Atentados del 11 de septiembre de 2001: ¿Cómo los monumentos ayudan a recordar sucesos históricos?

Desde estructuras metálicas a representaciones metafóricas, los monumentos recientes revelan un cambio en la forma en que los seres humanos afrontan hechos traumáticos del pasado.

Publicado 10 de sep. de 2021 17:50 GMT-3
World Trade Center Memorial

En el Museo y Memorial del 11 de septiembre de la ciudad de Nueva York, los parapetos de bronce están grabados con los nombres de las 2977 víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. El monumento, en los terrenos del antiguo World Trade Center, es uno de los tantos monumentos erigidos en los últimos 20 años.

Fotografía de Terrence Jennings, Redux

Los ataques terroristas de hace 20 años remodelaron el mundo de innumerables formas. Pero en tres sitios en el este de los Estados Unidos, donde miles de personas murieron en ataques terroristas el 11 de septiembre del 2001, los homenajes tienen como objetivo ayudar a los visitantes a procesar esos dolorosos eventos. Los sitios también revelan un cambio marcado en la forma en que enfrentamos colectivamente el trauma del pasado.

En el Bajo Manhattan, donde una vez se elevaron las Torres Gemelas del World Trade Center, un par de cascadas ahora se sumergen 15 metros en el suelo. Junto al Pentágono en Arlington, Virginia, un parque tiene 184 bancos de acero y granito, cada uno con el nombre de una vida perdida cuando un avión de pasajeros se estrelló contra el edificio el 11 de septiembre del 2001. En un campo en Shanksville, Pensilvania, una torre de 28 metros de altura canta con 40 campanillas de viento de aluminio. 

En comparación con los memoriales figurativos realistas encargados por generaciones anteriores, estos tres tributos del 11 de septiembre pueden parecer abstractos, personales e incluso desconcertantes. ¿Por qué el cambio?

"Este nuevo conjunto de creadores de memoriales está involucrado en una metáfora, tratando de evocar la complejidad", señala Spencer Bailey, autor del nuevo libro, In Memory Of: Designing Contemporary Memorials (En memoria: Diseño de memoriales contemporáneos). Él y otros expertos sugieren que los creadores de memoriales ahora reconocen que el trauma colectivo se transforma con el tiempo. A medida que cambia el dolor, también cambian los edificios que construimos para recordarlo.

Es un enfoque que se presta no solo al dolor compartido del 11 de septiembre, sino también a otras tragedias. Así es como estos tributos en metal, piedra, agua y fuego están ayudando a la gente a llorar y seguir adelante.

La compleja tarea de honrar el 11 de septiembre

El movimiento conmemorativo moderno se inició a principios de la década de 1980 con el Monumento a los Veteranos de Vietnam de Maya Lin, una repisa en forma de V de granito negro reflectante en el National Mall en Washington, D.C.

“Con ese memorial, la tierra se movió. Se trataba de un accidente geográfico, no representativo, no era una estatua”, señala J. Meejin Yoon, decano de la Facultad de Arquitectura, Arte y Planificación de la Universidad de Cornell. Aunque algunos tradicionalistas se quejaron y más tarde se agregaron esculturas de soldados para aplacar a los críticos, el diseño demostró su resistencia. Con el cambio de milenio, los ecos del muro de Lin estaban por todas partes.

Tales ideas y formas abstractas ahora aparecen en los más de 1.000 memoriales conmemorativos del 11 de septiembre en los EE. UU. y en todo el mundo. Uno de los primeros fue "Tribute in Light", dos rayos brillantes que iluminaron el cielo nocturno al sur del sitio de las Torres Gemelas durante seis meses poco después de los ataques. Las luces ahora reaparecen anualmente el 11 de septiembre. “Es una forma hermosa de recordar que no se mezcla con el entorno de construcción cotidiano”, dice Yoon.  

Otros inventivos recuerdos monumentales de los ataques aparecieron en los años siguientes, lo que demuestra una progresión estilística que se aleja de la representación literal. El Memorial del 11 de septiembre de Staten Island se inauguró en el año 2004 con un par de “postales” de fibra de carbono de 12 metros de altura alineadas con siluetas de los rostros de los 263 residentes del condado que murieron en los ataques. "Es figurativo de una manera que sigue siendo abstracta", afirma Bailey.  

Reflecting Absence (Ausencia reflectante) de Michael Arad, parte del Monumento y Museo del 11-S en el Bajo Manhattan: inaugurado en el 2014 en el sitio del World Trade Center. Las huellas de las Torres Gemelas ahora sostienen dos enormes piscinas enmarcadas con cascadas de agua. “Es literal y figurativamente reflexivo”, dice Bailey. "Alguien nacido después del 11 de septiembre sentirá algo diferente a alguien que había estado allí ese día, pero aún sentirá algo".

Dos veteranos visitan el Monumento a los Veteranos de Vietnam en Washington, DC, para su homenaje del 13 de noviembre de 1982.

Fotografía de Wolfgang Steche, Bildarchiv VISUM/Redux

La luz, el sonido y el movimiento también son recientemente relevantes en el diseño de monumentos. Las 40 campanadas en los 28 metros de altura "La Torre de las Voces” en Shanksville retumban en el viento. El monumento, completado en el 2018, representa a los pasajeros del vuelo 93 de American Airlines que, el 11 de septiembre, ayudaron a estrellar su avión en un campo, pereciendo pero manteniendo el avión secuestrado lejos de Washington, DC. 

