¿Puede la COVID-19 afectar la personalidad de las personas?

El Alzheimer, el Parkinson y las lesiones cerebrales traumáticas pueden provocar cambios en el comportamiento al alterar la anatomía del cerebro. Ahora parece que el coronavirus también sería capaz de provocar estos cambios.

Por Sharon Guynup
Publicado 5 ene 2022 10:00 GMT-3, Actualizado 7 ene 2022 19:00 GMT-3
Covid-19 Alzheimer

El fotoperiodista Jalal Shamsazaran documentó la batalla de su padre contra la enfermedad de Alzheimer. En esta fotografía, la madre de Shamsazaran le recuerda que ésta es la casa que él construyó hace muchos años. Los neurocientíficos han observado que algunos de los largos síntomas de la COVID reflejan los de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Fotografía de Jalal Shamsazaran, NVP Images

En el punto álgido del tsunami de la COVID-19 que asoló la ciudad de Nueva York a principios de 2020, una médica de urgencias muy respetada, Lorna Breen, se suicidó. Había sido directora médica del New York Presbyterian Allen Hospital de Manhattan, y se la consideraba brillante, enérgica y organizada. No tenía antecedentes de enfermedad mental. Pero eso cambió después de que Breen contrajera el virus.

La doctora, de 49 años, presentó los primeros síntomas el 18 de marzo. Tras 10 días de enfermedad, volvió al trabajo. Su familia se alarmó: estaba confundida, indecisa, casi catatónica, agotada. Algo iba mal. La llevaron a casa, a Charlottesville (Virginia), 550 kilómetros al sur de Nueva York, y Breen ingresó en una sala de psiquiatría del Centro Médico de la Universidad de Virginia. Poco después de recibir el alta, el 26 de abril, se quitó la vida.

"Tenía COVID, y creo que eso alteró su cerebro", dijo su hermana Jennifer Feist en el programa Today de la NBC.

Por aquel entonces, los médicos apenas habían empezado a descubrir que este nuevo coronavirus no se dirige sólo a los pulmones y al corazón. También afecta a otros órganos, incluido el cerebro. "La gente llegaba al hospital con depresión severa, alucinaciones o paranoia, y entonces les diagnosticábamos COVID", dice Maura Boldrini, neurocientífica y psiquiatra del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, en Manhattan.

Ahora, casi dos años después de iniciada la pandemia, ha quedado claro que los problemas neurológicos derivados de la COVID-19 pueden persistir o intensificarse. Después de recuperarse del virus, un número alarmante de pacientes sigue envuelto en una niebla cerebral, sufriendo ansiedad o depresión, sin poder pensar con claridad o retener los recuerdos, y buscando a tientas las palabras. No todos habían sido hospitalizados; algunos sólo tenían infecciones leves.

Hoy en día, estos problemas neurológicos son un elemento establecido de un síndrome más amplio conocido como COVID de larga duración que incluye al menos 203 síntomas en 10 sistemas de órganos.

Boldrini señala que algunos de los síntomas de la COVID de larga duración son un reflejo de los causados por diversas afecciones crónicas que alteran el cerebro y la personalidad, como otras infecciones víricas, lesiones cerebrales traumáticas y enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, el Alzheimer y la enfermedad de Huntington. Estas enfermedades pueden cambiar radicalmente la forma en que las personas experimentan, interpretan y entienden el mundo; desestabilizan las emociones e influyen en la forma en que las personas piensan sobre sí mismas o interactúan con los demás.

Aunque se sabe poco sobre los mecanismos que subyacen a muchos de estos síntomas, los investigadores creen cada vez más que la inflamación puede desempeñar un papel clave. En el caso de la COVID-19, una tormenta de proteínas de citoquinas inflamatorias puede desencadenar una respuesta inmunitaria fuera de control que podría dañar o destruir permanentemente las células cerebrales.

Y con daños en el cerebro, dice Boldrini, "puede que ya no seamos la misma persona".

Personalidad, comportamiento y cerebro

La personalidad humana es el conjunto de características y hábitos profundamente arraigados que influyen en la forma de pensar, sentir y comportarse de las personas. Se crea mediante una compleja interacción de naturaleza y crianza: los rasgos heredados codificados en nuestro ADN se ven influidos por nuestro entorno social y modificados durante las primeras experiencias de desarrollo.

"El cerebro es obviamente muy importante para definir quiénes somos. Es nuestro ego; lo es todo en cuanto a nuestra identidad", dice Ann McKee, que estudia los traumatismos craneoencefálicos repetitivos como neuróloga, neuropatóloga y directora del Centro de Encefalopatía Traumática Crónica (CTE) de la Universidad de Boston (Estados Unidos). "Es un órgano altamente especializado, en el que cada parte hace cosas fantásticamente específicas".

Aunque la personalidad básica tiende a permanecer constante a lo largo de la vida adulta, las afecciones que alteran la función cerebral pueden inducir cambios extremos en la personalidad, y cada vez hay más pruebas de que esto ocurre en algunas personas que contraen COVID-19.

Algunos pacientes han desarrollado un comportamiento impulsivo o irracional, como Ivan Agerton. Este ex marie y fotógrafo documental de 50 años experimentó una psicosis a principios de 2021 tras recuperarse de una infección por COVID-19. Se volvió paranoico, aterrorizado de que la gente le siguiera y convencido de que un oficial del SWAT estaba acampado fuera de su casa de Seattle. Al final fue hospitalizado en un pabellón psiquiátrico, dos veces.

Para algunos pacientes, la llamada psicosis por COVID se resuelve con el tiempo. En junio, Agerton dijo que se había recuperado por completo. Pero nadie sabe cuánto tiempo pueden persistir estos síntomas inducidos por la COVID. Un estudio de 395 personas que fueron hospitalizadas con COVID-19 descubrió que el 91% tenía problemas cognitivos, fatiga, depresión, ansiedad, problemas de sueño o dificultades con las actividades rutinarias seis meses después de volver a casa.

El personal sanitario y los investigadores están buscando formas de tratar estos síntomas de larga duración, y esto pasa por averiguar primero por qué se han producido.

Reconocer los cambios en el cerebro

En 1906, el psiquiatra y neuroanatomista Alois Alzheimer detalló los resultados de una autopsia cerebral realizada a una mujer de 55 años llamada Auguste D. En los años anteriores a su muerte, había perdido progresivamente su conexión con la realidad, convirtiéndose en una insomne agresiva acosada por una paranoia creciente y sospechas sobre su familia. También había sufrido una profunda pérdida de memoria.

Al examinarla, Alzheimer observó que su cerebro se había reducido drásticamente. Estaba plagado de pegajosos cúmulos de placa, depósitos anormales que casi 80 años después se convertirían en el sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer. Estos amasijos de proteína beta-amiloide se habían acumulado entre las neuronas del cerebro. Ahora sabemos que impiden que las señales eléctricas lleguen a otras partes del cerebro, los músculos y los órganos. Alzheimer también encontró ovillos de otra proteína, la tau, que también interrumpía la comunicación entre las neuronas.

Cuando las neuronas dejan de funcionar y mueren, el cerebro se encoge y el comportamiento de la persona se vuelve más errático. Con menos neuronas en las regiones del cerebro dedicadas al aprendizaje y la memoria, estas funciones empiezan a resentirse, afirma Boldrini. Los enfermos de Alzheimer olvidan dónde ponen las cosas y se desorientan. Se alteran con facilidad, se confunden, se enfadan, se ponen beligerantes o arremeten contra sus seres queridos o sus cuidadores, a los que pueden no reconocer.

Los daños en la corteza cerebral afectan al lenguaje, el razonamiento y el comportamiento social, y acaban por extenderse y destruir gran parte del cerebro. La demencia se vuelve debilitante y la enfermedad acaba siendo mortal, afirma Antonio Terracciano, profesor del departamento de geriatría de la Universidad Estatal de Florida.

El descubrimiento de Alois Alzheimer supuso un hito en la investigación neurológica, al vincular los cambios de comportamiento con los cambios en el cerebro. Desde las observaciones seminales de Alzheimer, los investigadores han reconocido que muchas enfermedades pueden desencadenar cambios de personalidad o trastornos del estado de ánimo.

El Huntington, una enfermedad hereditaria que descompone las neuronas de una región del cerebro llamada ganglios basales, puede hacer que las personas pierdan sus inhibiciones o se vuelvan más impulsivas. Es parte de la razón por la que las tasas de suicidio entre las personas con Huntington son hasta 10 veces superiores a la media en Estados Unidos.

En la enfermedad de Parkinson, probablemente causada por una combinación de factores genéticos y ambientales, las neuronas que producen el neurotransmisor dopamina se rompen o mueren. Sin suficiente dopamina, aparecen los temblores característicos de la enfermedad y los movimientos se vuelven lentos.

El Parkinson también reduce los niveles de un neurotransmisor llamado serotonina, que regula el estado de ánimo, el apetito y el sueño. Estos cambios en la química del cerebro pueden causar síntomas neurológicos que frecuentemente se manifiestan años antes de que comiencen los temblores, dice Jeff Bronstein, quien dirige el Programa de Trastornos del Movimiento en la Escuela de Medicina David Geffen de la Universidad de California en Los Ángeles.

Los pacientes pueden volverse ansiosos, tener dificultades para concentrarse o cambiar de tarea. Alrededor de la mitad de los pacientes se deprimen, dice Bronstein. También ha visto a pacientes caer en la apatía, encerrándose en sí mismos. A medida que su habla se resiente o se vuelven olvidadizos, evitan las conversaciones con la familia y los amigos, y se vuelven más retraídos a medida que la depresión se profundiza.

La irritabilidad o los cambios de humor inusuales también pueden indicar la presencia de la enfermedad de Lyme. Esta infección bacteriana producida por la picadura de una garrapata provoca una inflamación que puede desencadenar una hinchazón del cerebro o de su revestimiento, lo que induce una pérdida de memoria a corto plazo, dificultades de concentración y síntomas como la ansiedad y la depresión.

Ya se sabe que muchos virus causan estragos en el cerebro. Boldrini relató lo que ocurría en los primeros tiempos de la epidemia de VIH, antes de que existieran medicamentos antivirales que bloqueaban la replicación del patógeno y reducían la carga viral.

"Solíamos ver a personas con VIH-SIDA con paranoia, alucinaciones, pero también con síntomas cognitivos, problemas de memoria, problemas de concentración", dice Boldrini. A medida que la infección viral se extendía por el cerebro, las membranas del cerebro y de la columna vertebral se hinchaban, y este complejo de demencia del SIDA empeoraba.

Muchos de los cambios de comportamiento observados en los pacientes con COVID de larga duración también reflejan los de las lesiones cerebrales traumáticas sufridas en un accidente de coche, una conmoción cerebral por un deporte de contacto como el fútbol americano o el rugby, o por el servicio militar en tiempos de guerra. Los daños en los lóbulos frontales, que se sitúan detrás de la frente, pueden afectar al funcionamiento ejecutivo: organización, planificación y multitarea. La memoria y la autoconciencia pueden fallar, y los pacientes pueden no ser conscientes de lo que han perdido.

Algunos supervivientes de traumatismos craneoencefálicos pierden el control emocional, dice McKee, de la Universidad de Boston, incluso en personas jóvenes que antes eran fáciles de llevar. Ha observado cambios cognitivos en atletas de hasta 17 años que practican deportes de contacto, y jugar al fútbol americano antes de los 12 años aumenta las probabilidades.

La conexión COVID

Un patrón común entre estas afecciones es que se produzca un proceso inflamatorio sostenido. Se han visto casos en los traumatismos craneoencefálicos y en enfermedades neurológicas como el Alzheimer, donde provoca una pérdida adicional de células cerebrales y exacerba la formación de placas.

Cuando el sistema inmunitario lanza un ataque contra un virus u otro invasor, oleadas de células inflamatorias circulan por el torrente sanguíneo como soldados de infantería. En el caso de la COVID-19 y otras afecciones, esas células inmunitarias pueden traspasar la barrera hematoencefálica, normalmente protectora. Si la inflamación se descontrola, el proceso puede matar a las neuronas, afirma Bronstein.

Kriegstein señala que "la mayoría de las manifestaciones neurológicas de la infección por SARS-CoV-2 parecen ser el resultado de efectos indirectos probablemente mediados por la inflamación o las respuestas inmunitarias".

La inflamación también parece interferir en el metabolismo cerebral. Los investigadores sospechan que el proceso interrumpe el flujo de serotonina e incita al organismo a producir en su lugar una cascada de sustancias tóxicas para las neuronas.

Boldrini fue uno de los primeros en examinar los cerebros de seres humanos y animales que habían muerto a causa de la COVID-19 para ver qué ocurría a nivel celular. Bajo el microscopio, Boldrini y su equipo examinaron muestras de cerebro teñidas con tintes de colores brillantes para caracterizar diferentes tipos de células. Observaron cambios en el hipocampo, una región del cerebro situada en lo más profundo del lóbulo temporal y que desempeña un papel importante en el aprendizaje y la memoria. Ella y su equipo contaron aproximadamente una décima parte de las nuevas neuronas que normalmente están presentes en el hipocampo.

