Historia y Cultura

Un deporte con raíces tradicionales: la lucha senegalesa

El deporte nacional del país preserva tradiciones culturales y ofrece una vía hacia la independencia económica.Monday, April 1

Por Anna Pujol-Mazzini
Fotografías de Christian Bobst
Un torneo de lucha local celebrado en una pista de baloncesto en el estadio "Olympique de Ngor". Kherou Ngor participa para apoyar a los luchadores de su barrio.

La estricta rutina de preparación para el combate de Abdoulaye Sy comienza cuatro meses antes de la "pelea especial". Todas las mañanas, se despierta a las 6 a.m., reza y vierte un líquido misterioso prescrito por un morabito, o líder religioso local, sobre su cabeza para la buena suerte. Luego se dirige a la playa en Dakar para entrenar al aire enérgico, antes del amanecer.

El luchador profesional, que luchará en el nuevo estadio de Senegal financiado por China el mes próximo, es tan estricto con su régimen de musculación como lo es teniendo a los espíritus de su lado. Además de su "baño" místico matutino, por la noche pone trozos de papel con extractos del libro sagrado musulmán, el Corán, en una botella de agua, y vierte la mezcla sobre él otra vez.

Los luchadores entrenan en una escuela de Dakar, intentando derribar a su oponente.

Si bien no es raro ver a docenas de hombres parados frente a una pequeña pantalla de televisión en las calles durante los torneos de fútbol, la lucha es lo que llena los estadios y emociona a multitudes en este país de África occidental. Un diario escribe una crónica de los últimos acontecimientos del deporte y los rostros de los luchadores a menudo se ven en los colectivos públicos y en los carteles publicitarios.

Al anochecer alrededor de la península de Dakar, grupos de jóvenes corren y luchan en la arena, esperando finalmente obtener una pequeña parte de los cientos de miles de dólares que ganan algunos de los jugadores más famosos. "Puede ser una forma en que los jóvenes puedan llegar al país, sin migrar, respetando la tradición", dijo Dominique Chevé, antropóloga que ha estudiado la lucha senegalesa durante más de 10 años. Para muchos, es "la lutte ou la pirogue", luchando o tomando un bote a través del Mediterráneo, con la esperanza de encontrar una oportunidad en Europa.

Ver galería

El deporte, que evolucionó desde una forma de entrenamiento de guerra en las remotas aldeas de Senegal hasta una industria multimillonaria, no ha perdido sus raíces. Aunque los luchadores llegan a la arena vestidos con chándales que se parecen a los boxeadores estadounidenses, debajo están los amuletos de la suerte prescritos por los morabitos cada vez más influyentes. 

El día del juego, Ndir usaba una tela tradicional (tela de lomo), con gris-gris (amuletos) por todo su cuerpo. En sus brazos, las pulseras hechas de piel de oveja estaban llenas de extractos del Corán para darle fuerza. Alrededor de su cuello, collares hechos de caracoles le daban protección. Y sobre su cabeza tenía un alto y tradicional sombrero de paja adornado con cuero teñido de rojo, que le había dado su tío por consejo del morabito.

Una estatua de la leyenda de la lucha libre senegaesa Yekini está desmontada en un jardín en Bambilor. Yekini estuvo invicto durante una década antes de perder ante Lac de Guers 2 en el año 2016.

Las influencias de la globalización se sienten en la arena, ya que la sucesión de bailes tradicionales, cantos y poesía, que cambian según los grupos étnicos y los vecindarios de los luchadores, se realizan por grupos que llevan camisetas patrocinadas por compañías de telecomunicaciones. Pero hay un "fortalecimiento de la tradición, la globalización no ha borrado completamente [estas costumbres]", dice Chevé. "La lucha libre todavía es un campo completamente senegalés, que los senegaleses defienden como tal".

Ndir dice que todavía sería un luchador si no fuera por los altos riesgos que eso conlleva. En la laamb, la forma de lucha que permite los golpes, los luchadores sólo usan un protector bucal como protección. Él dejó de pelear hace un año y ahora está a cargo de un equipo de seguridad de 50 hombres para su vecindario. (Vea cómo los cascos pueden combatir las conmociones cerebrales).

"Mi mamá me pidió que dejara de pelear. Eso es lo que dicen todas las madres", concluye.

Christian Bobst es un fotógrafo suizo que vive en Zurich. Síguelo en Instagram @christian_bobst_photography  Anna Pujol-Mazzini es una periodista independiente que cubre temas humanitarios, de migración y de género en África Occidental. Síguela en Twitter @annapmzn.
Seguir leyendo