Las inundaciones del Medio Oeste están ahogando los cultivos de maíz y soja ¿Es culpa del cambio climático?

El constante diluvio de las lluvias de este año ha llevado a algunas personas a preguntarse si los agricultores finalmente están sintiendo los impactos previstos de un mundo que se está calentando.Friday, June 7, 2019

Por Sarah Gibbens
Piletas de agua en los campos de cultivo empapados por la lluvia del 29 de mayo de 2019 cerca de Gardner, Illinois. Este año, la siembra de maíz es la más retrasada en la historia registrada de los Estados Unidos.

Visto desde arriba, el Medio Oeste de los Estados Unidos se parece más a un humedal que a los campos fértiles que cultivan algunos de los cultivos más lucrativos de la nación. Esto se debe a que esta primavera ha sido una de las más lluviosas registradas en la región. Como resultado, muchos agricultores se han visto obligados a dejar sus campos vacíos.

Y aunque resulta difícil relacionar un solo evento climático con el cambio climático, los climatólogos dicen que las lluvias devastadoras que caen sobre el Medio Oeste coinciden exactamente con lo que han estado pronosticando.

"En general, se debe al cambio climático", dice Donald Wuebbles, un científico atmosférico de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. "Esperamos un aumento en la precipitación total en el Medio Oeste, especialmente en invierno y primavera, con más eventos próximos".

Una ventana cerrándose

Dependiendo del estado, a principios de junio se realiza la última siembra de maíz y a mediados de junio la última siembra de soja. Después de eso, las temperaturas suben demasiado y la lluvia es escasa para que el cultivo tenga éxito.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos supervisa el progreso de los cultivos durante la temporada de siembra y el 28 de mayo informaron que sólo el 58 por ciento del maíz que podía sembrarse estaba en el suelo. Con respecto a la soja, sólo el 29 por ciento. Eso es muy importante para los agricultores estadounidenses que suministran una cuarta parte de los granos del mundo, una categoría que incluye el maíz, el trigo y el arroz.

Los agricultores usaron Twitter para documentar los efectos desastrosos de la lluvia. Usando el hashtag # noplant19, mostraron llanuras planas llenas de agua.

El calentamiento del aire produce más agua

"Cuando se calienta la atmósfera, la atmósfera puede contener más humedad", dice David Easterling, jefe de la organización de servicios científicos de la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera.

Explica que gran parte de la lluvia que cae sobre los estados del Medio Oeste se originó en los cielos del Golfo de México, donde las aguas se han calentado. A medida que la atmósfera sobre el golfo se calienta, es capaz de retener más humedad, que finalmente se descargará en algún lugar. El año pasado, las grandes inundaciones provocadas por los huracanes se atribuyeron al calentamiento inducido por el cambio climático.

En la Evaluación Nacional del Clima, publicada recientemente, en el 2018, para la cual Easterling se desempeñó como director de la unidad de soporte técnico, los investigadores concluyeron que los EE. UU. se enfrentarían a más inundaciones catastróficas que afectarían la infraestructura y los cultivos.

"A medida que continúes calentando la atmósfera, puedes esperar ver más de estos eventos extremos en el futuro", dice.

La lluvia hace más que sólo evitar que los cultivos se planten en el suelo. Una vez plantados, las raíces pueden dañarse con demasiada humedad, lo que dificulta el crecimiento de la planta. Un estudio publicado recientemente descubrió que las lluvias extremas pueden ser tan malas para los cultivos como la sequía o el calor intenso.

Impacto en agricultores y consumidores

El impacto económico que enfrentan los agricultores y los consumidores es incierto, dice Matthew Pots, un economista que estudia los mercados del maíz, la soja y el trigo.

"Mucho dependerá de la temporada de crecimiento", dice. “Este cultivo podría ir a cualquier parte. Estará por debajo de la línea de tendencia y dependerá del clima de verano. Se va a polinizar en un momento caluroso, lo que también podría estresar el cultivo".

El maíz utilizado en la alimentación del ganado probablemente será más caro, dice, aludiendo que la mala cosecha se filtrará hacia otras industrias y aumentará los precios en los supermercados.

Como si la lluvia de esta temporada no fuera lo suficientemente mala, los granjeros también son los más afectados por una guerra comercial. En respuesta a los aranceles impuestos por la administración Trump a las importaciones chinas en mayo pasado, China se ha negado a comprar cultivos estadounidenses como la soja. Muchos agricultores almacenan semillas de maíz y soja y recurren a la soja cuando no pueden plantar el maíz por completo. Sin China, el mercado para esa soja ha disminuído.

"Estamos viviendo un cambio climático en este momento", dice Evan DeLucia, un biólogo de plantas de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. Él señala que los genetistas pueden modificar los cultivos para que resistan las inundaciones y la sequía, pero crear una planta que pueda hacer ambas cosas será un desafío. 

Pot dice que aún no ha visto el cambio climático empujando a los agricultores a cambiar sus prácticas, pero "después de un año como este, ¿más personas aceptan [el cambio climático]? Eso podría ser posible".

Seguir leyendo