"Le encontré mucho sentido a la niebla cerebral cuando vi que hay una pérdida de estas neuronas por COVID", dice Boldrini. El equipo también encontró daños en la médula, que controla la respiración y el movimiento. Boldrini señala que seguirán examinando otras regiones del cerebro en busca de posibles daños.

Otros investigadores que utilizaron datos de imágenes cerebrales del Reino Unido descubrieron recientemente indicios de daños en los tejidos, un córtex más delgado y la pérdida de materia gris en personas que habían dado positivo en la prueba del virus. Los autores señalaron que había un "deterioro cognitivo significativamente mayor" en los pacientes que habían sido hospitalizados.

Además de causar inflamación, el virus puede ser capaz de infectar directamente las células del cerebro. "Descubrimos pruebas de que ciertas células del cerebro son capaces de infectarse con el SARS-CoV-2, donde el virus puede replicarse e infectar otros tipos de células", afirma Joseph G. Gleeson, neurólogo de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos).

Otros investigadores han descubierto que las células de apoyo clave del cerebro, denominadas astrocitos, eran los principales tipos de células vulnerables a la infección, afirma Madeline Andrews, becaria postdoctoral de neurociencia de la Universidad de California en San Francisco. Estas células con forma de estrella, que abundan en el cerebro y la médula espinal, regulan la comunicación entre las neuronas, garantizan que la barrera entre el cerebro y el resto del cuerpo esté intacta, etc.

"Los astrocitos infectados pueden funcionar de forma diferente y podrían no ser capaces de mantener sus funciones típicas en la homeostasis cerebral saludable", dice Andrews.

El virus que causa la COVID-19 también puede reducir el flujo sanguíneo a las neuronas al constreñir los capilares -pequeños vasos sanguíneos- o al interferir en su función. Esto podría explicar por qué el virus provoca accidentes cerebrovasculares: privan al cerebro de oxígeno. "El cerebro es muy delicado, y las alteraciones del flujo sanguíneo o de la salud celular pueden provocar cambios permanentes en la función cerebral", afirma Gleeson.

Sin embargo, aún quedan muchos interrogantes, entre ellos cómo evitar que el virus cause daños cognitivos importantes. La clave, dice Boldrini, es no dejar que el sistema inmunitario luche demasiado tiempo o de forma demasiado agresiva.

Se están utilizando varios tratamientos para evitar que el sistema inmunitario reaccione de forma exagerada. Remdesivir, un tratamiento antiviral intravenoso, está aprobado para pacientes hospitalizados; dos nuevos antivirales orales, Molnupiravir de Merck y Paxlovid de Pfizer, han demostrado reducir las hospitalizaciones y la muerte en pacientes con riesgo de enfermedad grave. Estos fármacos impiden que el virus se reproduzca, lo que puede evitar una respuesta inmunitaria hiperactiva.

Hay otros fármacos que se utilizan específicamente para modular la respuesta: los corticosteroides, los inhibidores de la interleucina 6 y los inhibidores de la quinasa Janus.

Entender cómo afecta COVID-19 al cerebro puede tener implicaciones mucho más amplias. Boldrini ha conservado algunas docenas de cerebros de pacientes que murieron a causa del virus. Al comparar los tejidos de los pacientes que habían experimentado síntomas neurológicos con los que no, espera arrojar luz sobre el papel de la inflamación en una amplia gama de enfermedades neurodegenerativas.

"Por muy devastadora que sea esta enfermedad", dice, "quizá nos ayude a entender mejor cómo funciona el cerebro".

Seguir leyendo

Te podría interesar

Ciencia
Estudian similitudes entre los efectos cognitivos de la COVID-19 y el Alzheimer ¿Las infecciones virales pueden ser causa de demencia?
Ciencia
¿Estás posponiendo más tus obligaciones? Puede ser culpa de la pandemia
Ciencia
¿Por qué especialmente el 2020 se puede sentir como el peor año de todos?
Ciencia
El pánico se propaga igual que el coronavirus
Ciencia
¿Cómo recuperar el olfato después del COVID-19? Un entrenamiento te enseña a hacerlo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados