El hallazgo de una “fábrica de amuletos” vikinga ofrece una nueva interpretación sobre antiguos objetos enigmáticos

Durante mucho tiempo, los arqueólogos creyeron que las figurillas de valquirias representaban seres míticos nórdicos, pero un nuevo estudio sobre el modo y el lugar donde se fabricaron ofrece una interpretación diferente.

Publicado 6 de ago. de 2021 15:20 GMT-3
Los diferentes motivos de estatuillas de Ribe, Dinamarca, sugieren que en el sitio se fabricaron una ...

Los diferentes motivos de estatuillas de Ribe, Dinamarca, sugieren que en el sitio se fabricaron una variedad de diseños.

Fotografía de Museum of Southwest Jutland, CC-BY-SA

En Dinamarca y también en lugares como Inglaterra y Rusia, se han encontrado docenas de enigmáticas estatuillas antiguas de mujeres: representaciones de bronce de 2,5 cm de largo de mujeres con cabello largo, algunas con cascos con cresta y vestidos largos, y armadas con escudos y espadas. Los pequeños amuletos datan de más de mil años, época del auge de la era vikinga.

Pero como las mujeres vikingas no solían ser enterradas con armas (a diferencia de los hombres), los investigadores recurrieron a las sagas y la mitología para explicar las figuras femeninas armadas y concluyeron que representaban valquirias, las míticas guerreras que, según los antiguos escandinavos, se encargaban de llevar a los guerreros asesinados al más allá. 

"Las imágenes siempre habían sido interpretadas en términos de lo que sabemos sobre la mitología nórdica", explica Pieterjan Deckers, arqueólogo de la Free University of Brussels.

Sin embargo, en un artículo publicado en la revista Medieval Archaeology (Arqueología Medieval), Deckers y sus coautores sostienen que los colgantes de valquirias muestran mujeres reales que desempeñaron un papel central en las festividades o ceremonias vikingas. Además, creen que las figurillas de mujeres armadas forman parte de un conjunto más amplio de objetos rituales que sugieren que los roles de género en la Europa de la era vikinga pueden haber sido más complejos de lo que se pensaba.

"Línea de producción" vikinga

El hallazgo más significativo para la investigación fue el de 2017: se encontró una suerte de “taller” de joyería que data de principios del siglo IX -auge de la era vikinga-, en un pueblo llamado Ribe en la costa occidental de Dinamarca.

Dentro del taller y en las zonas aledañas, los arqueólogos de la Aarhus University encontraron más de 7.000 fragmentos de arcilla del tamaño de una uña. Luego de unir los fragmentos, el equipo se dio cuenta de que había evidencia de una línea de producción de la era vikinga: los artesanos tallaban una sola figura y luego presionaban cada lado en arcilla para hacer moldes de dos caras. Vertían bronce fundido en los moldes de arcilla, que se rompían y desechaban una vez que se enfriaba el molde.

“Con un modelo, puedes hacer cientos de copias de figurillas”, dice Soeren Sindbaek, arqueóloga de la Aarhus University y coautora del estudio.

Para averiguar qué tipo de objetos se fabricaban en el taller, los investigadores utilizaron escáneres (originalmente diseñados para implantes dentales) para crear modelos informáticos en 3D de los moldes de arcilla rotos y luego reensamblaron las piezas de forma digital. Con una copia del molde, era posible reconstruir los amuletos elaborados.

“Crear la imagen de un objecto inexistente a partir de piezas de rompecabezas aisladas es algo muy innovador", expresa Leszek Gardela, arqueólogo del National Museum of Denmark, que no participó en la investigación.

Guerreras rituales

Uno de los moldes reconstruidos fue para la producción en masa de los famosos colgantes de valquirias. Pero cuantos más moldes reensamblaban, más dudas tenían de que las figurillas representaran míticas valquirias: el taller producía no solo figurillas de mujeres que portaban armas y escudos, sino también representaciones de hombres tirando de su cabello, y otros objetos más cotidianos, como ruedas, caballos y otras imágenes no mitológicas.

Todos los ejemplos de estatuillas producidas en la fábrica de Ribe también figuran en una de las pocas representaciones que han sobrevivido de la era vikinga: el tapiz de Oseberg, un paño bordado de 1.200 años de antigüedad que muestra una procesión ritual en la que participan carros con ruedas, caballos, mujeres con armas y personas con cascos con cuernos o disfraces de animales. Muchas de las imágenes del tapiz coinciden con los moldes de Ribe.

"Estoy seguro de que esto es lo que reflejan los pequeños amuletos", dice Sindbaek. "Tenemos exactamente el mismo patrón".

En conjunto, los amuletos fabricados en Ribe podrían describir una ceremonia que tenía un significado especial para las personas en la época vikinga de Escandinavia. "Las mujeres eran muy importantes en estos rituales", indica Sindbaek. "Por supuesto que sí, en el ámbito del hogar, eran centrales".

Sindbaeek destaca que lo que las figurillas de valquirias y las escenas del tapiz de Oseberg no muestran, son mujeres que se desempeñaran como guerreras en la vida real. Aunque se sabía que las mujeres luchaban en la era vikinga, y que eran enterradas muy pocas veces con espadas y otras armas, el diseño de las figurillas femeninas de Ribe y de otros lugares sugiere algo más: las mujeres están sosteniendo escudos y espadas, pero también llevan cascos anticuados y vestidos largos.

"No muestra el combate, no podrías ir a una batalla con un vestido largo”, dice Sindbaek. "Las guerreras existían, pero no es lo que se muestra en estos amuletos".

Más bien, según los investigadores, los amuletos podrían representar un espacio donde los roles de género tradicionales de los vikingos son más flexibles. “Lo que muestran los colgantes es ambigüedad”, dice la arqueóloga de la Aarhus University Sarah Croix, coautora del artículo. 

Los colegas investigadores consideran que este aspecto contrasta con un estudio reciente que se centra estrictamente en las mujeres guerreras de la era vikinga. "Se aleja de una interpretación simplista de las mujeres y las armas, donde todas son valquirias y guerreras, y apelan a algo más", dice Gardela. "Es bueno recordar que no existe una única forma de interpretar este material".

Para Croix, quien trabajó en Ribe durante una década y dirigió el escaneo y la reconstrucción en 3D de los fragmentos de arcilla, los colgantes amplifican nuestra comprensión de la era vikinga y muestran que las discusiones y debates actuales sobre género e identidad no son para nada nuevos.

"Es un recordatorio importante de que no podemos asumir que las ideas sobre los roles de género son fijas o estáticas", dice Croix. “Los roles masculinos y femeninos han ido cambiando y difieren de una cultura a otra”.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados