Lanzó el cohete Falcon Heavy

El vehículo de lanzamiento de SpaceX acaba de convertirse en el cohete más potente desde Saturno V, que llevó al hombre a la Luna.

Published 7 de febrero de 2018 15:59 GMT-2, Updated 5 de noviembre de 2020 04:28 GMT-2

 

CENTRO ESPACIAL KENNEDY - FLORIDA - ESTADOS UNIDOS. Un extraordinario ballet se danzó en el cielo, sobre el centro de Florida, el martes 6 de febrero de 2018, cuando el cohete Falcon Heavy de SpaceX pasó su primer lanzamiento de prueba con éxito.

Con este primer vuelo, el Falcon Heavy es ahora el cohete operacional más poderoso del mundo en un factor de dos, capaz de levantar más de 63,5 toneladas de carga en una órbita terrestre baja. Solo el cohete Saturno V, que envió al ser humano a la Luna, se ha elevado tanto, hasta ahora.

"Todavía estoy tratando de absorber todo lo que sucedió. Me pareció surrealista", aseguró este amrtes el CEO de SpaceX, Elon Musk, en una conferencia de prensa posterior al lanzamiento. "Tenía esta imagen de una explosión en la plataforma, una rueda rebotando por la carretera y el logotipo de [SpaceX] aterrizando en algún lugar, pero, afortunadamente, eso no sucedió".

En la mañana del vuelo, la emoción en el Centro Espacial Kennedy de la NASA era palpable. Cinco horas antes del lanzamiento, más de un kilómetros y medio de tráfico serpenteó fuera de la entrada del complejo de visitantes.

A las 3:45 p.m. ET (hora este de los Estados Unidos), los 27 cohetes Merlin del Falcon Heavy cobraban vida con un rugido triunfante que se podía escuchar a kilómetros de distancia. El cohete despegó de la plataforma de lanzamiento de la NASA 39A -el punto de partida para las misiones lunares Apollo y la flota de transbordadores espaciales- y comenzó su ascenso, llevando consigo un automóvil modificado Tesla Roadster, con el tema "Space Oddity" de David Bowie a todo volumen.

En ocho cortos minutos, los propulsores laterales de Falcon Heavy se separaron de la pila principal, hicieron una pirueta en el aire y volvieron a aterrizar, como si el lanzamiento estuviera siendo rebobinado.

La sección central continuó hacia arriba hasta que se desprendió del escenario superior del cohete, y luego dio la vuelta para aterrizar en el barco teledirigido SpaceX "Of Course I Still Love You", que se balanceaba en el Océano Atlántico. En el período inmediatamente posterior al lanzamiento, no estaba claro si el núcleo central se había estancado.

Minutos después de que The Verge dio la noticia, Musk confirmó que el núcleo central del Falcon Heavy perdió su nave de drones objetivo, como muchos temían. Musk lo atribuyó a los bajos niveles de trietilborano, un propulsor de combustión en caliente que esencialmente actúa como fluido de arranque de los motores de cohetes, en el refuerzo del centro. No todos los motores de ese acelerador se reactivaron durante su descenso, por lo que bajó mucho más rápido de lo esperado.

"Aparentemente, golpeó el agua a 300 millas por hora (unos 482 kilómetros por hora)", dijo Musk, quien agregó que la colisión sacó dos de los motores del barco teledirigido.

El aterrizaje fallido, sin embargo, no interrumpió un lanzamiento. El escenario superior del Falcon Heavy se separó limpiamente del refuerzo del centro, llevando al Roadster y su pasajero/astronauta ficticio en el aire. El vehículo pasó unas previsibles cinco horas en el cinturón de Van Allen, una franja de partículas solares de alta energía atrapadas por el campo magnético de la Tierra.

La radiación punitiva no parece haber dañado la etapa superior. A las 10:46 PM ET (hora este de Estados Unidos), Musk confirmó en un comunicado en Twitter que el motor de la etapa superior disparó con potencia suficiente para expulsar al Tesla más allá de los confines de la gravedad de la Tierra.

Fiel a Bowie, el automóvil ahora flora en la manera más particular: siguiendo una órbita elíptica alrededor del sol que lo llevará desde la órbita de la Tierra al cinturón de asteroides y viceversa.

SpaceX dice que el Roadster podría flotar establemente allí durante millones de años. Y durante un tiempo corto, las personas que habitan la Tierra podrán evidenciar su travesía, gracias a tres cámaras montadas en él. "Es un automóvil normal en el espacio; me gusta lo absurdo de eso", dijo Musk. 

A LO GRANDE

De alguna manera, sin embargo, el Falcon Heavy es un ajuste extraño para el mercado actual de cohetes. SpaceX ha reducido de manera efectiva el mercado de satélites para el Falcon Heavy mediante la actualización constante de su cohete actual, el Falcon 9, y exprimiendo un mayor rendimiento.

Además, es poco probable que Falcon Heavy permita a los humanos despegar de la Tierra; Musk dice que probablemente no pasará por el arduo proceso de certificación que los cohetes portadores de tripulación deben soportar. En cambio, SpaceX saltará directamente a su Big Falcon Rocket, o BFR, una enorme nave espacial y un acelerador de 31 motores que cumpliría la visión de Musk de los humanos interplanetarios.

Puede sonar ambicioso, pero Musk dice que el BFR puede estar a la vuelta de la esquina. Reconoció, en el informe posterior al lanzamiento de Falcon Heavy, que le gustaría ver a SpaceX comenzar a probar la nave espacial BFR en saltos verticales cortos el próximo año. Y agregó, que SpaceX tiene como objetivo aterrizar misiones de carga BFR en Marte para 2022. Sin embargo, él mismo admite que esta línea de tiempo híper-agresiva es "ambiciosa". 

Mientras tanto, es posible que el Falcon Heavy tenga un mayor papel en los lanzamientos científicos, enviando pequeños instrumentos a otras partes del Sistema Solar con una velocidad asombrosa. 

Pero el camino a seguir para Falcon Heavy no es fácil. Para aterrizar lanzamientos de alta prioridad, debe funcionar; cualquier cohete que valga la pena debe demostrarse como confiable. Un solo lanzamiento muestra que no hay defectos de diseño fatales, pero se necesitan más lanzamientos para probar la viabilidad a largo plazo del vehículo.

Además, SpaceX no está solo. Como lo notó Loren Grush de The Verge en mayo, SpaceX y sus competidores se lanzan hacia el desarrollo de cohetes cada vez más capaces, algunos de los cuales pueden superponerse con el megarocket Space Launch System en progreso de la NASA.

No importa qué cohete gane corazones y contratos, Musk y otros en la comunidad espacial siguen resueltos a que este tipo de avances en los vuelos espaciales representen grandes ideas que pueden cambiar fundamentalmente la experiencia humana.

"¿Por qué estamos haciendo esto? Es para hacer dos cosas: es para avanzar la presencia humana en cualquier forma más allá de la Tierra [y] poder enviar naves espaciales, telescopios, personas más allá de la órbita baja de la Tierra ", dice Casey Dreier, el director de política espacial de la Sociedad Planetaria.. "Estamos desarrollando la capacidad de desafiarnos a nosotros mismos para explorar y comprender el Cosmos, que en realidad es algo realmente hermoso que hacemos como especie".

 

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados