La vacuna de Johnson & Johnson contra la COVID-19 demuestra eficacia con una sola dosis. Descubre cómo funciona.

Según los datos del fabricante la tasa de eficacia es del 72%, aunque parece ser menos efectiva frente a algunas mutaciones del virus.

Published 3 de febrero de 2021 11:00 GMT-2, Updated 3 de febrero de 2021 16:37 GMT-2
Un técnico sostiene un vial de la vacuna Johnson & Johnson contra la COVID-19 durante un ...

Un técnico sostiene un vial de la vacuna Johnson & Johnson contra la COVID-19 durante un ensayo clínico en diciembre de 2020.

Fotografía de Michael Ciaglo, Getty Images

Dado que la administración de Joe Biden promete acelerar el lanzamiento de la vacuna contra el coronavirus en EE. UU., pronto podría tener una nueva herramienta: una vacuna de dosis única que puede sobrevivir hasta tres meses en un refrigerador común.

El fabricante Johnson & Johnson publicó hoy datos que muestran que su versión de dosis única brinda una fuerte protección contra la COVID-19. Sin embargo, la noticia llegó con dos advertencias: la tasa de eficacia de la candidata, 72 por ciento en los Estados Unidos, es menor que las tasas del 95 por ciento que se jactan de las versiones de dos dosis de Pfizer-BioNTech y Moderna que están actualmente aprobadas para su uso en los EE. UU.

[Si quieres más información de todas las vacunas en carrera haz click aquí.]

La vacuna Johnson & Johnson también proporcionó menos inmunidad entre los participantes del ensayo en Sudáfrica, donde una serie de mutaciones amenaza con acelerar la letalidad de la pandemia mundial. En ese estudio, la tasa de eficacia fue solo del 57 por ciento. Los fabricantes de Pfizer-BioNTech y Moderna han informado preocupaciones similares con sus vacunas y están estudiando diferentes estrategias de dosificación y formulación en caso de que las nuevas variantes del coronavirus burlen sus vacunas.

Se espera que la nueva vacuna candidata sea revisada para la autorización de uso de emergencia por parte de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos los próximos días. Si se aprueba, los expertos dicen que la vacuna de dosis única de Johnson & Johnson podría agilizar una campaña nacional de administración de la vacuna contra la COVID-19 que hasta la fecha ha sido criticada como dispersa y letárgica. Actualmente, las versiones Pfizer-BioNTech y Moderna deben administrarse en dos dosis con varias semanas de diferencia.

“Esto podría cambiar las reglas del juego porque es una sola dosis”, dice Bruce Y. Lee, profesor de política y gestión de la salud en la Escuela de Graduados de Salud Pública de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, que estudia las cadenas de suministro farmacéuticas. “Es más fácil de administrar. Con dos dosis, tienes que hacer que la gente regrese por un segundo. Será más fácil de fabricar; tienes que producir la mitad de las dosis".

La ausencia de requisitos estrictos de temperatura para la vacuna Johnson & Johnson también significa un mayor acceso en los sistemas de salud y en las comunidades. Actualmente, la vacuna Pfizer-BioNTech debe almacenarse a menos 34 grados Celsius y dura 24 horas en un refrigerador. La versión de Moderna se envía congelada y dura hasta 30 días en un refrigerador.

“Es posible que muchas clínicas en áreas de bajos ingresos o vecindarios rurales no tengan un período de espacio para congeladores, pero tienen refrigeración. Aumenta la variedad de lugares que pueden recibir las vacunas”, dice Lee.

Tecnología de vacunas probada

Otra ventaja potencial de la candidata de Johnson & Johnson es que está hecha a partir de una plataforma de vacuna con un historial: el enfoque de vector viral, que la compañía utilizó en su vacuna contra el virus del Ébola aprobada por la Comisión Europea en julio. Por el contrario, las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna se basan en la tecnología de ARN mensajero que se autorizó por primera vez para su uso en humanos en diciembre.

La tecnología de vectores virales utiliza un adenovirus, que causa el resfriado común. La cepa de adenovirus utilizada en la plataforma de la vacuna está diseñada para no replicarse, de modo que no enferma al receptor. Más bien, sirve como vehículo para transportar un gen del virus SARS-CoV-2 que lleva instrucciones para desarrollar una parte del coronavirus, conocida como proteína de pico, que le permite invadir las células. Cuando se introduce en el cuerpo, el adenovirus alterado inyecta el gen en el núcleo celular para producir la proteína de pico.

Sin embargo, las versiones de proteína de pico creadas por las vacunas de vectores virales son suficientes para engañar al cuerpo para que desencadene una respuesta inmune al SARS-CoV-2 sin causar una infección total. Las vacunas contra la COVID-19 basadas en ARN mensajero (ARNm), por otro lado, llevan las instrucciones para generar proteínas de pico a través del ARN que codifica la proteína de pico recubierta con nanopartículas lipídicas.

“Conceptualmente es lo mismo”, dice Aliasger K. Salem, presidente de ciencias farmacéuticas de la Universidad de Iowa. "El adenovirus es como el ARN mensajero, pero usa un vector diferente".

Salem agrega que la importancia de la vacuna de vector viral de Johnson & Johnson es que la compañía ya tiene el conocimiento de las mejores prácticas y la infraestructura de fabricación para aumentar rápidamente la producción, si la FDA le da luz verde.

Está claro que Johnson & Johnson obtendría una ventaja competitiva al diseñar un régimen de dosis única, pero se desconoce si su vacuna podría brindar una protección mejor o más prolongada si se administra con una inyección de refuerzo. Actualmente, la compañía está intentando responder a esa pregunta reclutando para un estudio separado que les dará a los participantes dos dosis espaciadas con dos meses de diferencia.

Esta dosis adicional podría ser una estrategia útil para que las empresas farmacéuticas aborden variantes nuevas y preocupantes del virus que surgen con el tiempo. Por ejemplo, Moderna ha dicho que aunque espera que su versión actual de la vacuna funcione contra variantes descubiertas recientemente en el Reino Unido y Sudáfrica, sus investigadores planearon probar una dosis de refuerzo, una tercera inyección además de la serie de dos dosis, que incluiría proteínas de pico específicas contra cepas emergentes. Ya se está estudiando en EE. UU. una inyección de refuerzo de Moderna dirigida a la variante sudafricana

A principios de esta semana, Pfizer-BioNTech anunció nuevos datos que muestran que, aunque su fórmula de vacuna actual era un poco menos efectiva contra la variante sudafricana, aún brindaba protección. Sin embargo, las empresas estaban preparadas para responder si dejaba de brindar inmunidad.

Las vacunas de vectores virales también se pueden personalizar fácilmente, dice Salem, ya sea como una inyección de refuerzo de emergencia o una dosis única reconfigurada. “La industria tiene una larga trayectoria y experiencia en la inserción de nuevas secuencias en vectores virales para que puedan adaptarse fácilmente a nuevas variantes”, dice.

La diferencia psicológica

Independientemente de lo que decida la FDA, quedan varias preguntas.

¿El régimen “único” de Johnson & Johnson convencerá a más personas de que se vacunen contra el coronavirus? ¿O el historial exitoso de la compañía con la vacuna contra el ébola de vectores virales, en contraste con la nueva tecnología de ARNm utilizada por las vacunas contra el coronavirus actualmente aprobadas, brindará la tranquilidad necesaria para que las personas se inscriban en la vacuna?

“Me preocupa que la palabra ARNm asuste a la gente. A la gente le preocupa que pueda afectar su genética”, dice Julie Swann, jefa del departamento de ingeniería industrial y de sistemas de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, que estudia los sistemas de atención médica. "Simplemente no tenemos la historia con este tipo de vacuna en particular, a pesar de que hemos estado mirando esta tecnología de ARNm durante mucho tiempo".

En última instancia, la conveniencia puede ser más importante. “No creo que la mayoría de la gente profundice en los detalles y los mecanismos reales de las vacunas”, dice Austin Baldwin, profesor asociado de psicología que estudia la toma de decisiones sobre vacunas en la Universidad Metodista del Sur en Dallas.

Baldwin predice que el enfoque de dosis única resultará en un aumento de las tasas de vacunación. “El mero hecho de que sea una dosis única significa que esperaría que el cumplimiento fuera mejor. Reduce las barreras percibidas”, dice. "Es más fácil conseguir una que dos".

Sin embargo, aún se vislumbran decisiones más difíciles, ya que los funcionarios de salud deben sopesar un acceso más fácil con una protección reducida, en comparación con las otras dos vacunas disponibles. A pesar de los informes sobre las tasas de eficacia más bajas de Johnson & Johnson, hubo descubrimientos esperanzadores: la vacuna tuvo una eficacia del 85 por ciento en la prevención de enfermedades graves en todo el mundo y ninguno de los pacientes vacunados fue admitido en el hospital. Además, Johnson & Johnson ha dicho que podría producir 100 millones de dosis para fines de junio, lo que proporciona un impulso muy necesario al suministro de la nación.

“Una de mis grandes preguntas es quién debería recibir la vacuna Johnson & Johnson, si sabemos que es menos eficaz”, dice Swann. “Ese es un gran problema. No querrás que haya desigualdades entre las diferentes comunidades ".

Si los consumidores estadounidenses pueden elegir entre las marcas de vacunas disponibles, también tendrán que preguntarse cuál es la mejor para ellos: ¿una de las vacunas de ARNm de dos dosis que me brindan más del 90% de protección? "¿O debería tomar la de dosis única y ya no volver?", concluye Swann.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados