La "zona muerta" masiva de 12.875 kilómetros podría ser una de las más grandes del golfo de México

Según los científicos, las precipitaciones récord del Medio Oeste arrasaron toneladas de fertilizantes y aguas residuales al mar, lo que contribuyó a un área devastadoramente grande de agua contaminada.jueves, 13 de junio de 2019

Apenas fuera de la costa de Luisiana y Texas, donde el río Mississippi se vacía, el océano se está muriendo. El evento cíclico conocido como la zona muerta ocurre todos los años, pero los científicos predicen que este año podría ser uno de los más grandes en la historia registrada.

Las lluvias anuales de primavera lavan los nutrientes utilizados en los fertilizantes y las aguas residuales en el Mississippi. Esa agua dulce, menos densa que el agua del océano, se encuentra en la parte superior del océano, evitando que el oxígeno se mezcle a través de la columna de agua. Finalmente, esos nutrientes de agua dulce pueden estimular una explosión de crecimiento de algas, que consume oxígeno a medida que las plantas se descomponen.

El parche resultante de las aguas con bajo nivel de oxígeno conduce a una condición llamada hipoxia, donde los animales en el área se asfixian y mueren. Los científicos estiman que este año la zona muerta en el Golfo de México se extenderá por un poco más o un poco menos de 20720 kilómetros cuadrados a través de la plataforma continental situada frente a la costa.

Ahogando un ecosistema

"Cuando el oxígeno está por debajo de dos partes por millón, cualquier camarón, cangrejo y pez que puedan nadar se alejarán", dice Nancy Rabalais, ecologista del océano de la Universidad Estatal de Luisiana. "Los animales en el sedimento [que no pueden nadar] pueden estar cerca de ser aniquilados".

Los animales como los camarones a menudo buscan más oxígeno en aguas menos profundas cerca de la costa. Los camarones sometidos a aguas hipóxicas son más pequeños y su crecimiento se ve impedido por la contaminación.

Un estudio publicado en el 2017 observó cómo la zona muerta afecta a las embarcaciones de pesca de camarones de la Costa del Golfo al reducir el precio de los camarones y al reducir las ganancias para las empresas locales.

Las zonas muertas no son exclusivas del Golfo de México, aunque se estima que el golfo es el segundo más grande del mundo. En la zona muerta más grande del mundo, en el Mar Báltico, las pesquerías con bajo contenido de oxígeno y la mayoría de los animales marinos ya no pueden sobrevivir allí.

En la costa oeste de los Estados Unidos, California y Oregon, las industrias de cangrejos y de ostras han reportado pérdidas de ganancias desde principios del siglo XXI, y afirman que la ola anual de agua oceánica con bajo nivel de oxígeno ha destruido a muchos de los animales que normalmente se pescan del sedimento.

Causas de la zona muerta

Rabalais dice que no le sorprende que la zona muerta de este año sea particularmente grande. Gran parte del Medio Oeste vio lluvias sin precedentes esta primavera, lo que llevó a un gran aumento en la cantidad de escorrentía que se arrastra hacia el mar. Muchos agricultores se vieron tan afectados por las lluvias intensas que no pudieron plantar cultivos como el maíz y la soja, es decir, todo el fertilizante rico en nitrógeno y fósforo que habían esparcido se lavó en el Mississippi. Los científicos predicen que un clima más cálido podría conducir a lluvias más extremas en la región y, en última instancia, dificultar el control de la escorrentía de fertilizantes.

"La mejor manera de resolver el problema es limitar los nutrientes en su fuente", dice Rabalais. "Una vez que están en el río, no hay una buena manera de reducirlos".

Eugene Turner, también de la Universidad Estatal de Luisiana, trabajó con Rabalais para predecir el tamaño de la zona muerta. Él dice que mejores prácticas de administración podrían reducir el tamaño, y sugirió mantener la salud del suelo al rotar los cultivos, usar menos fertilizantes y usar cubiertas de cultivos para mantener el suelo en su lugar.

David Scheurer es un científico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica que estudia las zonas muertas. Él señala que es difícil atribuir una zona muerta más grande a solo una práctica como la escorrentía agrícola, pero señala que desempeña un papel importante en la formación de la zona. El agua de las aguas residuales y el clima también afectan el tamaño de la zona muerta.

El director principal de relaciones con el Congreso de la American Farm Bureau Federation, Don Parrish, dice que los agricultores ya están adoptando prácticas para reducir la escorrentía de nutrientes. La agricultura de precisión y la inteligencia artificial ayudan a los agricultores a reducir la cantidad de fertilizante que necesitan usar en los cultivos. Los altos costos y una fuerte curva de aprendizaje están dificultando a todos los agricultores a adoptar tecnologías sustentables, agrega Parrish.

"Científicamente podemos reducir el tamaño, pero si se puede llegar políticamente, todavía es un trabajo en progreso", dice.

Cambio climático y zonas muertas

A los científicos ahora les preocupa que el calentamiento de las aguas en el Golfo de México pueda aumentar los índices de hipoxia.

"Esa es una preocupación a largo plazo", dice Scheurer. "Si el clima cambia en esa región, hay una buena cantidad de pruebas que sugiere que esperes a que las cosas empeoren".

En pocas palabras, el agua tibia es menos capaz de transportar oxígeno, y un estudio publicado el año pasado observó extensiones de agua con bajo nivel de oxígeno a miles de kilómetros a través del océano. También se espera que el cambio climático cause precipitaciones e inundaciones más intensas en el Medio Oeste, lo que contribuirá a la cantidad de fertilizante químico que se lava en el océano.

Tanto Scheurer como Rabalais, sin embargo, dicen que es demasiado temprano para decir que la zona muerta del golfo ya está empeorando a causa del cambio climático.

Rabalais dice que espera que la zona muerta empeore en el futuro, dañando aún más el ecosistema.

"¿Recuerdas el derrame de petróleo de BP?", pregunta ella. "Este es un tipo de cambio lento en el sistema que ha estado ocurriendo durante décadas, pero es consecuente".

Seguir leyendo