En Nueva Delhi, la temporada de quema de rastrojos hace que el aire sea aún más peligroso ¿Se puede hacer algo al respecto?

El bloqueo por coronavirus le había dado un respiro a la intensa contaminación, pero ha vuelto con el smog invernal. La quema de rastrojos no es el único problema.

Por Nilanjana Bhowmick
Fotografías de Saumya Khandelwal
Publicado 19 de noviembre de 2020 18:21 GMT-2, Actualizado 27 de noviembre de 2020 15:32 GMT-2

Es esa época del año nuevamente. El instante en el que, en la capital india de Nueva Delhi, cerramos las puertas y las ventanas a la penumbra gris anaranjada y encendimos nuestros purificadores de aire, nos resignamos al mortal smog anual que se cierne sobre nosotros, como lo ha hecho durante años.

Los autos, las centrales eléctricas de carbón y las estufas mantienen a Nueva Delhi en la cima de la lista de las ciudades más contaminadas del mundo. Pero la neblina no es saludable cada otoño, cuando una nube de humo sopla desde los estados del noroeste de Punjab y Haryana. A partir de finales de septiembre, los agricultores de arroz queman sus campos para limpiarlos para la próxima cosecha, el trigo.

Se prende fuego un campo agrícola para eliminar el rastrojo de los arrozales que se han cosechado. Los expertos han advertido que la quema de rastrojos podría tener graves implicaciones para las personas que ya padecen enfermedades respiratorias.

Fotografía de SAUMYA KHANDELWAL, NATIONAL GEOGRAPHIC

Y podemos esperar otro pico de contaminación este fin de semana cuando los indios de todas partes salgan a las calles, a pesar de la pandemia del coronavirus, para encender fuegos artificiales y linternas en celebración de Diwali, la fiesta más importante del país.

Este año, también tenemos la inquietante preocupación de cuán vulnerables nos hace el smog tóxico al coronavirus.

“Temo estos meses en los que lucho contra la falta de aire y las alergias graves”, dice Aditya Dubey, una estudiante de 17 años y una ambientalista apasionante. “Este año, con la pandemia de coronavirus que también afecta a los pulmones, las cosas se ven más sombrías que nunca”.

Las juntas de control de la contaminación en todo el norte de la India están monitoreando la quema de rastrojos, que es ilegal, e imponen multas a los agricultores errantes.

Fotografía de SAUMYA KHANDELWAL, NATIONAL GEOGRAPHIC

Tiene motivos para estar ansiosa. A medida que empeoraba el índice de calidad del aire, la capital india también registró su mayor carga diaria de casos de COVID-19, alrededor de 8.500 el 11 de noviembre. Según los informes, un funcionario de Delhi culpó a la contaminación del aire de los crecientes casos de COVID-19. Los dos son ciertamente una combinación mortal, aumentando las muertes por COVID-19 en aproximadamente un 15 por ciento en todo el mundo, según muestra un estudio reciente.

A nivel mundial, la contaminación del aire mató a 6,67 millones de personas en el año 2019. Más de 1,67 millones de muertes ocurrieron en la India, donde más del 80 por ciento de las ciudades luchan con una calidad de aire poco saludable. De las ciudades más contaminadas a nivel mundial en el 2019, 21 de cada 30 eran indias.

El año pasado, después de que los niveles de contaminación superaran todos los estándares establecidos, el gobierno de Delhi declaró una emergencia de salud pública, cerró escuelas, frenó los trabajos de construcción y canceló los vuelos. Pero ponerle fin a la quema de rastrojos de cultivos, que contribuye hasta el 40 por ciento de la contaminación del aire de la ciudad en los meses de invierno, no es una tarea tan sencilla.

Un legado de la Revolución Verde

No es legal quemar campos y los agricultores son multados generosamente por hacerlo. Pero ninguna cantidad de multas, órdenes judiciales o medidas enérgicas del gobierno han podido detener esta práctica, simplemente porque los agricultores no cuentan con una solución viable a su dilema anual: cómo negociar la corta duración entre la cosecha del arroz y la siembra de trigo en los mismos campos.

Una mujer intenta protegerse de la contaminación en Nueva Delhi. A veces, el gobierno de Delhi prohíbe temporalmente las actividades de construcción y de excavación para mitigar el smog.

Fotografía de Saumya Khandelwal, National Geographic

Durante más de tres décadas, los agricultores de Punjab y Haryana han sido incentivados para seguir el sistema de rotación de cultivos de trigo y arroz, ecológicamente insostenible, una parte clave de la Revolución Verde que, a partir de la década de 1970, condujo a una mejora dramática en la seguridad alimentaria de India. Los dos estados producen la mayor parte del arroz del país a pesar de que sus climas son demasiado secos para el cultivo del arroz, lo que ha llevado a una mayor dependencia del riego.

Como resultado, los niveles de agua subterránea en esos estados se han desplomado, lo que llevó al gobierno a ordenar que los agricultores siembren arroz solo durante la temporada de monzones, en junio y julio. Eso significa que el arroz está listo para ser cosechado en octubre y principios de noviembre. Pero la cosecha de trigo debe sembrarse antes de mediados de noviembre, ya que cualquier retraso afectará la calidad de la cosecha de trigo.

El resultado es que los agricultores solo tienen entre 10 y 20 días para limpiar sus campos de los tallos de arroz de 30 centímetros de largo que dejan las cosechadoras, otra innovación moderna. La forma más rápida, barata y sencilla de hacerlo es quemando los campos, contaminando así el aire a favor del viento, incluso en la ciudad capital.

A medida que la pandemia de coronavirus azotaba Nueva Delhi a partir de marzo, a Dubey, un apasionado defensor del medio ambiente, le preocupaba que el smog del invierno y sus efectos en los pulmones pudieran significar una doble catástrofe de la salud pública para la ciudad. En agosto, le pidió a la Corte Suprema de la India que proporcionara a los agricultores pequeños y marginales máquinas limpiadoras de rastrojo gratuitas para que no tuvieran que quemar sus campos.

También le escribió a los principales ministros de los estados, recordándoles que ninguna acción policial o multa "podrá impedir que los agricultores prendan fuego al rastrojo", porque está vinculado a sus medios de vida.

La Corte Suprema de la India escucha peticiones de los ciudadanos preocupados como Dubey casi todos los años. El año pasado, calificó los incendios de rastrojos y la contaminación resultante como una "grave violación del derecho a la vida" y responsabilizó a los agricultores de poner en peligro la vida de una población considerable.

Una empresa de construcción de Nueva Delhi emplea una pistola de smog para controlar la contaminación por polvo. La máquina lanza una neblina de agua al aire, que hace que el polvo baje y las partículas caigan al suelo.

Fotografía de SAUMYA KHANDELWAL, NATIONAL GEOGRAPHIC

La semana pasada, el gobierno disolvió su organismo de protección ambiental de 22 años y nombró una comisión con amplios poderes para combatir la contaminación del aire, incluida la imposición de multas mayores a la quema de rastrojos. Pero pagar las multas es más barato para los agricultores que pagar para deshacerse de los residuos de la cosecha.

“Quemar sus campos es la forma más rápida y rentable disponible para ellos en este momento”, dice Polash Mukherjee, quien dirige el equipo de Calidad del aire, Movilidad y Resiliencia climática del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales de la India (NRDC). Las imágenes satelitales mostraron 3.200 incendios en Punjab y Haryana en un solo día del mes de octubre.

El verdadero rostro de la contaminación

La contaminación del aire ya ha provocado la pérdida de alrededor de 24.000 vidas en Delhi en la primera mitad del 2020, incluidos tres meses del cierre por el coronavirus, durante los cuales la calidad del aire en la capital india mejoró drásticamente. En comparación, la COVID-19 ha matado hasta ahora a más de 7.300 personas en Delhi.

La contribución de la quema de campos a la carga anual de contaminación de Nueva Delhi, según Mukherjee, no es insignificante, pero tampoco lo suficiente como para denigrar a los agricultores.

El gobierno está de acuerdo. Según el ministro de Medio Ambiente de la India, Prakash Javadekar, los agricultores que queman sus campos representan el 4 por ciento de la contaminación del aire de Nueva Delhi el 15 de octubre. El ministro dijo que el 95 por ciento de la contaminación del aire de Nueva Delhi fue causada por "factores locales", es decir, principalmente por las emisiones de vehículos, plantas de carbón y otras industrias.

“Se expulsa mucho humo sobre la quema de rastrojos, que es una causa estacional, y sí, es necesario tomar medidas enérgicas, al igual que es importante combatir otras causas antropogénicas”, dice Mukherjee.

Durante las últimas décadas, los responsables de la formulación de políticas solo se han centrado en limpiar el aire de Delhi, dice Sagnik Dey, profesor del Centro de Ciencias Atmosféricas del Instituto Indio de Tecnología de Delhi. Pero es imposible hacer eso sin limpiar las regiones circundantes "porque Delhi es solo un punto en la llanura indogangética enormemente contaminada".

En la temporada de invierno, la contaminación de la construcción como esta se ve agravada por el smog de los agricultores que queman sus campos para pasar rápidamente de cosechar arroz a sembrar trigo.

Fotografía de SAUMYA KHANDELWAL, NATIONAL GEOGRAPHIC

A fines del año pasado, un análisis del Índice de calidad de vida del aire observó un aumento del 72 por ciento en la contaminación de 1998 al 2016 en esa región, que alberga alrededor del 40 por ciento de la población de la India. También señaló que el aire sucio estaba acortando la vida de los residentes en un promedio de siete años.

Tomando medidas

El aire tóxico de Nueva Delhi ocupó los titulares mundiales a principios del 2019 cuando el gobierno lanzó un Programa Nacional de Aire Limpio que requiere que 122 ciudades indias presenten planes para reducir la contaminación entre un 20 y un 30 por ciento para el 2024. Hasta la fecha, cien ciudades han desarrollado hojas de ruta para alcanzar ese objetivo. El plan de respuesta del aire de Ahmedabad, por ejemplo, incluye el despliegue de ocho nuevos sitios de monitoreo de la calidad del aire en toda la ciudad que producirán un índice diario de la calidad del aire. También está previsto un sistema de alerta temprana para la contaminación extrema, así como la formación de profesionales médicos para responder a las emergencias por la contaminación del aire.

Durante el período de bloqueo, por primera vez en años, los residentes de la región de la capital nacional respiraron aire limpio y contemplaron cielos azules y despejados. El índice de la calidad del aire de Nueva Delhi midió el aire más limpio desde que se iniciaron los registros de calidad en el 2015 y una disminución drástica en la concentración de partículas en el aire en la primera semana del bloqueo.

Muchos en Punjab, a más de 160 kilómetros del Himalaya, informaron haber visto la cordillera cuando la neblina se despejaba, algo poco común. El período de bloqueo nos mostró lo que hay que hacer, dice Mukherjee. El desafío es encontrar un plan nacional coordinado en todas las regiones y más allá de las ciudades.

“[Durante el bloqueo] todo el mundo, incluido el tipo medio en tierra, experimentó aire limpio y cielos azules”, dice Mukherjee. "Sabemos que se puede hacer".

Seguir leyendo