Espacio

Primer "martemoto" detectado por la NASA

Es el primer temblor jamás registrado en el planeta rojo y seguramente no sea el último. Jueves, 25 Abril

Por Maya Wei-Haas, Michael Greshko

El módulo de aterrizaje INSIGHT Mars de la NASA ha registrado su primer "Martemoto" (terremoto en Marte), generando ondas captadas por los sismólogos terrestres a decenas de millones de kilómetros de distancia y dando inicio a una nueva era en nuestro estudio del planeta rojo.

La leve señal, que se produjo el 6 de abril, es el primer temblor que los científicos creen que proviene del interior de Marte y no de las fuerzas de la superficie, como el viento. Pero los investigadores aún están estudiando los datos para precisar la fuente precisa del terremoto.

Las ondas detectadas son bastante pequeñas y parecen corresponder a un terremoto de magnitud 2 o 2,5, que apenas sería perceptible en la superficie de la Tierra. Pero este pequeño temblor marca un momento trascendental para los científicos de InSight, que han estado esperado este día desde la instalación del sismómetro en diciembre del 2018 y el inicio oficial de su fase de monitoreo hace varias semanas. 

"Durante el primer mes, fue como: 'Esto está bien, está bien, no hay problema'", dice Bruce Banerdt, investigador principal de la misión InSight de la NASA. "Y luego, al llegar al segundo mes, vamos, "Eh, en cualquier momento, adelante, Marte, haz tus cosas".

"Estaba revisando compulsivamente mi correo electrónico a toda hora del día y de la noche", agrega Renee Weber, una científica planetaria del Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA y una co-investigadora de InSight. "Antes de levantarme de la cama todas las mañanas, miraba mi teléfono y decía: '¡Tal vez hoy sea el día en que tendremos el primer terremoto!'".

Finalmente, 128 días marcianos después de que aterrizara InSight, llegaron los débiles ecos del terremoto. El equipo se apresuró a revisar la señal, y determinó que era probablemente un terremoto en Marte. "Un suspiro de alivio salió del equipo", recuerda Banerdt.

"He estado persiguiendo este terremoto durante unos 30 años", dice. “Esto es casi la culminación de una especie de misión de carrera para mí... Finalmente estoy en el camino de obtener los datos con los que soñaba comenzar en la década de 1980".

¿Qué es un "Martemoto"?

Los temblores en la Tierra son causados principalmente por la marcha constante de nuestras placas tectónicas que se encuentran en constante cambio. Mientras intentan posicionarse, las tensiones se acumulan hasta que ya no pueden hacerlo, lo que desencadena un punto de ruptura que sentimos como un terremoto.

A diferencia de la Tierra, sin embargo, Marte no parece tener placas tectónicas. En cambio,se cree que sus temblores provienen del lento enfriamiento del planeta a lo largo del tiempo, lo que hace que el orbe se contraiga y desarrolle fracturas en su superficie. Estos terremotos también pueden provenir del impacto de los meteoros y, posiblemente, del movimiento del magma a gran profundidad.

Los investigadores esperan usar las sacudidas y los temblores de Marte para estudiar las entrañas del planeta. El proceso es un poco como usar un ultrasonido para mirar adentro de un cuerpo: al observar cómo las ondas sísmicas rebotan dentro del planeta, los investigadores pueden inferir sus estructuras internas.

¿Qué podemos decir de este evento?

El último terremoto y otros tres terremotos en Marte, que aún no han sido confirmados, son demasiado pequeños para darle a los científicos detalles sobre lo que está ocurriendo debajo de la superficie roja oxidada de Marte. Pero eso no significa que la señal sea inútil.

"Empieza a decirnos qué tan activo es Marte", dice Banerdt.

En la Tierra, existe una relación conocida como la ley de Gutenberg-Richter, que establece que para cada unidad la disminución en la magnitud, o aproximadamente una disminución de 32 veces en la energía liberada, la frecuencia del terremoto aumenta aproximadamente 10 veces. La misma aproximación también vale para la luna, señala Banerdt. Entonces, al monitorear la frecuencia de estos pequeños terremotos, los científicos podrían tener una idea de la frecuencia con la que esperan ver uno más grande.

La longitud curiosamente larga del temblor, que duró unos 10 minutos, también puede contener pistas sobre la superficie de Marte. Weber agrega que los terremotos en Marte se parecen más a la actividad sísmica registrada en la luna por las misiones Apolo que a los estruendos de la Tierra.

La diferencia puede ser debido a cómo varían los suelos de los mundos, explica Weber. La superficie de la luna está cubierta de regolito, un material irregular de grano muy fino formado a partir de eones de impactos de meteoritos y otros desgastes. Sin embargo, en la Tierra, nuestra geología activa hace frente constantemente a los pequeños granos de arena, lo que altera la forma en que nuestros suelos se unen. Como resultado, las ondas sísmicas se filtran a través de las capas superiores de los dos mundos de manera diferente. Las señales que aparecerían en la Tierra a medida que las explosiones cortas e intensas corrieran en la luna.

Weber advierte que los prolongados retumbos de Marte no necesariamente significan que se deben a las propiedades de su suelo. El equipo de InSight está trabajando activamente para concretar los detalles.

"Teníamos esta biblioteca de herramientas ya reunida para analizar la sismicidad a medida que entraba... y resultó un poco frustrante que las primeras señales que vimos no fueran realmente apropiadas para ser ingeridas en esas herramientas de espera", dice Weber. "Pero eso significa más diversión y más entusiasmo para nosotros, porque vamos a tener que reunir nuevas herramientas".

¿Hay esperanza de que se produzcan más?

Cuanto más tiempo funcione InSight, más eventos verá. Si estas primeras señales realmente son terremotos, más datos lo confirmarán. Y Weber señala que es casi seguro que InSight sentirá la sacudida del impacto de un meteorito en algún momento durante su misión, basándose en las tasas de impacto inferidas de las observaciones satelitales.

"Es sól una cuestión de tiempo que veamos algo más", dice ella.

Independientemente de lo que encuentre InSight, cada golpe y zumbido que se sienta aumentará nuestro conocimiento del planeta rojo, dice Tanya Harrison, científica de Marte en la Universidad Estatal de Arizona. "Está ayudando a pintar la imagen de que Marte sigue siendo un lugar activo y creo que es una visión muy diferente a la que teníamos incluso en los días de viking", dice, refiriéndose a las misiones de los años 70 que aterrizaron en la superficie de Marte. "Acabamos de ampliar esta historia".

Cada nuevo experimento parece sugerir que el orbe rojo es más complejo de lo que pensábamos, señala: cráteres de impacto, deslizamientos de tierra, desplazamientos de cascos polares y ahora incluso posibles indicios de actividad dentro del planeta.

Mientras los científicos están entusiasmados con el evento, están aún más entusiasmados con lo que está por venir.

Como dice Banerdt, "Mantenete al tanto, estoy seguro de que habrá más ahora".