El bloqueo del Canal de Suez hizo que barcos se desviaran por un área caracterizada por los naufragios

El Cabo de Buena Esperanza de Sudáfrica se ha cobrado miles de barcos y sigue siendo un lugar traicionero en la actualidad.

Publicado 31 de mar. de 2021 16:48 GMT-3
Indiaman In A Storm

Un barco llega al Cabo de Buena Esperanza frente a la costa de Sudáfrica, hogar de uno de los cementerios de barcos más traicioneros del mundo.

Fotografía de Chronicle, Alamy Stock Photo

Cuando el Canal de Suez fue finalmente desbloqueado el lunes, varios barcos que esperaban habían optado por el plan B. En lugar de arriesgarse a más retrasos —además de la semana entera, con un coste estimado de 400 millones de dólares por hora en total, algunos buques portacontenedores comenzaron a tomar la ruta larga alrededor de Sudáfrica.

El viaje suma al menos 10 días y miles de kilómetros dependiendo del destino. La ruta del sur también es considerablemente más peligrosa: los vientos feroces, los afloramientos rocosos y el intenso tráfico marítimo a lo largo de la historia han hecho del Cabo de Buena Esperanza uno de los cementerios de barcos más traicioneros del mundo.

“Durante cientos de años, el cabo ha sido un foco de accidentes marítimos”, dice Bruno Werz, arqueólogo marítimo y director del Instituto Africano de Investigación Marina y Subacuática con sede en Ciudad del Cabo. "Definitivamente es más peligroso ir por ese camino, por lo que es un riesgo calculado".

Werz y otros investigadores han realizado extensos estudios sobre accidentes marítimos en las aguas del sur de África y estiman que hay al menos 2.000 naufragios en aguas sudafricanas, un promedio de uno por cada kilómetro de costa. Muchos son reliquias de épocas de exploración europea y viajes desafortunados para llegar a India y Asia.

Uno de los primeros registrados, conocido como el naufragio de Soares, fue el primero de cientos de barcos portugueses del siglo XVI que naufragaron en rocas sudafricanas mientras navegaban por el Atlántico y por las colonias orientales. Otro todavía estudiado hoy, el Haarlem, naufragó en Table Bay en Sudáfrica en 1647; un puesto de avanzada establecido por sus supervivientes que fue el precursor de la moderna ciudad de Ciudad del Cabo.

El Cabo de las Tormentas

Se cree que el nombre de la región se deriva de su historia de condiciones de castigo. En 1488, el explorador portugués Bartolomeu Dias intentó llegar a la India en un viaje que lo llevó por el extremo sur de África. Según una historia en la que el mito y la realidad se han vuelto inseparables, cuando Dias regresó a Portugal para informar al rey Juan II, dijo que las condiciones alrededor del cabo eran tan intensas que lo llamó Cabo das Tormentas o Cabo de las Tormentas.

Se dice que el Flying Dutchman, un barco fantasma legendario, se hundió frente al Cabo de Buena Esperanza. Revistas como Harper's Monthly publicaron obras de arte sobre el mito.

Fotografía de Daniel Stone (Arte)

Collier's Weekly publicó esta pintura con el capitán del Flying Dutchman, quien se dice que fue condenado a navegar por los mares hasta el Día del Juicio Final.

Fotografía de Pyle, Howard, Delaware Art Museum (Arte)

Un mapa italiano del Cabo de Buena Esperanza creado durante la Era de la Exploración.

Fotografía de Jacopo Russo, Alinari Archives/ Art Resource, NY (Arte)

El rey Juan de Portugal, que no había estado a bordo del barco azotado por el viento de Dias, estaba tan eufórico por el descubrimiento de Dias que ordenó que se llamara el Cabo de Buena Esperanza porque ofrecía una perspectiva esperanzadora de llegar a los mercados de la India.

Probablemente, miles de capitanes de barcos se pondrían del lado de Dias. En la era moderna, las estadísticas muestran que los barcos naufragan a mayor velocidad alrededor del cabo que en muchos tramos de mar abierto. En el año 1911, un año antes de que el Titanic se hundiera en el Atlántico, el transatlántico de pasajeros SS Lusitania (un barco diferente al RMS Lusitania que se hundió cerca de Irlanda) confundió el faro de Ciudad del Cabo con el punto más al sur del continente, giró demasiado abruptamente y golpeó la tierra. En los años anteriores, decenas de otros barcos también malinterpretaron la costa, un fenómeno que llevó al faro a trasladarse más al sur.

En 1942, el buque de tropas estadounidense SS Thomas Tucker encalló frente a Punta del Cabo durante su viaje inaugural y llegó a tierra en un área ahora conocida como Shipwreck Trail. En 1965, después de que naufragara un barco holandés que transportaba whisky, su capitán condujo el barco a la costa para salvar su carga. Recientemente, en 1994, una barcaza francesa gigante que transportaba una grúa se rompió el remolque y se deslizó hacia las rocas. Era demasiado grande para salvarlo y fue abandonado.

Los Rugientes Cuarenta

El clima feroz alrededor de la península del Cabo proviene de una corriente de aire del sur que sopla alrededor de toda la circunferencia de la tierra a partir de la latitud de 40 grados sur. Sin impedimentos por casi ninguna masa terrestre tan al sur, el viento le da a la región su apodo centenario, los "Rugientes Cuarenta". Y empeora a medida que los barcos se dirigen más al sur hacia los "Furiosos Cincuenta" y los "Bramadores Sesenta".

La gente en la costa del Cabo de Buena Esperanza ve arder un barco naufragado en la década de 1950.

Fotografía de Jorgehsen, Three Lions/Getty Images

A lo largo de la historia, el viento ha sido una bendición o una carga para los marineros según el camino que tomaran. El viento intenso podría empujar a los barcos hacia el este a través del Pacífico, por ejemplo, a una velocidad vertiginosa. Pero tomar el camino opuesto podría llevar semanas, a veces meses. Y después de un largo viaje en mar abierto, una masa terrestre repentina como el Cabo de Buena Esperanza, o el Cabo de Hornos en América del Sur, podría hacer que el viento se comportara de manera errática y desviar rápidamente a los barcos de su curso.

Buques portacontenedores modernos

Hoy en día se hunden muchos menos barcos alrededor del Cabo de Buena Esperanza que en siglos pasados. Cuando se completó en 1869, el Canal de Suez ofreció una ruta más segura, más corta y menos costosa para los barcos más grandes del mundo o aquellos que transportaban la carga más valiosa.

En general, se corre mucho menos riesgo en aguas peligrosas gracias a una combinación de factores: navegación con GPS, pronóstico del tiempo, anclaje automático y en algunas embarcaciones, un sistema conocido como posicionamiento dinámico que utiliza motores sincronizados para evitar que una embarcación se desvíe.

Pero todavía ocurren naufragios, algunos en casos de error humano o clima inesperado. En el año 2003, un buque de carga llamado Sealand Express transportaba 33 contenedores, una pequeña fracción de la carga de los buques más grandes de la actualidad que pueden transportar más de 10.000. El carguero encalló en un banco de arena cerca de Ciudad del Cabo después de que arrastrara su ancla con vientos huracanados, un incidente atribuido a una tripulación de reacción lenta. Ese accidente ocurrió en agosto hacia el final del invierno del hemisferio sur que trae vientos excepcionalmente fuertes. La temporada de viento comienza en marzo.

Daniel Stone es un editor colaborador de National Geographic. Su próximo libro, SINKABLE, sobre el fascinante mundo de los naufragios y la búsqueda del más famoso, se lanzará en el año 2022.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Historia
Encuentran una prensa de vino de 2600 años en el Líbano
Historia
Los sitios sagrados de Jerusalén en el centro de conflictos vinculados a la religión y la política
Historia
India lucha por obtener oxígeno médico y salvar vidas
Historia
¿Es cierto que el cáncer era menos probable en el mundo preindustrial?
Historia
Lavado de manos: un asunto vinculado a la posición social y el poder en las élites medievales

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados