¿Es posible realizar una consulta odontológica segura durante la pandemia?

Con la implementación de los nuevos protocolos de seguridad, los dentistas alientan a los pacientes a regresar a sus consultorios para recibir la atención de rutina. Esto es lo que debes saber antes de tu próximo turno.

Wednesday, September 9, 2020,
Por Maya Wei-Haas
Tomando las precauciones adecuadas, los dentistas argumentan que el riesgo de que los pacientes contraigan COVID-19 ...

Tomando las precauciones adecuadas, los dentistas argumentan que el riesgo de que los pacientes contraigan COVID-19 durante las visitas al dentista es mínimo y retrasar la atención de rutina es un problema de salud importante por derecho propio.

Fotografía de Luca Santini/contrasto/Redux

Nota del editor: ciertos protocolos de sanidad para la atención y consultas médicas de rutina podrían variar según el país en el contexto de la pandemia.

Mi lengua primero detectó el problema cuando se topó con un borde afilado en mis dientes: faltaba un gran trozo de mi molar trasero derecho. No estoy seguro de cómo sucedió, pero significó que después de meses de evitar cualquier tipo de cercanía física con otras personas, necesitaba enfrentar el desafío: la silla del dentista.

Con la pandemia en todo Estados Unidos, la oficina a la que entré en Alexandria, Virginia, se veía muy diferente a la que había visitado meses antes. En el escritorio de la recepcionista había dos recipientes de bolígrafos, uno para los utensilios de escritura "limpios" y el otro para los usados recientemente. Un tabique de plexiglás me separó del resto de la oficina que había detrás, y todos, incluido yo mismo, nos pusimos una máscara.

El trabajo dental es un entorno de riesgo único para la propagación del SARS-CoV-2, ya que los médicos trabajan cara a cara con los pacientes con la boca abierta durante largos períodos de tiempo. “Desafortunadamente, trabajamos en una zona de peligro”, dice Mark Wolff, decano de la Facultad de Medicina Dental de la Universidad de Pensilvania.

Sin embargo, con las precauciones adecuadas, los dentistas argumentan que el riesgo de que los pacientes contraigan COVID-19 durante las visitas al dentista es mínimo y retrasar la atención de rutina es un problema de salud importante que puede provocar problemas fuera de la boca. La enfermedad de las encías está relacionada con otras afecciones crónicas, como las enfermedades cardíacas. Esto es lo que debes buscar para sentirte seguro antes de volver a sentarte en la silla del dentista durante la pandemia.

¿Cuáles son los riesgos que se corren en una visita al dentista?

El SARS-CoV-2 se propaga a través del vaho que se arroja cuando la gente respira, habla, tose y más. Las personas pueden inhalar estas gotas o tocar superficies contaminadas y luego frotarse los ojos, la nariz o la boca. Las herramientas comunes en odontología, como los tornos y los limpiadores ultrasónicos, también pueden generar pequeñas partículas pequeñas, conocidas como aerosoles, que potencialmente albergan un coronavirus infeccioso y pueden permanecer en el aire de minutos a horas. (Obtenga más información sobre la propagación aérea del coronavirus).

En marzo del 2020, cuando la información sobre el SARS-CoV-2 era escasa, la Asociación Dental Estadounidense (ADA) le pidió a los médicos que retrasaran la atención que no era de emergencia para limitar la posible propagación viral. La medida también ayudó a preservar el equipo de protección personal para los trabajadores del hospital de primera línea en medio de una grave escasez. La ADA, en estrecho contacto con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, reunió a un equipo de expertos para estudiar cómo reabrir de manera segura, y en mayo, la odontología de rutina se reanudó en todo el país con nuevas recomendaciones de seguridad.

"Observamos qué es seguro para nuestros pacientes", dice el presidente de la ADA, Chad Gehani. “Esa es nuestra prioridad número uno: lo que está en el mejor interés del público".

¿Debo ir al dentista si no es una emergencia?

En general, sí, con algunas salvedades.

Retrasar el cuidado dental presenta riesgos considerables para la salud a largo plazo, argumenta Gehani. No solo las condiciones no severas, como un relleno agrietado, pueden empeorar dramáticamente si se ignoran, sino que incluso las limpiezas simples son vitales. Por ejemplo, existe un "vínculo definitivo" entre la salud de las encías y la diabetes, así como una conexión con las enfermedades cardíacas, dice. Las limpiezas dentales pueden estabilizar la condición de las encías.

El período prolongado en el hogar también ha significado un empeoramiento en la dieta de las personas, con una mayor ingesta de alimentos con caries, como dulces y bebidas carbonatadas. Eso no pasó desapercibido para Jessica Hill, la dentista que recientemente reparó mi diente astillado. "Ciertamente notamos una diferencia", dice con una sonrisa. "La boca de la gente, simplemente se ve más sucia y se está tardando un poco más en limpiarla. Pero está bien, estamos preparados para el desafío siempre que podamos abrir nuestras puertas y ejercer la odontología".

El mayor riesgo de que los pacientes contraigan SARS-CoV-2, dice Wolff, es mientras viajan hacia y desde una cita. Le preocupan los pacientes, en particular los que tienen enfermedades preexistentes, que viajan en metro o autobuses abarrotados en lugares donde la transmisión viral es alta. Las personas con inquietudes deben consultar a su dentista antes de ingresar, dice. Retrasar una limpieza durante unas semanas o un mes con la esperanza de que las tasas de transmisión del coronavirus disminuyan probablemente esté bien, dice Gehani, pero le preocupa la gente que espera seis meses o más.

Hill agrega: “Ese es mi mayor temor: Ya que no se vislumbra un final, la gente seguirá esperando y cuando regresen a su cuidado, simplemente tendrán muchos más problemas".

¿Cómo sería una visita "segura" al dentista?

Dado que las personas pueden propagar el SARS-CoV-2 incluso si no tienen síntomas y no se dispone de pruebas rápidas y económicas, los dentistas han tomado una serie de precauciones, dice Wolff (para Estados Unidos). Según lo sugerido por la ADA y los CDC, las diferencias en su cita dental deben comenzar incluso antes de llegar al consultorio con un cuestionario de evaluación previa. Esta es una verificación aproximada de su estado de salud que incluye preguntas sobre tos recientes o fiebre y contacto potencial con personas infectadas con COVID-19.

Para limitar los riesgos una vez en el consultorio, los dentistas ven menos pacientes a la vez y les piden a las personas que ingresen solas, lo que reduce la cantidad potencial de las interacciones de cada paciente. Poco después de que ingreses al consultorio, es probable que una enfermera te tome la temperatura. La configuración de la silla de la sala de espera puede incluso ser diferente para respetar una amplia distancia social. La oficina de Gehani tuvo una vez 14 sillas en la sala de espera. Ahora solo quedan cuatro: una en cada esquina. Y todos en la sala de espera, tanto el equipo dental como los pacientes, deben usar máscaras.

Los cambios deberían ser obvios tan pronto como ingreses al consultorio dental, e indicar que tu dentista está tomando en serio las recomendaciones de la ADA y los CDC, dice Wolff.

Los dentistas ahora también lucen capas de protección personal, como las máscaras N95. Estos no solo reducen los aerosoles que respiran durante el procedimiento, sino que también limitan lo que podría escapar de sus propias bocas. Gehani señala que no mantiene su charla habitual durante las visitas para minimizar lo que emite. Los dentistas también usan protectores faciales para evitar que la saliva o el aerosol con sangre caiga en sus ojos, una práctica que Hill dice que continuará mucho después de que termine la pandemia.

“Después de cada paciente, limpio mi protector facial y veo lo que había en él y pienso, Dios mío, eso estaba en mi cara antes de esto”, dice ella.

¿Cómo han cambiado los procedimientos dentales?

Esta no sería la primera vez que una pandemia ha cambiado la odontología. Muchas medidas, como el uso constante de guantes y máscaras, comenzaron durante la epidemia del VIH/SIDA en la década de 1980, dice Gehani. Ahora, con las preocupaciones que se avecinan sobre la pandemia actual, "simplemente estamos redoblando nuestros esfuerzos para asegurarnos de que estamos usando las pautas adecuadas de control de infecciones", dice.

Algunos dentistas han comenzado a usar lo que se conoce como un enjuague previo al procedimiento: una mezcla de peróxido de hidrógeno diluido o yodo que se sabe que elimina parte de la colección de microbios que se desarrolla en la boca y en la parte superior de la garganta. El objetivo es reducir la cantidad potencial del SARS-CoV-2 en aerosoles generados durante su visita. Actualmente, no hay evidencia científica que sugiera que esto reduce la transmisión del COVID-19, dice Gehani, "pero no es un mal hábito".

Algunas oficinas también están modificando la variedad de herramientas en uso. Wolff dice que su escuela ahora evita los instrumentos ultrasónicos para limpiar los dientes. Estas herramientas vibran extremadamente rápido, lo que es "casi un método ideal para aerosolizar un virus", dice.

Durante algunos procedimientos, los dentistas también pueden usar un dique de goma, que es una lámina delgada de goma que cubre la mayor parte de la boca del paciente y solo expone los dientes que requieren trabajo. Al bloquear la saliva en la boca, la presa puede reducir el riesgo de generar salpicaduras y aerosoles con virus. Pero no son fáciles de usar: “tienes que luchar con el paciente para que se ponga esto”, dice Hill. Ella señala que un asistente que emplea succión de gran volumen también puede limitar el rociado durante un procedimiento.

“Sepa que también hay una serie de cosas que no puede ver que están sucediendo detrás de escena”, agrega Hill. Por ejemplo, su oficina rota la habitación que está en uso, lo que permite que los aerosoles se asienten antes de que ingrese otro paciente. Algunas oficinas también han aumentado su ventilación, dice Wolff, lo que evita bolsas de aire viciadas que podrían albergar el virus.

En general, los esfuerzos parecen estar dando sus frutos, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud y la ADA no están de acuerdo sobre si las visitas no esenciales deberían realizarse en este momento en áreas con abundante transmisión del SARS-CoV-2.

“En este punto, hemos estado practicando desde principios de mayo y todavía no hay transmisión de este virus del odontólogo a un paciente”, dice Hill. "Así que siento que, como dentistas, debemos estar haciendo algo correctamente".

Seguir leyendo