El pico de las Perseidas y otros eventos astronómicos de agosto

Múltiples lluvias de meteoros y desfiles de planetas esperan que los aficionados del cielo los observen.viernes, 2 de agosto de 2019

Los gigantes gaseosos, Júpiter y Saturno, dominarán las noches de agosto, y Marte y Venus se perderán en el resplandor del Sol. Los ojos expertos también podrán perseguir a Mercurio, el planeta más interno del sistema solar, cuando haga su mejor aparición matutina del año. Y, a pesar de la interferencia de la Luna, deberán mantenerse alertas en busca de los destellantes bólidos de Perséidas.

Así que, marca tu calendario de agosto y contempla el cielo la próxima noche despejada.

Del 1 al 7 de agosto: nubes noctilucentes

En el hemisferio norte, la primera semana de agosto se presentará como la última oportunidad del año para disfrutar de algunas llamativas exhibiciones de nubes noctilucentes.

Estas escasas nubes “que brillan en la oscuridad” aparecen al borde del espacio, a medida que los cristales de hielo se forman alrededor de las partículas de polvo que caen en la atmósfera de la Tierra. Dada su altitud extrema, las nubes permanecen iluminadas incluso después de que el Sol se haya puesto en el horizonte, lo que crea serpentinas brillantes en lo alto del cielo del crepúsculo. Pero, a medida que los días se acortan por la llegada del otoño, las nubes noctilucentes desaparecerán de nuestra vista.

2 de agosto: lluvia de meteoros Alpha-Capricornids

Agosto es famoso por traer a las Perseidas, una de las lluvias de meteoros anuales más abundantes. Pero, este año, con ese espectáculo de gran repercusión haciéndole frente al resplandor de la Luna, tu mejor apuesta para ver la lluvia será buscar una más pequeña como la de Alpha-Capricornids.

Su pico será a primeras horas de la mañana cerca de la constelación Capricornio en el cielo del sudoeste. Desde algún punto oscuro en las latitudes centro-norte, se podrá ver alrededor de media docena de estrellas fugaces por hora. No obstante, este ritmo puede aumentar para los observadores del hemisferio sur quienes podrán ver hasta doce meteoros por hora. Y las personas de todo el mundo deberán estar alertas para encontrar meteoros un poco más grandes y brillosos conocidos como bólidos. 

9 de agosto: Mercurio por la mañana

Mediados de agosto será el mejor momento en todo el año para observar al pequeño Mercurio; el más escurridizo de todos los planetas podrá verse a simple vista. Mercurio es el planeta más cercano al Sol y, desde la perspectiva de la Tierra, suele mantenerse bajo en el horizonte, por lo que puede ser opacado por el resplandor del Sol naciente o poniente.

El 9 de agosto, busca al planeta en el este, 30 minutos antes de que salga el Sol, recorre el área con tus binoculares primero para localizar exactamente a Mercurio. El tenue planeta estará a 10 grados por encima del horizonte, la altura de tu puño con tu brazo extendido, y se verá como un objeto celestial inconfundible con la estrella Procyon abajo a su derecha, y las estrellas gemelas Castor y Pollux arriba a su derecha.

9 de agosto: Júpiter se encuentra con la Luna

El 9 de agosto, busca a la Luna en cuarto creciente para formar una llamativa conjunción junto al brillante Júpiter. El dúo cósmico dominará las horas nocturnas a medida que se deslice por el cielo del sur. Mira detenidamente abajo a la derecha, y podrás visualizar a la gran estrella naranja Antares, que forma parte de la constelación Escorpio.

11 de agosto: Saturno se encuentra con la Luna

A medida que cae la noche del 11 de agosto, la casi Luna llena se posicionará cerca del objeto dorado parecido a una estrella, es decir, Saturno, el planeta de los anillos. Ambos cuerpos conformarán un par sorprendente ubicado dentro de la constelación Sagitario. Ponte como desafío ver si puedes detectar a la distintiva estrella azul llamada Nunki suspendida debajo de la Luna. Saturno, la Luna y la estrella formarán un prolijo triángulo, y el contraste de colores entre Saturno y la estrella a 228 años luz será especialmente notable.

13 de agosto: pico de la lluvia de meteoros de las Perseidas

Conocida por producir hasta 60 meteoros en una hora, esta adorada lluvia celestial anual estará en su mejor momento el 13. Pero, dado que la luna llena estará a solo unos días de distancia de su pico, las vistas de las perséidas de este año se verán eclipsadas por el resplandor lunar. Se espera que el espectáculo sea bastante tenue, con solo doce meteoros por hora visibles en el cielo nocturno.

No obstante, las estrellas fugaces serán dignas de ser observadas, dado que las perseidas también son conocidas por generar bólidos especialmente brillantes. Los mejores momentos para salir serán en las últimas horas antes del amanecer, cuando la lluvia llegue a su actividad pico. Los meteoros parecerán irradiar desde la constelación que da nombre a la lluvia, Perseus.

14 de agosto: Venus en auge

Este día, visto desde la Tierra, Venus estará directamente detrás del Sol, poniéndose en lo que los astrónomos denominan conjunción superior. Desde este momento, el planeta parecerá alejarse del disco solar, y, poco a poco, irá subiendo en el cielo y saldrá del resplandor del Sol. Y es así como, para finales de septiembre, Venus se volverá visible como la “estrella vespertina”.

17 de agosto: pico de la lluvia de meteoros Kappa Cygnid

Intenta descubrir esta pequeña lluvia de meteoros irradiando desde la constelación Cygnus cuando llegue a su pico el 17. Aunque solo puedas ver menos de media docena de estrellas fugaces por hora, el punto resplandeciente estará en lo más alto del cielo para la mayoría de los observadores del hemisferio norte, por lo que será fácil de observar desde casi cualquier lugar.

28 de agosto: la Luna pasa zumbando cerca del pesebre
 

Si quieres un gran desafío de observación, intenta encontrar a la delgadísima Luna creciente mientras se encuentra con el cúmulo de estrellas del pesebre, un grupo de estrellas a, aproximadamente, 610 años luz. Ambos objetos serán visibles con binoculares muy abajo en el horizonte del este, a alrededor de entre una hora y 30 minutos previo al amanecer.

Seguir leyendo