Los símbolos más literales de los ataques son partes rescatadas de los restos del World Trade Center, que se pueden ver en el Museo del 11 de septiembre de Nueva York y en todo el mundo. Memoria e Luce (Memoria y Lucha), de Daniel Libeskind, en Padua, Italia, un trozo de acero se suspende dentro de una estructura que se asemeja a un libro gigante. En el Parque Olímpico Queen Elizabeth de Londres, Since 11 (Desde el 11) es simplemente una pieza de acero recuperado y desigual con una parte pulida para reflejar la luz.

Sitios y recuerdos

Estas conceptos en evolución de lo que pueden ser los memoriales y cómo nos ayudan a lidiar con el pasado no se han limitado al 11 de septiembre. Incluso antes del 2001, los proyectos de arte público habían comenzado a dejar de honrar a individuos específicos y a reconocer tragedias que afectaron a poblaciones enteras. Las formas abstractas permiten a los espectadores infundir las estructuras con sus propias perspectivas y emociones.

Por ejemplo, el Irish Hunger Memorial (Memorial del hambre irlandés), que se inauguró en el 2002 a dos cuadras del sitio del World Trade Center, transporta a los visitantes a un paisaje de ladera del siglo XIX, sostenido por una base de piedra caliza de Kilkenny y vidrio iluminado. El texto grabado en el cristal habla de la hambruna que hizo morir de hambre a millones, así como de la continua tragedia del hambre mundial.

En Vardo, Noruega, el Steilneset Memorial rinde homenaje a los residentes del siglo XVII quemados en la hoguera por brujería. Utiliza acero, un capullo de seda y fuego de una manera abstracta e inquietante.

Fotografía de RJfoto, Alamy

En el año 2011, Vardo, Noruega, lanzó el Steilneset Memorial en homenaje a los residentes del siglo XVII quemados acusados de brujería. Ubicado en una región costera árida, cuenta con un pasadizo oscilante de 120 metros de largo y un cubo de vidrio negro que sostiene una silla que dispara chorros de fuego. El memorial evoca no solo los recuerdos de las 91 víctimas, sino también la crueldad que puede provenir de un chivo expiatorio.

Europa sigue abordando los horrores del Holocausto con obras como el Memorial a los judíos asesinados de Europa , que se inauguró en el 2005 en el centro de Berlín, Alemania. La vasta cuadrícula de losas de hormigón de Peter Eisenmann, que recuerda a ataúdes o lápidas, no presenta nombres ni imágenes. 

Es parte de un paisaje urbano lleno de recuerdos, incluido el pequeño y más específico stolperstein (piedras en el camino que pueden hacer tropezar) en honor a las víctimas individuales que comenzaron a aparecer alrededor de la capital alemana en 1996. “En Berlín, uno no siente que el pasado haya sido barrido bajo la alfombra”, dice Paul Farber, investigador principal del Centro de Arte y Espacio Públicos de la Universidad de Pensilvania. 

Los monumentos ya no son estáticos

El National Memorial for Peace and Justice (el Monumento Nacional por la Paz y la Justicia), abierto desde el año 2018 en Montgomery, Alabama, recuerda a las víctimas de linchamientos racistas. Tiene 816 bloques de acero de 1,8 metros de altura, cada uno suspendido inquietantemente del techo de un pabellón cuadrado de concreto. Cada uno representa un condado de los EE. UU. donde tuvo lugar un linchamiento y está grabado con una lista de los nombres de las víctimas. 

Los bloques duplicados están alineados como lápidas junto al pabellón; el memorial alienta a los condados individuales a llevarlos a casa y crear tributos satelitales. “No se trata de tratar la memoria como estática”, dice Farber. “No es solo una ventana. Es un puente”.

En la Universidad de Virginia en Charlottesville, en el año 2020 se inauguró un tributo a los afrodescendientes esclavizados que vivían y trabajaban allí. El estudio de arquitectura de Yoon colaboró en el diseño del monumento a los trabajadores esclavizados. El anillo de granito bajo simboliza una cadena rota. La piedra está grabada con 577 nombres y 4.000 "marcas de memoria", cortes en forma de heridas que representan a personas esclavizadas cuyas identidades permanecen desconocidas. 

Mirando hacia atrás a los visitantes en el exterior del ring: un par de ojos mucho más grandes que la vida del artista negro Eto Otigigbe. Yoon dice que la yuxtaposición está destinada a ayudar a los espectadores a "navegar por el deseo histórico de una representación más literal y una contemplación y aprendizaje rápidos". A medida que la investigación revele más nombres de las personas esclavizadas, se agregarán al monumento. "Eso convierte algo hecho de piedra en un monumento viviente que seguirá evolucionando", añade.

Tal sentimiento contrasta fuertemente con los valores estéticos y el significado simbólico de la estatua ecuestre del general confederado Robert E. Lee en Richmond, Virginia, que finalmente fue removida esta semana. Esta nueva ola de monumentos conmemorativos rinde homenaje a eventos históricos sin olvidarse del futuro, un cambio que se siente especialmente significativo en este momento. 

“Hace 20 años desde el 11 de septiembre, pero apenas comenzamos a ver los efectos del pasado en el presente”, afirma Farber. "Hay más para conmemorar y comprender".

Vicky Hallett es una escritora de Washington, DC que se especializa en viajes, familia y salud. 

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados