Historia y Cultura

Por qué los arqueólogos están emocionados con un peine vikingo

Se trata de un utensilio de 1000 años de edad simplemente grabado con la palabra “peine”, pero que puede brindar pistas sobre el origen de la época vikinga. Lunes, 22 Enero

Por Sarah Gibbens

Quizás nunca nadie haya estado tan emocionado al ver un peine como el arqueólogo danés Søren Sindbæk.

Recientemente, junto con un equipo de arqueólogos de la Universidad de Aarhus descubrió uno en una histórica ciudad vikinga llamada Ribe, en Dinamarca.

Quizás sea más emocionante, dice, que la palabra “peine” está grabada en uno de los lados, mientras que lo que parece ser la versión de “peinar” aparece en el otro lado.

Para cualquier persona cuya carrera no sea la arqueología ni sea un entusiasta de la historia vikinga, el hallazgo puede parecer insignificante, pero podría, potencialmente, contarles a los historiadores sobre el nacimiento del alfabeto vikingo y, como resultado, cómo la histórica época vikinga adquirió importancia.

Para comprender por qué el peine es importante, hay que retrotraerse a fines del siglo VIII, un momento importante de la historia de estos pueblos. Este fue el inicio de la época vikinga, que comenzó poco antes del 800 e. c., y el idioma en la región había atravesado cientos de años de evolución.

Después, el alfabeto cambió repentinamente. Las runas, o letras, que usaban los predecesores del grupo se volvieron más uniformes y modernas para coincidir con la evolucionada forma de hablar.

Largas y verticales, las nuevas líneas eran fáciles de tallar en madera o piedra, dice Sindbæk.

“No sabemos por qué o cuándo sucedió”, nos cuenta sobre el nuevo alfabeto en uso. “No parece ser algo gradual”, agrega.

Esto significa que el nuevo alfabeto fue probablemente creado por una persona o una institución y luego fue difundido. Pero ¿por qué?, ¿cuándo? y ¿quién lo hizo? Los arqueólogos no están seguros.

Difundir la palabra

Una vez que se adoptó el nuevo sistema de runas, las regiones europeas dominadas por los vikingos habrían tenido la posibilidad de usar un método uniforme de comunicación escrita. El comercio habría sido más simple de facilitar.

Que el peine reciba su propio nombre indica una adopción temprana del alfabeto, dice Sindbæk.

“Existe una especie de redundancia”, comenta, sobre los signos de adopción del nuevo alfabeto rúnico. “Se lo añade a cosas obvias”.

Henrik Williams de la Universidad de Upsala, en Suecia, también ha estudiado las runas en profundidad. Sus teorías sobre por qué el peine puede estar grabado con su propio nombre difieren de la de Sindbæk. La primera es que esto podría haber ayudado a personas con enfermedades cognitivas como demencia o a niños a aprender el idioma.

“No había escuelas, por lo que enseñarles a los niños cómo leer y escribir runas puede haberse hecho al escribir palabras en elementos de uso doméstico”, dice.

Otra teoría es que las runas pueden haber estado pensadas para expresar un propósito especial o incluso propiedades mágicas. No fue hasta que el nuevo alfabeto fue adoptado más ampliamente que los arqueólogos encontraron evidencia de que se usaba para formas de comunicación comunes, como el envío de notas.

En definitiva, dice Williams, “ambas explicaciones son solo hipótesis, pero cada hallazgo de este tipo constituye una nueva pieza del rompecabezas”.

Artefactos adicionales

Además del peine, el equipo de la Universidad de Aarhus encontró una placa hecha de un material similar al marfil o el asta. Contiene una especie de palabra rúnica, pero el objeto se encontraba muy fragmentado como para determinar qué palabra era. Los excavadores especulan con que podría ser un nombre vikingo común: Tobi. El material y el corte indican que la placa podría haber estado adherida a una caja o un ataúd a manera de ceremonia.

Ambos artefactos rúnicos se encuentran entre muchos de los encontrados en Ribe, la ciudad más antigua de Escandinavia y, por lo tanto, el primer asentamiento vikingo conocido.

Otros dos objetos rúnicos antiguos fueron encontrados durante el año pasado. Uno es una simple herramienta de planchado y otro es un cráneo inscrito con una frase para convocar al dios vikingo Odín, dice Sindbæk.

Moldes para fundición encontrados en el sitio el año pasado coinciden con elementos metálicos encontrados en toda Europa. Para Sindbæk, esto sugiere que Ribe desempeñó un papel central en el inicio de la época vikinga.

Las excavaciones siguen su curso y son parte de un proyecto de un año para obtener más información sobre la antigua ciudad.

Sarah Gibbens es una redactora digital de National Geographic. Síguela en Twitter.

 

Seguir leyendo