Historia y cultura

Nuevas "maldiciones" emergen del estudio de la tumba de Tutankamón

Desde “manchas” microbianas hasta polvo pegajoso, los conservadores han resuelto algunos problemas en el monumento funerario del faraón de 3.300 años, pero plantearon nuevas preocupaciones en el proceso. Martes, 5 Febrero

Por Michelle Z. Donahue

Cuando Howard Carter desenterró la tumba de Tutankamón en 1922, inició una serie de descubrimientos que capturarían la imaginación del mundo y desencadenaría una relación de amor perdurable con la cámara funeraria del niño rey de 3.300 años pintada de brillantes colores y con sus tesoros de oro. Casi un siglo más tarde, un equipo de científicos ha completado el escrutinio más importante de la tumba hasta la fecha: un proyecto de conservación y estudio minucioso de una década que ha resuelto algunos misterios, pero también ha planteado nuevas preguntas sobre el futuro de uno de los monumentos antiguos más famosos del mundo.

Un simposio en Luxor esta semana detalla los resultados generales del proyecto, realizado conjuntamente por el Ministerio de Antigüedades de Egipto y el Instituto de Conservación Getty con sede en Los Ángeles. El trabajo en la tumba de 360 metros cuadrados, realizada por una docena de conservadores a la vez, comenzó en 2009 y se anticipó originalmente para concluir en 2014. No obstante, el proyecto se retrasó por la revolución de Egipto en 2011 y por los disturbios posteriores en 2013.

¿La tumba de Tutankamón realmente tiene cámaras ocultas?

"Todos los que van al Valle de los Reyes quieren ir a la tumba de Tut", dijo Neville Agnew, el científico y conservador principal del proyecto de Getty. Se requirió una extensa documentación, diagnóstico y pronóstico de la condición de la tumba para hacer un plan para el futuro: “¿Qué pasa si no hacemos nada? Estábamos interesados en todo el espectro de actividades, tanto pasadas, presentes como futuras, y cómo abordarlas de manera integral".

Manchas marrones misteriosas

Una de las señas de identidad de la tumba son las omnipresentes manchas marrones en todas las pinturas murales. Estaban presentes cuando Carter abrió la cámara funeraria y las documentó exhaustivamente en fotografías de la época, las "manchas misteriosas" han perdurado como una fuente de curiosidad y preocupación. ¿Qué son exactamente? Y lo más importante, ¿se están multiplicando?

Un estudio de las manchas reveló altas concentraciones de ácido málico, un subproducto metabólico de algunos hongos y bacterias, lo que confirma que las manchas son de origen microbiano. El análisis de ADN de los hisopos tomados de las paredes de la tumba reveló organismos modernos como Bacillus y Kocuria, pero la imagen microscópica de las manchas no mostró restos de los organismos originales que las crearon. Los conservadores teorizan que debido a que Tut murió inesperadamente, la preparación de su tumba probablemente fue un trabajo apresurado, y las paredes recién enlucidas y pintadas habrían retenido suficiente humedad para que los microbios prosperen en el ambiente oscuro y cálido de la tumba después de que se sellara. Sin embargo, los conservadores pueden decir una cosa con certeza: las manchas están bastante muertas, lo han estado durante mucho tiempo y no están creciendo, un hecho confirmado por las comparaciones de fotografías tomadas inmediatamente después de la apertura de la tumba con las de hoy.

Como se consideran parte de la historia de la tumba, las manchas misteriosas no se pintarán ni se eliminarán, dice Agnew. Esto no ha sido siempre así: en estudios anteriores, se tomaron muestras de las manchas y se trataron con biocidas de forma diversa cuando se sospechaba que podrían estar extendiéndose.

Polvo que estropea

Uno de los problemas más difíciles en la tumba ha sido la presencia constante de polvo. Los granulos finos y sedientos, el polvo del desierto atrapado por un estimado de 500 a 1.000 visitantes diarios, se aferra a la superficie de cada tumba, y se hace aún más firme ya que absorbe la humedad de la respiración humana.

Aunque los guardias podían limpiar el sarcófago cubierto de vidrio que ahora se encuentra en el centro de la cámara funeraria de Tut, no había remedio libre de daños para los finos y veteados velos de polvo que se acumulaban en las frágiles pinturas de la tumba.

Así que mientras los conservadores realizaron el meticuloso estudio y la limpieza de los murales, también elaboraron un plan para abordar el problema del polvo a largo plazo mediante la instalación de un sofisticado sistema de ventilación y filtración de aire que no solo filtra el flagelo polvoriento del entorno de la tumba sino que también evita que el exceso de partículas se acumule. El intercambio regular de aire también ha estabilizado la temperatura y la humedad dentro de la tumba, lo que anteriormente podía fluctuar enormemente.

Y, como resultado, el proyecto de conservación de la tumba reveló algunas nuevas maldiciones: al retirar la vieja plataforma de observación sobre la cámara funeraria de Tut para montar las rejillas de ventilación del sistema, los trabajadores del proyecto se sorprendieron al encontrar, entre montones de pelusas y trozos de basura, pedazos de papel con ruegos a Tutankamon para obtener bendiciones y peticiones de maldiciones faraónicas para otras personas.

Peligros futuros

A pesar de que la inspección más completa de la tumba de Tutankamón en la historia moderna ha finalizado, aún quedan varias preguntas sobre su futuro.

El impacto a largo plazo del polvo sigue siendo un misterio. Descubrir que están compuestas principalmente de calcio, magnesio, aluminio y fósforo, no está claro cómo el polvo puede interactuar químicamente con los minerales naturales en las pinturas y pigmentos en las paredes de la tumba durante un período de tiempo más largo.

El peligro físico de las crecientes inundaciones relacionadas con el cambio climático es otra preocupación y aún no se ha considerado, dice Agnew. Aunque la tumba de Tut está a salvo de las inundaciones directas, está construida con la misma roca porosa y arcillosa que todos sus vecinos en el Valle de los Reyes. Si las tumbas adyacentes se inundan, el vapor podría filtrarse a través de las paredes y "destruir absolutamente" las paredes enlucidas de la tumba y sus pinturas, dice Lori Wong, conservadora principal de las pinturas de Getty en el proyecto Tut.

El turismo sigue siendo la mayor amenaza inmediata para la tumba. A pesar de la existencia de una réplica ultra detallada de alta calidad a solo 1,6 kilómetros de distancia, no está claro si el gobierno egipcio finalmente restringirá la mayoría del acceso público a la tumba original (y por lo tanto reducirá una fuente de ingresos garantizada). Francia ha descubierto que eliminar a los visitantes de los sitios de arte rupestre prehistóricos originales en Lascaux y Chauvet, y redirigirlos a réplicas, no ha afectado el interés del público en los monumentos. Una réplica relativamente nueva en Lascaux atrajo a aproximadamente a 260.000 visitantes en 2017.

"Conocemos el impacto humano en nuestro patrimonio", dice Pascal Terrasse, presidente del Gran Proyecto Pont d'Arc, una réplica de la cueva de Chauvet que atrae a más de 2.000 visitantes al día. “Cuando las nuevas tecnologías están disponibles para la protección del patrimonio, los gerentes de obras históricas deben confiar en esta oportunidad. Nos dimos cuenta de la cueva falsa más grande del mundo gracias a las técnicas digitales, que nos permitieron hacer un trabajo muy realista".

Por lo menos, Agnew dice que espera que la suma del reciente trabajo de conservación en la tumba de Tutankamón resulte en una mayor conciencia de su importancia para cualquiera que la visite en el futuro.

"Se debe recordar que una visita a una tumba debe ser de humildad e interés", concluye Agnew. “[No es] un espectáculo raro; [es] una tumba de un rey, y necesitamos acercarnos a ellos con reverencia. Eso es algo difícil de alcanzar en esta era del turismo masivo".

Seguir leyendo