Espacio

La Vía Láctea devoró una galaxia enana hace unos 10.000 millones de años

Los astrónomos revelaron que sus restos han sido vistos recientemente entre las masas brillantes que pululan en nuestra galaxia, la que además ya tendría a sus próximas víctimas a la vista.lunes, 5 de noviembre de 2018

Por Nadia Drake
La poderosa radiación de las estrellas recién nacidas hace estallar una cavidad en una región de formación de estrellas dentro de la Pequeña Nube de Magallanes en esta imagen del Telescopio Espacial Hubble.

Hace diez mil millones de añosnuestra galaxia local se estrelló contra un grupo más pequeño de estrellas, una galaxia enana cuyos restos han sido vistos recientemente entre las masas brillantes que pululan en la Vía Láctea. Con un buen telescopio, las extrañas estrellas de la galaxia enana aún son visibles en nuestro cielo nocturno. Se han establecido en el vecindario solar y en el halo envolviendo los brazos espirales de la Vía Láctea.

El movimiento peculiar de esas estrellas indicó a los investigadores la antigua colisión que las consumió en primer lugar.

 "Las estrellas se mueven en [dirección] opuesta a la mayoría de las de la Vía Láctea", dice la astrónoma Amina Helmi, de la Universidad de Groningen en los Países Bajos, quien  reporta las observaciones actuales en la revista Nature.

Que las galaxias colisionen no es sorprendente. Con los telescopios espaciales, podemos ver grandes conglomerados estelares en el acto de fusión. Las rupturas parecen violentas desde aquí en la Tierra, pero el espacio es vasto y las estrellas están muy separadas, por lo que los cuerpos celestes individuales rara vez se obliteran entre sí. En cambio, las galaxias masivas se acumulan y atraen galaxias más pequeñas.

A medida que los científicos analizan estos eventos, persisten dos preguntas principales: Una es, ¿con qué frecuencia ocurren estas colisiones? Y la otra es, ¿las galaxias existentes se construyen a partir de unas pocas colisiones grandes o a partir de una serie de otras más pequeñas?

"Nos gustaría reconstruir la historia, como el árbol genealógico, de la Vía Láctea", dice Helmi, cuyo trabajo reside en un campo conocido como arqueología galáctica.

Estrellas extrañas

Los astrónomos saben que la Vía Láctea ya ha devorado a varias galaxias. Alrededor de dos docenas de franjas de estrellas que fluyen alrededor del disco de la galaxia y traicionan a su apetito depredador, al igual que otras estrellas de extraño comportamiento y de composición extraña. Como prueba adicional, se cree que un enigmático grupo de estrellas llamado Omega Centauri, que ahora brilla en la constelación del sur de Centaurus, es el núcleo de una galaxia en gran parte digerida.

Pero recientemente, la Agencia Espacial Europea de la Nave espacial Gaia, que está tomando una mirada exquisitamente detallada de las posiciones y del movimiento de más de mil millones de estrellas cercanas, obtuvo una nueva pista del cielo. Cuando Helmi y su equipo observaron el catálogo más reciente de Gaia, publicado a principios de este año, notaron que una población de estrellas retrocedía en relación con casi todo lo demás que caminaba alrededor del núcleo de la Vía Láctea. Si esas estrellas hubieran nacido en esta galaxia, estarían marchando alrededor del núcleo en la misma dirección que el resto de nosotros.

Entonces, Helmi y sus colegas notaron algo más.

"Cuando observamos su composición química, vimos que las estrellas definían una secuencia separada en el espacio químico", dice Helmi. "Dicha secuencia sólo se puede encontrar si las estrellas se formaron en otro lugar en una galaxia más pequeña".

Esas estrellas químicamente distintas se distribuyen principalmente en el halo de la Vía Láctea, o en la región que rodea el grueso disco estelar que se entreteje a través de un cielo oscuro.

La Vía Láctea (blanca) engulle a la galaxia enana Gaia-Enceladus (roja) en escenas de una simulación por computadora del antiguo evento.

Las observaciones del equipo combinaron simulaciones de una colisión con una galaxia más pequeña y basándose en las edades de esas estrellas extrañamente formadas que viajan en la dirección equivocada, el equipo calculó que la ruptura se habría producido hace unos 10 mil millones de años y que la galaxia enana habría sido comparable en tamaño a la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite actual.

Helmi y sus colegas llamaron a la galaxia enana Gaia-Enceladus, después de Gaia, la madre griega de toda la vida y Enceladus, el hijo que tuvo con Urano, el dios del cielo.

Un creciente apetito galáctico

"Este informe sugiere que el halo estelar está dominado por la canibalización de al menos una galaxia enana bastante grande", dice la astrofísica Gurtina Besla de la Universidad de Arizona. "Así que parece que el ensamblaje del halo estelar está controlado por unos pocos eventos de destrucción de gran tamaño".

Dichos eventos no son tan inconcebiblemente prehistóricos como pueden parecer. Nuestro cielo nocturno todavía se está formando por colisiones galácticas y seguirá siendo un lienzo cambiante durante miles de millones de años. Tomemos, por ejemplo, a las Grandes y Pequeñas Nubes de Magallanes, dos galaxias enanas que ahora son satélites de la Vía Láctea. Colgando discretamente en el cielo del sur, estas pequeñas galaxias recientemente chocaron entre sí, un golpe directo traicionado por un pequeño río de estrellas moviéndose  hacia la Gran Nube de Magallanes, Besla señala.

Las simulaciones sugieren que en otros dos mil millones de años, la Vía Láctea se tragará a la Gran Nube de Magallanes, borrándola para siempre del cielo del sur. Su compañero sufrirá el mismo destino.

"La estructura del disco de la Vía Láctea y el halo estelar va a cambiar nuevamente", dice Besla.

Si eso suena extremo, no olvide que en aproximadamente cinco mil millones de años, la Vía Láctea chocará con nuestra vecina más cercana, la galaxia gigante de Andrómeda. Estas galaxias, que se lanzan unas a otras a 250.000 millas por hora, se fusionarán y cambiarán nuestro cielo nocturno para siempre, es decir, si hay algunos seres sensibles que se aferren a esta roca que llamamos hogar.

Seguir leyendo