La NASA regresará a Venus después de unos 30 años

Dos naves espaciales tendrán como objetivo resolver profundos misterios sobre este planeta cercano. Entre ellos, por qué se parece a una versión infernal y tóxica de la Tierra.

Las naves espaciales son capaces de "ver" a través de la espesa atmósfera de Venus, revelando una superficie alienígena que de alguna manera tiene un parecido inquietante con la Tierra.

Fotografía de NASA/JPL
Publicado 3 de junio de 2021 12:02 GMT-3

La NASA tenía una sorpresa preparada para los científicos planetarios: durante una rueda de prensa la agencia anunció que el turbulento y tóxico planeta Venus será el objetivo de las dos próximas misiones en su competitivo programa Discovery.

“Estas dos misiones hermanas tienen como objetivo comprender cómo Venus se convirtió en un mundo infernal capaz de derretir el plomo en su superficie. Ofrecerán a toda la comunidad científica la oportunidad de investigar un planeta en el que no hemos estado en más de 30 años, dijo el administrador de la NASA, Bill Nelson durante la sesión informativa. "Esperamos que estas misiones ayuden a comprender mejor cómo evolucionó la Tierra y por qué actualmente es habitable, cuando otros [planetas rocosos] de nuestro sistema solar no lo son".

Una nave espacial llamada DAVINCI+ estudiará la atmósfera tóxica del planeta, una espesa capa de nubes de dióxido de carbono y ácido sulfúrico. La otra, VERITAS, hará mapas detallados de la superficie del planeta e intentará reconstruir su historia geológica.

La pareja de naves venció a otras dos finalistas que habrían enviado sondas a la luna volcánica de Júpiter, Io, o a la luna de Neptuno, Tritón, destinos que han ocupado un lugar destacado en las listas de deseos de la ciencia planetaria durante décadas.

La nave espacial New Horizons de la NASA registró esta vista de la luna Io de Júpiter y de uno de sus volcanes en erupción, durante un encuentro con Júpiter en 2007 en el camino a Plutón.

Fotografía de NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute/Goddard Space Flight Center

El anuncio se produce en medio de un creciente interés en una misión dirigida por Estados Unidos a Venus, que algunos científicos planetarios han considerado "el planeta olvidado". Venus es notablemente similar a la Tierra en tamaño y masa. Y aunque hoy es un mundo infernal e inhóspito, es posible que alguna vez haya sido un planeta templado y cubierto de océanos como el nuestro. Comprender cómo Venus se convirtió en un mundo extremadamente hostil es crucial para entender cuán comunes podrían ser los planetas similares a la Tierra.

“Tenemos un planeta del tamaño de la Tierra al lado que no se parece en nada a la Tierra, ¿por qué? Eso es algo muy importante de averiguar", dice Paul Byrne, científico planetario de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. "Tenemos algunas preguntas bastante importantes que responder con respecto a la formación, a las características y a la evolución de un mundo del tamaño de la Tierra".

Duplicando la diversión

El programa Discovery de la NASA admite misiones más pequeñas y menos costosas que las de sus nuevas fronteras y categorías insignia. Lanzadas aproximadamente cada 36 meses, las misiones Discovery normalmente tienen un tope de $450 millones de dólares, excluyendo los costos de operaciones de lanzamiento del vehículo y la misión, mientras que las expediciones de New Frontiers tienen un límite de $850 millones de dólares. Buques insignia, como Perseverance y los rovers Curiosity Mars pueden costar miles de millones de dólares. 

Actualmente, la NASA está realizando dos misiones Discovery. La Lunar Reconnaissance Orbiter, lanzada en 2009, ha pasado más de una década mapeando la superficie de la luna. La InSight Lander, lanzada en 2018, está estudiando el interior de Marte.

En el año 2021, se lanzarán dos misiones más: Lucy que estudiará varios asteroides y los usará para descubrir secretos sobre el sistema solar temprano, mientras que Psique visitará un asteroide gigante, extremadamente rico en metales, del mismo nombre. Hasta ahora, algunos científicos se quejaron sobre la selección de dos misiones de asteroides, especialmente dado que superaron varias misiones propuestas de Venus incluyendo a VERITAS y a DAVINCI +.

Llegará en mucho tiempo

Ahora, esas misiones por fin tendrán la oportunidad de volar, exponiendo nuevas verdades sobre el mundo de al lado.

La última misión de Estados Unidos a Venus, Magellan, terminó en 1994 cuando la nave espacial ejecutó una inmersión programada a través de la atmósfera del planeta. Desde aquel entonces, las sondas europeas y japonesas han visitados Venus y los científicos han continuado investigando con telescopios terrestres al intrigante planeta.

Venus: ¿Por qué se lo conoce como el planeta “gemelo” de la Tierra?
Llamado así en honor a la antigua diosa romana de la belleza, Venus es conocido por su excepcional brillo. Descubre los volcanes que salpican la superficie de Venus, las tormentas que azotan su atmósfera y la característica sorprendente que hace que Venus eclipse a todos los planetas y estrellas del cielo nocturno.

A pesar de la investigación, los misterios de Venus solo se han profundizado. Entre ellos se encuentra la creciente evidencia de vulcanismo en curso en la superficie del planeta, a pesar de que Venus no cuente con el tipo de actividad tectónica que alimenta las regiones más volcánicas de la Tierra. También está la controvertida detección de gas fosfina en la atmósfera del planeta, que podría ser un signo de vida.

Pronto, tal vez para el año 2030, DAVINCI+, la nave de Investigación de Venus en Atmósfera Profunda de Gases Nobles, Química e Imágenes, zarpará hacia Venus. Luego descenderá a través de la atmósfera del planeta, que es 90 veces más densa que la de la Tierra, recolectando muestras y transmitiendo datos que ayudarán a los científicos a comprender cómo evolucionó y si el planeta alguna vez tuvo océanos.

Mientras DAVINCI+ estudia a Venus, su emisividad, radiociencia, InSAR, topografía y espectroscopia,  la nave espacial VERITAS estará mapeando la superficie del planeta desde la órbita. Esas imágenes, además de proporcionar información detallada sobre la química de la superficie y la topografía, ayudarán a reconstruir la historia geológica de Venus y tal vez ayudará a resolver el misterio de cómo evolucionó hacia el infierno de al lado.

"Mi pobre perro pensó que estaban atacando nuestra casa por la forma en que gritaba cuando descubrí que nuestra misión había sido seleccionada", tuiteó David Grinspoon del Instituto de Ciencias Planetarias y miembro del equipo DAVINCI+.

 "He insistido en esto literalmente toda mi carrera", también tuiteó. “La última misión estadounidense a Venus se lanzó en 1989, año en que terminé la escuela de posgrado. Hay mucho que aprender sobre el clima, sobre la historia de mundos similares a la Tierra y sobre la vida en el universo".

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados