivos electrónicos tiene más potencial que la simple reducción de la cantidad de residuos. También es una alternativa a la minería convencional que podría ayudarnos a preservar la vegetación autóctona y a controlar las emisiones de gases de efecto invernadero", afirmó Lúcia Helena Xavier, investigadora del Centro Brasileño de Tecnología Mineral (CETEM), en una entrevista a través de videollamada con National Geographic.

Teniendo en cuenta que sólo se recoge y recicla una quinta parte de los RAEE generados en el mundo, para la investigadora existe una enorme oportunidad para las iniciativas de logística inversa con el fin de preservar el medio ambiente.

Cómo funciona el reciclaje de productos electrónicos

El proceso de reciclaje de equipos electrónicos, al igual que otras formas de reciclaje, tiene como objetivo devolver los materiales utilizados a la cadena de producción. Sin embargo, preparar los residuos electrónicos para su reutilización no es tan sencillo como sí puede serlo el reciclaje de papel o aluminio: "Los residuos eléctricos y electrónicos son muy complejos. Además de metales, hay plástico y otros tipos de polímeros mezclados en ese equipo. Es un reciclaje difícil", confirma Ellen Cristine Giese, especialista en bioquímica aplicada e investigadora de Procesos Metalúrgicos y Medioambientales del CETEM.

Debido a esta complejidad, la especialista cuenta que los RAEE pueden ser definidos en ocho categorías: electrodomésticos (cocina, frigorífico), aparatos portátiles (ventilador, batidora), monitores, informática y telecomunicaciones (teléfonos móviles, computadoras), hilos y cables, pilas, iluminación y paneles fotovoltaicos. El proceso para reciclar un aparato electrónico se inicia cuando se determina el fin de la vida útil del producto.

Según el informe del Proyecto Datare 2021, coordinado por CETEM, si los equipos se quedan obsoletos o sufren algún desperfecto, se recogen y se transportan a centros de clasificación de organizaciones que operan en logística inversa, donde se separan por tipos y pasan a las líneas de tratamiento y recuperación de valor. "A partir de ahí, el material tratado debe volver a la cadena de producción, ya sea recuperando materias primas o aumentando la vida útil del aparato", dice Xavier.

El siguiente paso del proceso consiste en comprobar cuál de las técnicas metalúrgicas será la más adecuada para recuperar el valor de los RAEE.

Entre las principales, el informe destaca:

  • Pirometalurgia: cuando las piezas se someten a altas temperaturas para recuperar metales y aleaciones metálicas;
  •  Hidrometalurgia: en la que se recupera el metal con el uso de productos químicos:
  •  Biohidrometalurgia: en la que los microorganismos destruyen la parte orgánica de los residuos dejando sólo los metales. 

 

"No son procesos sencillos. Requieren una mano de obra calificada y competente, no en el sentido académico, sino en el de saber manejar estos residuos con seguridad y extraer el máximo de material valioso", explica Giese y agrega: "Por el alto valor de los metales recuperados, el reciclaje de productos electrónicos es también una alternativa para generar empleo y riqueza".

Cuánto residuo electrónico se produce en todo el mundo

La ONU mantiene un monitoreo de la cantidad de residuos electrónicos producidos en el mundo. En su análisis, el Monitor Global de Residuos Electrónicos 2020 registró un récord de 53,6 millones de toneladas (Mt) de este tipo de desechos generados en todo el mundo en 2019. Esto representa un aumento del 21% en solo cinco años. Según el informe, Asia generó el mayor volumen de RAEE, unos 24,9 Mt, seguida de América (13,1 Mt) y Europa (12 Mt), mientras que África y Oceanía generaron 2,9 Mt y 0,7 Mt, respectivamente.

Con la vista puesta en la región, otro informe de la ONU, el Monitor Regional de Residuos Electrónicos para América Latina 2021, mostró que la generación de residuos electrónicos aumentó un 49% en nueve años, pasando de 0,9 Mt en 2010 a 1,3 Mt en 2019.

La encuesta tuvo en cuenta a los 13 países que participan en el proyecto UNIDO-GEF 5554, que ofrece una evaluación de las estadísticas, la legislación y la infraestructura de gestión de los residuos electrónicos y los contaminantes orgánicos persistentes en Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela. Líder en cantidad de residuos, Brasil, que sólo aparece en el informe global de la ONU, genera más de 2 millones de toneladas de RAEE al año.

De estas verdaderas montañas de residuos electrónicos, el informe muestra que el mundo recicló sólo el 17,4% de esta cantidad en 2019. En América Latina, sólo el 2,7% del total de los RAEE se recogió y gestionó de forma respetuosa con el medio ambiente.

El informe también predice que los residuos electrónicos mundiales alcanzarán las 74 Mt en 2030, lo que significaría que la cantidad de residuos generados se duplicará en un periodo de 16 años. Esto hace que los RAEE sean el flujo de rechazos domésticos de más rápido crecimiento en el mundo, alimentado principalmente por las mayores tasas de consumo de equipos eléctricos y electrónicos, los ciclos de vida cortos y las pocas opciones de reparación. 

Reciclaje de desechos electrónicos: ¿Qué es la minería urbana? 

Según el informe mundial de la ONU sobre el tema, la cantidad de residuos electrónicos desechados de forma incorrecta en 2019 fue de 57 mil millones de dólares en oro, plata, cobre, platino y otros elementos de alto valor que, en su mayoría, terminaron en vertederos o incinerados en lugar de ser recogidos para su tratamiento y reutilización. 

Para Xavier, los valiosos materiales recuperados mediante el reciclaje fomentan la minería urbana, como se denomina a la obtención de materias primas en el origen de los desechos electrónicos: "En estos residuos hay oro, plata, cobre y aluminio, que se pueden recoger y vender para reutilizarlos en la fabricación de nuevos productos. Así, se deja de extraer de la fuente primaria, en yacimientos, para recuperar metales ya trabajados que serían desechados".

La investigadora ejemplificó el posible impacto de la minería urbana comparándola con la realizada en un yacimiento de cobre. Según detalló, por cada tonelada de cobre se generan 300 veces más residuos

"Con el reciclaje, dejamos de explotar la naturaleza y de generar esta absurda cantidad de residuos. Es posible tener un proceso más circular, más eficiente y, del mismo modo, no arrojar un residuo peligroso al medio ambiente", enfatiza la especialista, quien destaca la conexión de la minería urbana con los conceptos de economía circular.  

"Es un enfoque de reducción o eliminación de residuos mediante ciclos optimizados de productos, componentes, materiales y servicios. Y esto tiene que venir desde el diseño inicial del dispositivo hasta la reintroducción de las materias primas en la cadena de producción", añade Xavier sobre el modelo económico emergente.

Residuos electrónicos: un sector económico

Para la química Giese, si se tiene en cuenta la gestión de los residuos electrónicos como un sector económico, se pueden encontrar mayores beneficios en los resultados de la minería urbana, sobre todo teniendo en cuenta el escenario económico y político internacional. "Hemos visto el cierre de fronteras por la pandemia y por los conflictos internacionales. La minería urbana configura las reservas de metales para el país, sin necesidad de extraerlos de la fuente primaria, independientemente de otras naciones", analizó.

Para Carlos Alberto Mendes Moraes, ingeniero metalúrgico y profesor del programa de posgrado en Ingeniería Mecánica de la Universidad de Vale do Rio dos Sinos (Unisinos), en Río Grande do Sul, Brasil, el interés económico que hay detrás de la minería urbana es uno de los principales factores que fomentan la actividad.  

"Si no hay interés en el mercado, las cosas no suceden", sostiene el profesor y continúa:  "En el caso de la minería urbana y el reciclaje de los productos electrónicos, este interés es lo que beneficia a las ideas de desarrollo sostenible porque vale más recuperar que desechar".

Conoce en esta fotogalería como 25 sitios del mundo se preparan para alcanzar el objetivo de Basura Cero. 

Por qué reciclar aparatos electrónicos es bueno para el medio ambiente

Desde el punto de vista medioambiental, la elevada generación de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, junto a los bajos índices de reciclaje en todo el mundo, exigen una mayor necesidad de extracción de materias primas primarias y, en consecuencia, mayores niveles de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Además, la eliminación inadecuada de estos residuos también configura un enorme peligro de contaminación del suelo, del agua y de los alimentos debido a los componentes químicos y los metales pesados presentes en los aparatos. 

La minería urbana surge como una alternativa para mitigar estos problemas, ya que presenta un daño significativamente menor al medio ambiente que la minería tradicional. Esta es la conclusión de un estudio realizado por Xavier, en el que se evaluó si la minería urbana contribuye a la reducción de los GEI y cómo lo hace.  

Según la publicación, la gestión inadecuada de los RAEE es el gran problema. Por ejemplo, en 2019, la eliminación de refrigeradores supuso la emisión de 98 millones de toneladas (Mt) de CO2, lo que representa el 0,3% del total de las emisiones mundiales del sector energético, según agregan los datos del Monitor Mundial de Residuos Electrónicos 2020 de la ONU.  

En comparación y tal como señala el informe de la ONU, el reciclaje de hierro, aluminio y cobre evitó la emisión de 15 Mt de CO2 en el mismo año: "La encuesta mostró que el reciclaje es definitivamente una mejor opción frente a la eliminación incorrecta de estos residuos. Pero como proceso minero, todavía hay margen de mejora", suma Xavier.  

Aun así, la minería urbana no está exenta de impactos ambientales debido a las tecnologías actualmente disponibles para el reciclaje de RAEE, que varían geográficamente. Según la investigación, el elevado consumo de energía de los métodos de reciclaje, al proceder en su mayoría de fuentes fósiles, confiere una elevada huella de carbono

Tal como afirma Xavier, para que la minería urbana sea más beneficiosa, además de aumentar los niveles de reciclaje de RAEE, se necesitan adoptar prácticas de producción y consumo más conscientes. En este sentido, el especialista concluye: "El reciclaje sólo funciona si se combina con la concientización para la reducción del consumo y el uso de matrices energéticas más limpias. Para marcar la diferencia, todo el sistema debe ser más circular, más eficiente".

Seguir leyendo

Te podría interesar

Medio Ambiente
Lo que haces cuenta – Cambio Climático
Medio Ambiente
¿Por qué es importante reciclar? 5 datos que necesitas saber
Medio Ambiente
Brasil: La contaminación invisible en las aguas amazónicas amenaza a las poblaciones y a la biodiversidad
Medio Ambiente
La ingesta de plástico fue registrada en más de 1.500 especies
Medio Ambiente
Lo que haces cuenta | Balancea tu dieta

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados