Estados Unidos: Las personas vacunadas pueden estar al aire libre sin mascarilla

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han establecido nuevas pautas para tranquilizar a las personas inmunizadas del bajo riesgo de las actividades al aire libre. Pero para algunos expertos, esto puede resultar contraproducente.

Publicado 28 de abr. de 2021 12:59 GMT-3
Masks Outdoors

Los niños juegan a luchar bajo los cerezos japoneses en el Central Park en medio de la pandemia de coronavirus en la ciudad de Nueva York. Después de recibir varias órdenes de cierre durante los últimos 12 meses, la ciudad actualmente permite actividades al aire libre de bajo riesgo.

Fotografía de Alexi Rosenfeld, Getty Images

Durante el último año, las personas han considerado el aire libre como su santuario. En la era del distanciamiento social, a menudo era el único lugar para hacer ejercicio durante los encierros o reunirse con personas en sillas del jardín cuidadosamente espaciadas. Y como la evidencia acumulada de que el riesgo de transmisión al aire libre de COVID-19 es bajo, muchas personas se sintieron libres también de quitarse las máscarillas, barbijos y bajar la guardia.

Todavía, la interpretación de las personas sobre lo que es seguro hacer sin una marcarilla varía ampliamente . Mientras que un vecino estaba convencido de que ir a un bar al aire libre estaba perfectamente bien, otro se enmascaraba rutinariamente mientras paseaba al perro.

Hoy, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. anunciaron nuevas directrices en un intento de aclarar qué actividades son seguras al aire libre. El veredicto: las personas vacunadas pueden quitarse las máscarilla en reuniones al aire libre o cuando comen al aire libre con amigos vacunados y no vacunados.

"En general, para las personas vacunadas, las actividades al aire libre sin mascarilla son seguras", dijo la directora de los CDC, Rochelle Walensky, durante una sesión informativa en la Casa Blanca el martes. "Sin embargo, seguimos recomendando el uso de marcarillas en lugares al aire libre abarrotados, como estadios y conciertos llenos de gente, donde hay una menor capacidad para mantener la distancia física y donde muchas personas no vacunadas también pueden estar presentes".

Nuevas pautas

La nueva guía al aire libre es la última incorporación a las libertades ampliadas para los vacunados. El mes pasado los CDC anunciaron que las personas completamente inmunizadas pueden reunirse de manera segura en el interior sin máscaras con otras personas inmunizadas. Las cifras más recientes de vacunación muestran que el 29 por ciento de los estadounidenses ahora están completamente vacunados y el 43 por ciento ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra la COVID-19.

Sin embargo, el anuncio también llega en un momento en que hay poco consenso de salud pública sobre las medidas de seguridad del coronavirus: solo sobre la mitad de los estados tienen amplios mandatos de máscarillas para interiores y exteriores, y un número creciente está eliminando cualquier requisito.

"Este es un próximo paso reflexivo sobre cómo calibrar aún más el comportamiento de uno al aire libre", dice Jewel Mullen, decana asociada de equidad en salud en la Escuela de Medicina Dell de la Universidad de Texas en Austin. La guía anterior de los CDC les dio a las personas luz verde para hacer ejercicio al aire libre, con la advertencia de que las personas se volvieran a poner las mascarillas si entraban en contacto con otras personas que estaban a menos de 1,8 metros de distancia.

“Hay muchas personas que están tratando de ser muy reflexivas sobre cómo usar las mascarillas y, a menudo, se cuestionan a sí mismas porque desearían tener más claridad”, dice Mullen. Ella dice que las nuevas recomendaciones pueden dar confianza a las personas que quieren hacer lo correcto para protegerse a sí mismas y a los demás.

Relajar las restricciones contra la COVID-19 altera la percepción del riesgo

Sin embargo, algunos expertos que estudian el comportamiento pandémico de las personas dicen que les preocupa que una orientación tan bien intencionada pueda resultar contraproducente. Esto se debe a que, a diferencia de una lista de invitados para cenas navideñas cuidadosamente examinada, es imposible saber quién está vacunado y quién no lo está al aire libre. Y algunas personas no vacunadas podrían interpretar la reducción general del uso de máscarillas como una licencia para dejar de usarlas.

“Al cambiar las pautas de los CDC para que sean menos estrictas entre los vacunados, están disminuyendo la percepción de riesgo entre todos”, dice Kaileigh Byrne, psicóloga de la Universidad de Clemson que estudia cómo las personas deciden si cumplir con las restricciones del coronavirus. “Las personas no vacunadas que corren riesgos y prefieren la gratificación inmediata no distinguirán entre quién está vacunado y quién no”, asegura. “Ellos piensan, esa persona está haciendo algo divertido. Si está bien para ellos, está bien para mí".

El fenómeno se llama "norma social" e impulsa gran parte del comportamiento humano, dice Tobias Reynolds-Tylus, investigador de comunicación que estudia campañas de salud en la Universidad James Madison en Virginia.

“Ver que menos personas usan mascarillas puede resultar en que las personas que no están vacunadas se sientan como si no tuvieran que usar una mascarillas ellos mismos. La presión social por el uso de máscaras sin duda disminuirá ”, apunta.

En ese sentido, el momento del anuncio de los CDC llega en el peor momento absoluto de la pandemia, agrega Steven Taylor, psicólogo de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver que estudia la percepción del riesgo de las personas durante las pandemias. Esto se debe a que muchas personas están hartas de las restricciones del COVID-19 y es posible que no sean receptivas a otro conjunto de pautas gubernamentales, especialmente las matizadas que hacen distinciones entre personas vacunadas y no vacunadas.

“La preocupación es que cuanto más cambias las pautas, más confundes a la gente. Si se toma a las personas con fatiga pandémica, las molestará aún más ”, dice. “Cuanto más complejas se hacen las cosas, menor es la adherencia. En un mundo ideal, debes mantenerlo súper simple y hacerlo constante".

Pero a pesar de toda la posible confusión, la nueva guía indudablemente brindará la tranquilidad que tanto necesitan aquellas personas que han estado en un patrón de espera desde el comienzo de la pandemia y que podrían beneficiarse enormemente del impulso psicológico de un poco de sol de verano.

“El mensaje es positivo para las personas vacunadas”, dice Bryne, “y les brinda la oportunidad de sentirse seguros al hacer cosas que no hacían antes”.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados