Lavado de manos: un asunto vinculado a la posición social y el poder en las élites medievales

Se trataba de un ritual importante antes de comer, tanto para los campesinos como para la nobleza, especialmente porque la gente con frecuencia comía con las manos.

Por Sarah Durn
Publicado 12 de mayo de 2021 11:37 GMT-3
Medieval hand washing

Un importante ritual social en la Edad Media, el lavado de manos, también se representó en el arte medieval. En este retablo del siglo XIV de la catedral de Siena, Poncio Pilato se lava las manos mientras condena a Jesucristo.

Fotografía de DeAgostini, Getty Images

Ninguna tarea cotidiana ha cobrado más importancia este último año que lavarse las manos. Desde el comienzo de la pandemia, cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) aconsejaron "lavarse las manos de una manera determinada”, enjabonarse y restregarse durante 20 segundos se ha convertido en un ritual, especialmente al regresar a casa después de una jornada en un mundo plagado de coronavirus.

Es el tipo de ritual que los europeos medievales reconocerían, aunque para ellos se trataba más de un ejercicio social que para lo que se utiliza actualmente. Se asume comúnmente que las personas que vivían en la Edad Media tenían una higiene personal deficiente, pero en realidad muchos gozaban de una buena práctica en la limpieza. Nacido por necesidad, el lavado de manos evolucionó hasta convertirse en una demostración de poder y de riqueza muy coreografiada. Fue un "signo de cortesía", dice Amanda Mikolic, asistente curatorial del Departamento de Arte Medieval en el Museo de Arte de Cleveland en Ohio.

Tanto los reyes como los campesinos se lavaban antes y después de las comidas. La mayoría de la gente comía con las manos; los cubiertos eran escasos y la comida se consumía con un pan duro llamado "bandejas". Limpiar la suciedad del día era necesario y una señal de respeto para quien te estaba alimentando. "Que tus dedos estén limpios y tus uñas bien arregladas", citó Les Contenances de Table, un texto medieval del siglo XIII sobre los modales en la mesa.

La gran capacidad y la decoración relativamente simple de este lavabo, uno de los varios tipos de vasijas medievales que se usan para lavarse las manos, sugiere que provino de una casa privada o quizás de un monasterio.

Fotografía de Heritage Arts, Getty Images

La nobleza y el clero medievales llevaron el lavado de manos y de rostros a un nuevo nivel, siendo los rituales en torno a los monarcas especialmente elaborados. Aquellos que cenaban con un rey europeo medieval eran recibidos por juglares que tocaban música hermosa con un arpa o vielle (un antepasado medieval del violín) y los conducían a un baño con "lujosos lavabos... toallas blancas frescas y agua perfumada con esencias", según Mikolic. Rodeados de sirvientes, los invitados se lavaban las manos, teniendo mucho cuidado de no manchar las inmaculadas toallas. Las mujeres se habrían lavado las manos antes de llegar, asegurándose de que "cuando se secaran las manos con estas telas blancas, no quedaría ni una mota de tierra, lo que demostraría su naturaleza virtuosa y limpia".

Una vez que todos se senataban en el gran salón, el rey entraba. Los invitados se quedaban de pie y observaban cómo el rey se lavaba las manos. Solo después de que el rey terminaba, todos los demás podían tomar sus asientos. Eran "un juego de poder para mostrar quién estaba a cargo", dice Mikolic, "como casi todo en todo el programa".

Las pautas estrictas regían la forma en que comían los nobles, algunas de las cuales probablemente contarían con la aprobación de los CDC. Les Contenances de Table, traducido por Jeffrey Singman y Jeffrey Forgeng en su libro Daily life in medieval Europe (La vida diaria en la Europa medieval) , enumera una amplia gama de reglas gastronómicas:

     “Una vez que se ha tocado un bocado, que no se devuelva al plato.

     No se toque las orejas ni la nariz con las manos desnudas.…

     Está ordenado por reglamento que no se debe llevar el plato a la boca.

     Quien quiera beber, primero debe terminar lo que tiene en la boca.

     Y que sus labios se limpien primero...

     Una vez que la mesa esté despejada, lávese las manos y tome una copa".

Los rituales elaborados requerían herramientas ostentosas. Los cruzados llevaron a Europa el Jabón de Alepo, un lujo elaborado con aceites de oliva y laurel. Muy pronto, los franceses, los italianos, los españoles y eventualmente los ingleses comenzaron a hacer su propia versión del jabón de Alepo con aceites de oliva locales en lugar de la grasa animal maloliente de siglos pasados. Quizás la más conocida de estas versiones europeas sea la española como el Jabón de Castilla, que todavía se fabrica y se envía a todo el mundo en la actualidad.

Vasijas ornamentadas como aguamaniles (jarras) y lavabos (esencialmente un cuenco colgante con picos) se llenaron con el agua tibia y perfumada que se usaba para lavarse las manos. En los hogares más ricos, los sirvientes vertían el agua fragante en las manos de los comensales. Estos recipientes eran tan apreciados que Jeanne d'Évreux, la reina de Francia y esposa de Carlos IV, incluyó varios aguamaniles entre los preciosos adornos de mesa en su testamento.

Pero finalmente el lavado de manos comenzó a dejar de ser una práctica. Muchos eruditos culparon al tenedor, que no se usó comúnmente hasta el siglo XVIII. "Toda la naturaleza ritual en torno al lavado de manos comienza a desvanecerse cuando la vajilla comienza a ser más prominente, cuando los hogares comienzan a tener vajilla para los invitados", dice Mikolic, "y luego cuando realmente se puede comer con los guantes puestos". 

Es demasiado pronto para decir qué rituales de la era de la pandemia se quedarán con nosotros. Pero hoy, mucho después de que los aguamaniles y los lavabos hayan pasado de moda, el lavado de manos todavía puede ser una forma de mostrar la riqueza personal. Desde lavabos de vasijas pintados a mano hasta jabones costosos hechos con aceites esenciales y toallas de felpa de algodón egipcio, continuamos creando lujosos rituales en torno al lavado de manos. Siempre que usa jabones perfumados, Mikolic dice que le recuerda el agua perfumada de la Edad Media. "Siempre me río".

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados