Las 7 historias más esperanzadoras sobre el cáncer de 2022

Desde avances que podrían acelerar las vacunas contra la enfermedad hasta la inmunoterapia que aseguró una década de remisión, estas son las novedades más intrigantes.

Por Amanda Heidt
Publicado 4 feb 2023, 09:00 GMT-3
C0389283-CAR_T-cell_immunotherapy_SEM

Micrografía electrónica de barrido (SEM) de color compuesto de células T (azul) y una célula de cáncer de linfoma (rosa). La terapia de células T con receptor de antígeno quimérico (CAR, por sus siglas en inglés) toma células T del torrente sanguíneo de un paciente y las reprograma para que reconozcan una proteína específica que se encuentra en las células de linfoma. Las células T se reintroducen en el sistema sanguíneo del paciente donde encuentran y atacan las células del linfoma.

Fotografía de Micrograph by STEVE GSCHMEISSNER, SCIENCE PHOTO LIBRARY

Cubriendo notas de ciencia médica y salud durante los últimos años, he visto avances importantes y alentadores contra el cáncer. En el 2022, algunas de mis notas favoritas describieron nuevas y emocionantes áreas de investigación, que van desde los roles que los hongos pueden desempeñar en la biología de los tumores hasta el floreciente campo del diagnóstico del cáncer para nuestras mascotas.

1.  Aplicación de la tecnología de la vacuna contra la COVID-19 al cáncer

Instituto Nacional del Cáncer

Si bien la mayoría de las vacunas tardan entre 10 y 15 años en desarrollarse, las vacunas contra el coronavirus más populares comenzaron a aparecer en todo el mundo en menos de un año, debido en parte a décadas de trabajo anterior de científicos que desarrollaron vacunas similares para tratar el cáncer. Muchas de estas inoculaciones se basan en hebras de ARN mensajero, o ARNm, que preparan a las células inmunitarias para que reconozcan y destruyan a los invasores, ya sean virus o células tumorales. Sin embargo, en los casos de cáncer, no todas las células se ven exactamente iguales y las vacunas contra el cáncer se usan como tratamiento en lugar de preventivo, lo que significa que dichas vacunas han enfrentado más obstáculos. Con los avances en la tecnología de ARNm y el conocimiento que surgieron de la investigación del coronavirus, los científicos esperan superar estos desafíos de vacunas contra el cáncer. “Desafortunadamente, se necesitó una pandemia para que hubiera una amplia aceptación de las vacunas de ARNm entre la comunidad científica”, señala la científica biomédica Karine Breckpot, que estudia vacunas de ARNm en la Vrije Universiteit Brussel en Bélgica. “Pero el uso global de las vacunas de ARNm de COVID-19 ha demostrado la seguridad de este enfoque y abrirá las puertas a las vacunas contra el cáncer”.

(Puede interesarte: ¿Existe la vacuna contra el cáncer?Los estudios indican que está cerca). 

2. La terapia de células T con CAR mantiene a las personas libres de cáncer durante una década

Noticias de ciencia

La primera inmunoterapia de células T con CAR solo fue aprobada por la FDA en 2017, pero desde ese entonces la tecnología se ha convertido en uno de los tratamientos más prometedores para una variedad de cánceres. Las terapias basadas en CAR implican eliminar las células inmunitarias de una persona y modificarlas genéticamente para que reconozcan y combatan mejor el cáncer antes de reinfundirlas en el cuerpo. En 2010, dos pacientes con cáncer de la sangre recibieron una forma de terapia de células T con CAR; ahora, una década después, esos pacientes todavía están en remisión. En una sesión informativa en febrero en la que se anunciaron los resultados, el oncólogo de la Universidad de Pensilvania, David Porter, dijo que la terapia había funcionado "más allá de nuestras expectativas más salvajes". Las terapias CAR no funcionan para todos, pero han demostrado ser altamente efectivas para ciertos tipos de cáncer y adaptables a otras condiciones. En septiembre, los investigadores informaron que cinco pacientes con la enfermedad autoinmune lupus recibieron tratamientos con células CAR T que parecían restablecer sus sistemas inmunológicos y desterrar sus síntomas. En Science News, el inmunólogo Linrong Lu del Instituto de Terapia Inmune de Shanghái calificó los resultados de "revolucionarios".

3. Los científicos están desentrañando cómo se mueven las células, informando las terapias contra el cáncer

Revista Quanta

Si pudieras visualizar los trillones de células que componen un cuerpo humano, cada persona aparecería cubierta por el equivalente celular de la estática de la televisión: un parpadeo en constante cambio de células que se mueven de un lado a otro. “Todos los días, miras tu cuerpo y no cambia mucho”, le dice a Quanta Peter Devreotes, biólogo celular de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. “Pero las células dentro de él están migrando constantemente”. Por lo general, los investigadores han pensado que las células se mueven a lo largo de gradientes simples de sustancias químicas o moléculas, de manera similar a seguir el aroma de las galletitas hasta una panadería. Pero los científicos identificaron recientemente "gradientes autogenerados" que las células pueden usar para guiarse, incluso a través de laberintos en miniatura diseñados para imitar el famoso laberinto de setos de Hampton Court en Inglaterra. Lo hacen metabolizando las sustancias químicas que los rodean para crear un nuevo gradiente o, en algunos casos, suavizando las células que los rodean, lo que da como resultado un gradiente de rigidez. Desde entonces, dicho movimiento ha estado implicado en todo, desde la progresión del cáncer hasta la migración de células inmunitarias y el desarrollo embrionario; puede tener implicaciones para las terapias diseñadas para atraer células cancerosas a áreas donde son más vulnerables. "Ahora se ve en todas partes, de repente", dice Jonna Alanko, postdoctoral en el Instituto de Ciencia y Tecnología de Austria. “Estoy bastante segura de que esto es solo la punta del iceberg”.

4. Diversificar el grupo de participantes de ensayos clínicos para abordar el cáncer de mama

Noticias STAT

Aproximadamente el 90 por ciento de las personas que participan en los ensayos clínicos son blancos y solo alrededor del 40 por ciento son mujeres. Pero cada vez más, los científicos se están dando cuenta de cómo factores como la raza, el origen étnico y el género influyen en el riesgo individual de una persona de desarrollar enfermedades y su respuesta al tratamiento. Laura Esserman, cirujana de cáncer de mama de la Universidad de California en San Francisco, lanzó un ensayo clínico llamado WISDOM para cuestionar la recomendación convencional de que las mujeres se realicen una mamografía anual, que, según ella, se basa en información desactualizada que puede dar lugar a pruebas médicas innecesarias. En su lugar, el ensayo calculará una "puntuación de riesgo" que incorpora la edad, el historial reproductivo, el historial familiar, la densidad mamaria y el panorama genético de una persona para determinar con qué frecuencia deben hacerse una mamografía. Al reclutar una cohorte diversa, Esserman tuvo que adoptar nuevas formas de pensar e interactuar con los pacientes, incluida la solicitud de aportes de mujeres negras para el diseño de su estudio. “La gran justificación del ensayo WISDOM es decir, ¿podemos pensar en algo más que nos indique el riesgo para usted como individuo”, le dice Esserman a STAT . “Ese es el avance, la nueva tecnología y, a menos que genere equidad en los ensayos, es posible que en realidad no ayude a las mujeres negras y, de hecho, empeore sus resultados”.

5. El cáncer está vinculado a las bacterias y hongos de nuestros microbiomas

New York Times

En el 2020, varios grupos de investigación notaron de forma independiente que los tumores, que durante mucho tiempo se pensó que eran estériles, en realidad están plagados de microbios. Al principio, gran parte del trabajo implicó observar el componente bacteriano de este microbioma tumoral, pero este año, los científicos también dirigieron su atención a la fracción fúngica, identificando hongos en tumores de 35 cánceres diferentes e identificando hongos asociados a tumores en siete partes diferentes del cuerpo, resultados que sorprendieron a algunos que trabajaban en el campo. Desde entonces, los investigadores han notado que el conjunto total que se encuentra en un tumor, que incluye virus, bacteriófagos y protozoos, así como bacterias y hongos, a menudo es exclusivo del tipo de cáncer. Entonces, los científicos ahora pueden usar el microbioma para detectar y monitorear el cáncer antes, para diagnosticar casos difíciles y desarrollar terapias que manipulen el microbioma para matar el cáncer por completo, o al menos hacerlo más susceptible a los tratamientos existentes.

6. Herramientas genómicas aplicadas a los cánceres caninos

The Scientist

Uno de cada cinco hogares estadounidenses adoptó una nueva mascota durante la pandemia de COVID-19, y las investigaciones han demostrado que las personas están cada vez más dispuestas a desembolsar más dinero para las necesidades médicas de sus mascotas. “Los dueños de mascotas están mucho más abiertos a la atención especializada y al diagnóstico avanzado”, dice a The Scientist la oncóloga veterinaria Andi Flory. “Y están tratando a sus mascotas como si fueran una familia y esperan el mismo nivel de atención médica para sus mascotas [que] ellos mismos”. Varias empresas han lanzado herramientas de diagnóstico que utilizan datos genómicos para detectar más de 40 tipos de cáncer canino y desarrollar tratamientos personalizados. Pero a diferencia de las pruebas desarrolladas para uso humano, las pruebas para animales no requieren aprobación regulatoria. Uno de cada cuatro perros será diagnosticado con cáncer en su vida; no todos son fatales en última instancia, pero el diagnóstico puede incitar a los propietarios a pagar grandes sumas, a menudo de su bolsillo, solo para descubrir que hay pocos tratamientos disponibles. Para desarrollar mejores herramientas y terapias, las empresas están creando bases de datos para caracterizar mejor la variación genética en las poblaciones de perros.

7. Un inmunólogo defendió las vacunas COVID-19 incluso después de que exacerbaron su cáncer

The Atlantic

Michael Goldman se arremangó para su refuerzo COVID-19 en septiembre de 2021, poco después de recibir un diagnóstico de linfoma. Como inmunólogo, Goldman sabía que la quimioterapia pronto lo dejaría inmunocomprometido y quería hacer todo lo posible para protegerse. Sin embargo, tres semanas más tarde, su cáncer se había extendido dramáticamente y tanto Goldman como su hermano, un especialista en medicina nuclear, sospecharon que el refuerzo había exacerbado la enfermedad. Mientras convalecía en su casa, Goldman estudió detenidamente la literatura científica y finalmente descifró lo que sospechaba que le había sucedido, hallazgos que publicó en un artículo a fines de 2021. El refuerzo parecía haber hecho lo que se suponía que debía hacer: sobrecargar las células T auxiliares para enfrentar el virus, pero en su caso, estas células se habían desbordado, lo que provocó que su cáncer se extendiera fuera de control. Goldman le dijo a The Atlantic que “se mantiene firme en que las vacunas de COVID-19 son necesarias y útiles para la gran mayoría de las personas”. Pero ahora aboga por que los científicos recopilen datos más rigurosos sobre los efectos secundarios, incluso aquellos, como en su caso, que son extremadamente raros.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados