Aumenta la circulación de la variante Mu de la COVID-19 ¿Qué se sabe hasta ahora?

Los estudios de laboratorio sugieren que esta variante es más eficaz para evitar la respuesta inmune, pero va por detrás de la Delta cuando se trata de la transmisión e infección de células.

Publicado 10 de sep. de 2021 13:25 GMT-3
Mu Variant

Una mujer usa una máscara protectora de plástico mientras espera ser inoculada contra la COVID-19 en el centro de vacunación Bicentanerio el 8 de julio de 2021 en Quito, Ecuador.

Fotografía de Franklin Jacome, Agencia Press South via Getty

Una de las variantes más nuevas de la COVID-19, conocida como la variante Mu, se ha extendido a 42 países, pero los primeros estudios sugieren que se transmite con menos facilidad que la peligrosa variante Delta, que ha provocado un resurgimiento de la pandemia en los EE. UU. y en muchos otros países.

La variente Mu se convirtió rápidamente en la cepa dominante en Colombia, donde se detectó por primera vez en enero, pero en los EE. UU., donde la Delta es dominante, no se ha propagado de manera significativa. Después de alcanzar un pico a fines de junio, la prevalencia de la variante Mu en los EE. UU. ha disminuido constantemente.

Los científicos creen que la nueva variante no puede competir con la variante Delta, que es muy contagiosa. "Si podría haber aumentado más o no, si no hubiera Delta, es realmente difícil de estimar", señala Alex Bolze, genetista de la empresa de genómica Helix.

En Colombia, sin embargo, la variante Mu es responsable de más de un tercio de los casos de COVID-19. Ha habido 11 variantes notables hasta la fecha, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha nombrado por las letras del alfabeto griego. La variante más nueva, Mu, es la duodécima. La OMS ha etiquetado esta última versión de SARS-CoV-2 como una variante de interés, un paso por debajo de una variante de preocupación. 

La Delta y otras tres variantes han suscitado el mayor nivel de preocupación. Pero una variante de interés, como la Mu, todavía genera preocupaciones. La Mu tiene muchas mutaciones conocidas que pueden ayudar al virus a escapar de la inmunidad de las vacunas o de una infección previa.

Aún así, es que es poco probable que la Mu reemplace a la Delta en lugares donde ya es predominante, señala Tom Wenseleers, biólogo evolutivo y bioestadístico de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica, quien previamente estimó la transmisibilidad y el impacto de la variante Alfa en Inglaterra.

¿En qué se diferencia la variante Mu? 

La mayoría de las secuencias genéticas revelan que la Mu tiene ocho mutaciones en su proteína de pico, muchas de las cuales también están presentes en las variantes de interés: Alfa, Beta, Gamma y Delta.

Algunas de las mutaciones de la Mu, como la E484K y la N501Y, ayudan a otras variantes a evadir los anticuerpos de las vacunas de ARNm. En las variantes Beta y Gamma, la mutación E484K hizo que las variantes fueran más resistentes a una dosis única de vacunas de ARNm.

Un estudio, que aún no ha sido revisado por pares, ha demostrado que la mutación P681H ayuda a la transmisión de la variante Alfa y puede hacer lo mismo con la Mu. 

La Mu también alberga mutaciones novedosas que no se han visto en variantes antes, por lo que sus consecuencias no se comprenden completamente. La mutación en la posición 346 interrumpe la interacción de los anticuerpos con la proteína de pico, lo que, según los científicos, podría facilitar la salida del virus.

Un estudio que utiliza modelos epidemiológicos, aún no revisados por pares, estima que la Mu es hasta dos veces más transmisible que el SARS-CoV-2 original y que causó la ola de muertes por COVID-19 en Bogotá, Colombia, en mayo del 2021. Este estudio también sugiere que la inmunidad de una infección previa por el virus ancestral fue un 37 por ciento menos efectiva en la protección contra la Mu.

“En este momento, no tenemos [suficiente] evidencia disponible que pueda sugerir que efectivamente esta nueva variante Mu está asociada con un cambio significativo [..] en la COVID”, señala Alfonso Rodríguez-Morales, presidente de la Asociación Colombiana de Enfermedades Infecciosas.

Pero están surgiendo algunas pistas de que la Mu puede debilitar la protección de los anticuerpos generados por las vacunas existentes. Los virus fabricados en laboratorio que imitaban la variante Mu se vieron menos afectados por los anticuerpos de las personas que se habían recuperado de la COVID-19 o que fueron vacunadas con Pfizer. En este estudio, aún no revisado por pares, la Mu fue la más resistente a las vacunas de todas las variantes actualmente reconocidas.

En otro estudio de laboratorio, los anticuerpos de los pacientes inmunizados con la vacuna de Pfizer fueron menos efectivos para neutralizar la Mu en comparación con otras variantes. 

“La variante [Mu] tiene una constelación de mutaciones que sugiere que eludiría ciertos anticuerpos, no solo a los anticuerpos monoclonales, sino a las vacunas y a los anticuerpos inducidos por suero convaleciente, pero no hay muchos datos clínicos que sugieran eso. Son principalmente datos de laboratorio […]”, afirmó Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca el 2 de septiembre.

Las vacunas contra la COVID-19 (Pfizer, Astra Zeneca, Johnson & Johnson y Sinovac, todas disponibles en Colombia) todavía parecen ofrecer una buena protección contra la Mu, según Rodríguez-Morales.

¿Qué tan predominante es la variante Mu?

La variante Mu se expandió rápidamente por Sudamérica, pero es difícil saber con certeza cuánto se ha extendido la Mu, según Paúl Cárdenas, microbiólogo de la Universidad San Francisco de Quito en Ecuador.

“[Los países latinoamericanos] han proporcionado un número muy bajo de secuencias, en comparación con el número de casos que tenemos”, señala Cárdenas. Los países de América del Sur han secuenciado solo el 0,07 por ciento del total de casos positivos de SARS-CoV-2, aunque el 25 por ciento de las infecciones mundiales se han producido en la región. Esto contrasta con el 1,5 por ciento de todos los casos positivos secuenciados en los EE. UU. y el 9,3 por ciento de todos los casos positivos secuenciados en el Reino Unido.

“No estamos necesariamente mirando la realidad de la distribución de las variantes [en América Latina], debido a las limitaciones para realizar la secuenciación del genoma”, afirma Rodríguez-Morales.

Dicho esto, excepto en Colombia, donde la Mu se ha estado propagando desde fines de febrero, la variante se está volviendo relativamente menos frecuente a nivel mundial, incluso en el resto de América del Sur.

“La evidencia adicional sobre la Mu es escasa, similar a la Lambda y a otras variantes regionales prevalentes, debido a la capacidad limitada de estudios de seguimiento y porque estas variantes aún no han sido una amenaza significativa en los países de altos ingresos como lo es la Delta”, señala Pablo Tsukayama, microbiólogo de la Universidad Peruana Cayetano Heredia en Lima, Perú. Espera que la designación de la OMS de la Mu como una variante de interés cambie eso.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados