Fotografía

Descubre imágenes únicas de maravillas naturales de Sudamérica

Mira cómo este fotógrafo capturó lugares únicos de Chile, Argentina y Bolivia. Jueves, 17 Mayo

Por Sarah Polger
Fotografías de Guillaume Flandre

Paisajes cambiantes, topografía de otro planeta y un clima en constante movimiento fue lo que atrajo a Guillaume Flandre -fotógrafo y participante del concurso para Fotógrafo de Viajes del Año 2018 (2018 Travel Photographer of the Year contest)-, de Sudamérica y lo llevó a explorar la Patagonia, el Desierto de Atacama y otras maravillas a lo largo de Chile, Argentina y Bolivia.

Las nubes omnipresentes que desalientan a algunos viajeros potenciaron el deseo de Flandre de capturar imágenes impactantes de su experiencia. Finalmente, Fuego y Hielo fue el nombre que eligió para la serie de fotografías que sacó. "Comenzó a surgir la temática de a poco... el contraste del desierto rojo y caliente, de los glaciares celestes y fríos, y de la verde y húmeda Patagonia hicieron lo suyo. El viaje fue un sinfín de colores y paisajes que no había visto antes, ni siquiera había imaginado que existían", comenta el fotógrafo.

Paisajes a pura emoción

Para poder capturar la carga emocional de este clima impredecible y los contrastes de luz que se ven en la tierra, Flandre subexpuso las imágenes para aumentar el ya temperamental clima. "Naturalmente, el clima en estas regiones es cambiante, lo que crea un gran contraste entre las nubes oscuras y las partes de la tierra que son más brillantes. Una cosa es escuchar sobre el poder de la naturaleza, sobre las condiciones extremas, y otra cosa muy distinta es experimentarlas directamente", menciona. Él recorrió varios kilómetros bajo vientos fuertes y helados, y lluvias torrenciales para acampar mientras reflejaba cómo la región lo cobijaba.  "Fue una de las noches más frías y largas de mi vida, pero realmente valió la pena", recuerda.

¿Qué lentes llevar?

Flandre tenía como objetivo viajar sin mucho equipaje así que, para su aventura, empacó su cámara y unos lentes de focal fija. "Soy un gran fanático de las lentes de focal fija. Logran imágenes geniales, pero no son una opción muy elegida a la hora de viajar; y es por una buena razón: cambiar la lente, mantenerla limpia y no dañar el sensor no es tarea fácil". Él sugiere apuntar siempre el sensor de cámara al suelo al cambiar las lentes y refugiarse, incluso si es solo bajo ramas de árboles.

¿Y si comienza a llover de improvisto mientras exploras? "Pon la cámara en una bolsa de plástico; una solución rápida que puede ahorrarte un gran dolor de cabeza", comenta el fotógrafo.

Ir más allá

Flander ha sido fotógrafo profesional por cuatro años, enfocándose en fotografía urbana y de alimentos comerciales. Y para seguir creciendo, se desafía fotográficamente en sus viajes. "Aliento a las personas a que salgan de su zona de confort y se atrevan a ir a lugares remotos. ¡Siempre vale la pena! Cada vez que fotografío mis viajes, encuentro una perspectiva diferente", reconoce.

Seguir leyendo