Espacio

Dos galaxias espirales colisionaron y la NASA capturó el resultado

Este impresionante círculo plagado de agujeros negros ofrece una mejor comprensión de lo que sucede cuando las galaxias como la nuestra tienen accidentes.Wednesday, September 12, 2018

Por Nick Lunn
Una imagen compuesta desde los telescopios espaciales Hubble y Chandra muestra una galaxia anillo conocida como AM 0644-741, o el Anillo de Lindsay-Shapley.

Cerca de 300 millones de años luz desde la Tierra, en lo profundo de la constelación Volans, dos galaxias espirales giraron hasta chocar entre sí, dejando un brillante anillo de agujeros negros y estrellas de neutrones a su paso.

La colisión cósmica dio como resultado lo que se conoce como una galaxia anular, denominada AM 0644-741, que fue registrada en un par de fotografías y aparece ahora en un estudio recientemente publicado en la revista Astrophysical Journal.

Cuando dos galaxias colisionan, en realidad no se produce casi ninguna colisión. Las estrellas y otros objetos grandes están tan distanciados que rara vez chocan entre ellos durante una fusión de ese tipo. Sin embargo, los efectos gravitacionales pueden sacudir y reordenar galaxias de maneras muy notables.

“No bien observé las imágenes ópticas de las galaxias anulares, quedé embelesada. Son tan espectaculares que realmente hacen que te preguntes cómo es posible que la naturaleza produzca formas tan increíbles”, escribió en un correo electrónico la coautora del estudio, Antonella Fruscione, astrofísica del Chandra X-ray Center.

En este caso, una galaxia más pequeña, posiblemente la que aparece en la esquina inferior izquierda de la imagen, pasó por completo a través de la AM 0644-741, lo que creó una perturbación gravitacional en la forma de una onda de densidad que giró desde el centro de la galaxia, tal como las ondas que se generan cuando se arroja una piedra en una laguna.

“Estas ondas mueven algunas de las órbitas de las estrellas hacia las regiones más externas y, principalmente, comprimen el gas de la galaxia objetivo y de los alrededores. El gas más denso resultante llega al punto en que crea estrellas nuevas”, explica en un correo electrónico la coautora del estudio, Anna Wolter, astrónoma del INAF – Osservatorio Astronomico di Brera de Italia.

Las estrellas existentes que se movieron, así como sus hermanas recién nacidas, se esparcieron para crear la estructura circular de la nueva galaxia anular que se formó, también llamada anillo de Lindsay-Shapley por Eric Lindsay y Harlow Shapley, los dos astrónomos que lo descubrieron en 1960.

La animación anterior muestra el anillo como se lo ve en los rayos X del Chandra X-ray Observatory y en la luz óptica del telescopio espacial Hubble. Las manchas de color violeta intenso que rodean la galaxia son fuentes ultraluminosas de rayos X, sistemas binarios que, según los astrónomos, son muy probablemente impulsados por agujeros negros de masa intermedia o las estrellas de neutrones. Imágenes como estas pueden ayudar a resolver ese misterio y ofrecer información potencialmente útil para cuando la Vía Láctea colisione con nuestro gran vecino espiral Andrómeda en alrededor de cuatro mil millones de años.

“La recopilación de una gran cantidad de estas fuentes nos ayudará a encontrar las respuestas a estas preguntas, y a cómo nacen, viven y mueren las estrellas”, comenta Wolter.

Más allá de la ciencia, las imágenes generan una sensación de asombro, aun en aquellos que las estudian como profesión: “Este tipo de imágenes son las que me condujeron a ser astrónoma cuando era joven”, expresa Fruscione, “y siguen siendo el motivo por el que me emociona mi trabajo”.