Trabajo esclavo para la pesca. Existe tecnología que tiene como objetivo detenerlo.

Al utilizar la tecnología existente, los satélites y la IA, para monitorear los comportamientos sospechosos en el mar, los activistas están destacando una industria que está llena de abusos.martes, 18 de junio de 2019

Un barco pesquero de bandera taiwanesa sospechoso de actividad de pesca ilegal, navega frente a la costa de Fre.
Un barco pesquero de bandera taiwanesa sospechoso de actividad de pesca ilegal, navega frente a la costa de Fre.
Foto de XM Collection, Alamy Stock Photo

La nueva tecnología está haciendo que los defensores y el orden público sean optimistas sobre la oportunidad de liberar a los hombres que permanecen cautivos en el mar en grandes buques de pesca comercial.

"Se trata de hombres (y casi siempre son los hombres) quienes se ven obligados a la esclavitud a bordo de esos barcos donde a menudo han ido voluntariamente, buscando trabajo", dice Val Farabee, director de investigación de Liberty Shared, una organización que lucha contra la trata de personas. "Pero una vez aislados en el mar, se les retienen sus sueldos y son sometidos a condiciones de trabajo violentas e inhóspitas durante años", agrega.

El trabajo forzoso y la esclavitud son términos que los expertos en tráfico humano utilizan indistintamente para referirse a las personas que trabajan en contra de su voluntad. Aunque está bien documentado en los barcos que pescan ilegalmente, la vertiginosa red de cumplimiento y regulación de las industrias pesqueras, así como la inmensidad de los océanos, hacen que sea difícil para el orden público ayudar a aquellos que se encuentran atrapados en dichos barcos.

Según la Organización Internacional del Trabajo, no está clara la cantidad de personas detenidas en los barcos de pesca, pero según sus estimaciones aproximadamente 21 millones de personas están atrapadas en el trabajo esclavo en todo el mundo.

Luchando contra el delito desde el espacio

"A medida que las reservas mundiales de peces están disminuyendo, estos pescadores comerciales tienen que viajar más lejos", dice el analista de Oceana y experto en la  pesca ilegal Lacey Malarky. "Esto hace que los operadores recurran a la pesca INDNR (ilegal, no denunciada y no regulada) y a los abusos de los derechos humanos para proteger los costos".

Malarky recientemente trabajó con Farabee para publicar un informe que demuestra cómo las tendencias en los datos satelitales pueden indicar que un barco está pescando ilegalmente y albergando esclavos.

Liberty Shared registra embarcaciones pesqueras acusadas y sentenciadas por utilizar mano de obra esclava.

Malarky luego monitoreó a esos barcos en Global Fishing Watch, una base de datos en línea que rastrea a los barcos de pesca a través de su Sistema de Identificación Automática (AIS), untransmisor satelital a bordo. El AIS se desarrolló para evitar colisiones de barcos, pero al crear un registro virtual de cómo y cuándo se mueven los barcos, los analistas pueden desarrollar algoritmos que utilizan la velocidad y la dirección del barco para detectar cuándo un barco podría estar pescando.

"Nos dimos cuenta de que los buques involucrados en comportamientos ilegales se comportan de manera diferente", dice Farabee.

Cuatro comportamientos clave los alertaron. Los buques que permanecieron en el mar durante meses y meses generaron preocupaciones por el tiempo que la tripulación se había visto obligada a trabajar.

Otros barcos apagaron temporalmente su señal AIS. Los datos mostraron que varios barcos apagaron el AIS cuando entraron en áreas marinas protegidas y lo volvieron a encender cuando salieron. Aunque algunos pescadores dicen que apagan su AIS para evitar peligros como la piratería, su proximidad a las aguas protegidas envía una bandera roja.

Otro comportamiento sospechoso se conoce como transbordo, cuando un barco de carga refrigerado se encuentra con un barco de pesca para descargar la pesca y llevarla a la costa. La actividad, aunque se practica con frecuencia legalmente, permite que los barcos permanezcan en el mar durante más tiempo y hace más difícil rastrear el origen de un pescado.

Finalmente, los barcos que evitan los puertos donde las leyes se aplican estrictamente indican a los investigadores que pueden tener algo que ocultar. Una empresa podría registrar diferentes buques en su flota en diferentes países. Cuando eso ocurre, se convierte en el "país del pabellón" de los buques, pero se sabe que los buques que participan en actividades ilegales se registran bajo los países del pabellón donde la aplicación es no es estricta.

Sobre la base de esos criterios, Malarky se centró en tres barcos que navegaban con las banderas de Corea del Sur, Taiwán y Moldavia. El último barco cambió las banderas de Honduras a Bolivia antes de registrarse en Moldavia.

Si bien los datos satelitales de cada una de las embarcaciones indican actividad sospechosa, Malarky y Farabee notan que se requiere de la intervención humana para confirmar si la tripulación está obligada a trabajar, pero la identificación sospechosa ayuda a las autoridades a saber por dónde comenzar.

Farabee está trabajando con investigadores de la Universidad de California en Santa Bárbara para identificar más patrones que puedan identificar barcos con esclavos a bordo.

"No está claro si ese comportamiento se relaciona con la pesca ilegal, con el rastreo de vida silvestre o con el trabajo forzoso, pero eso es lo que estamos tratando de resolver", dice ella.

Actuando sobre los datos

“(Los datos) pueden resaltar algo que merece una inspección”, dice Peter Horn, director del proyecto de Pew's Ending Illegal Fishing Project.

"Uno de los desafíos es contar con personas capaces de identificar estas condiciones", dice Horn. "Tailandia tiene buenas leyes, pero no identificaron muchas indicaciones de trabajo forzoso".

El año pasado, Human Rights Watch publicó un informe que describía cómo el gobierno tailandés no identificó sistemáticamente el trabajo esclavo en los barcos de pesca.

Horn dice que los inspectores de botes necesitan de una capacitación especial para detectar el trabajo forzoso. Podrían, por ejemplo, preguntar a la tripulación de un barco sobre las condiciones de trabajo en presencia del capitán del barco. Bajo la atenta mirada de aquellos que los esclavizaron, es poco probable que los miembros de la tripulación se expresen, dice Horn.

En el 2015, Associated Press investigó las cadenas de suministro que de los peces pescados por esclavos. Su investigación mostró que los pescados ilegales terminaron en negocios estadounidenses comunes como Kroger, Albertsons, Safeway y Walmart. Se cree que la pesca ilegal en sí genera más de 23 mil millones de dólares por año.

Para ayudar a evitar que los consumidores financien la mano de obra esclava a bordo de los barcos de pesca, el acuario de la Bahía de Monterey agregó una Herramienta de Riesgo de Esclavitud de Mariscos a su programa Seafood Watch. Las iteraciones anteriores del programa ayudaron a los consumidores a evitar el pescado que provenía de pesquerías no sostenibles.

La base de datos del acuario permite a los usuarios buscar por comportamiento sospechoso por país o pesquería. El atún barrilete capturado en Taiwán es altamente probable que utilice mano de obra esclava.

Malarky, Farabee y Horton son optimistas de que rastrear barcos de manera global y usar el aprendizaje automático para identificar comportamientos sospechosos puede ayudar a aplicar la justicia a quienes son obligados a la esclavitud.

En pocas palabras, dice Malarky, "es un cambio de juego".

Seguir leyendo