Ideas para reducir el tiempo de uso de pantallas

No es momento para estresarse porque los niños están usando los dispositivos tecnológicos más que nunca. Pero es posible implementar algunas ideas para que conecten más con la vida real.

miércoles, 13 de mayo de 2020,
Por C.M. Tomlin
.

.

Fotografía de Jupiterimages / Getty Images
¿Estás buscando nuevas formas de educar y entretener a tus hijos? Visita NAT GEO @ EN CASA 

El tiempo que los niños pasan frente a las pantallas ha sido siempre una gran preocupación para los padres. Pero la pandemia ha hecho que la preocupación ahora sea mucho peor. "El tiempo frente a la pantalla ya era bastante difícil de manejar cuando había muchas otras cosas para hacer", expresa Brad Taylor de Fort Thomas, Kentucky, padre de dos hijos. "Pero es complicado cuando se trata de la única conexión que hoy tienen los niños con el mundo exterior".

Y aunque los expertos aconsejan a los padres que no se estresen por la enorme cantidad de tiempo que sus hijos usan dispositivos tecnológicos durante la pandemia, apartarse un poco de la tecnología puede ser útil para desarrollar la creatividad, la independencia y el vínculo familiar. (Además de darles un descanso necesario a esos ojos cansados).

"Independientemente de la pandemia, una de las cosas más valiosas que los padres pueden brindar a sus hijos es atención", afirma el profesor Nicholas Salsman de la Facultad de Psicología de la Universidad Xavier. "Cuanto menor sea el tiempo de pantalla, más oportunidades tendrán los padres de modelar comportamientos sociales para sus hijos, así como de descubrir nuevas formas de interacción, aprendizaje y comunicación".

Sea cual sea el dispositivo tecnológico con el que tu hijo esté obsesionado, hay ciertas alternativas que te pueden ayudar. Presentamos algunas formas de crear actividades interesantes sin usar Wi-Fi.

VIDEOJUEGOS

Si este es tu caso…Los niños pasan horas en un mundo de fantasía digital recolectando monedas y conquistando villanos.

Entonces, prueba lo siguiente: en lugar de recolectar monedas o gemas virtuales, haz que los niños busquen tesoros familiares de verdad. Desafía a los jugadores a encontrar artículos viejos guardados en cajas, como esos juegos de mesa que quedaron en el garaje o los cartas y fichas coleccionables. Luego, puedes proponerles que inventen sus propios juegos, como elaborar nuevas reglas para un juego viejo, o formar un equipo de primera con naipes de deportes. (Bonificación: ¡logras que tu hijo ayude a liberar espacio de almacenamiento!)

O esto: cambia Super Mario Odyssey por una odisea mental improvisada con un poco de yoga y estiramiento para niños. Pídeles a los niños que usen su imaginación para crear un nuevo mundo que puedan explorar mentalmente mientras practican estiramiento. Haz preguntas como: ¿De qué color es el cielo aquí? ¿Hasta dónde crecen las flores? Incluso pueden crear posturas para recrear los animales que van encontrando. Además de fomentar la creatividad, este juego también ayuda a liberar tensiones. "Practicar mindfulness (atención plena) y "jugar a hacer yoga" produce una sensación de calma y reduce la ansiedad", sostiene la instructora de yoga Tiffany West.

MARATÓN DE VIDEOS Y PROGRAMAS DE TV

Si este es tu caso... Tus hijos están pegados a la pantalla, mirando videos larguísimos y programas de televisión.

Entonces, prueba lo siguiente: si la necesidad de un cambio de escena lleva a los niños a encender la pantalla, ayúdalos a crear nuevos escenarios en el lugar donde pasan la mayor parte de su tiempo: la habitación. Anímalos a que imaginen un nuevo diseño para su espacio personal pensando cómo reorganizarían los muebles, qué renovaciones mejorarían el aspecto de la habitación y con qué cosas podrían decorarla. Luego, esfuérzate por concretar sus grandes ideas, ya sea con artículos que encuentres en tu hogar, o con las cosas que elijan comprar en un futuro paseo al supermercado. Dedicar un fin de semana a arreglar en familia la habitación de un niño fomenta la cooperación y la resolución de problemas al tiempo que da vida a un espacio vital cada vez más limitado.

O esto: definitivamente es divertido pasar horas viendo a los chefs que compiten en en los concursos televisivos, pero ¿por qué no intentar convertir Bake Off, el Gran Pastelero en Bake Off, El Gran Pastelero de la familia? Arma la competencia como más te guste: tal vez cada uno puede elaborar su propio plato usando una lista específica de ingredientes, o pueden hacer una competencia: por un lado, el papá y la hermana mayor hacen pastelitos, por el otro, mamá y el hermano menor elaboran brownies. Y lógicamente, nadie pierde si el resultado es una casa llena de postres.

MENSAJES DE TEXTO

Si este es tu caso... Si bien al principio de la cuarentena, has decidido ser más laxo a la hora de restringir los mensajes de texto; ahora, después de semanas de cuarentena, tu hijo no deja de usar el teléfono.

Entonces, prueba lo siguiente: en este chat sin conexión a internet no se permiten emojis o Jaja (excepto que sean risas reales). Pídeles a todos los miembros de la familia que hagan una lista de 20 preguntas para cada persona. ¿Cuál fue tu momento más vergonzoso? ¿En qué te gustaría tener otra oportunidad? Pasar una noche en familia aprendiendo sobre las personas que tus hijos más quieren tendrá más valor que cualquier mensaje o GIF que ellos puedan intercambiar por mensaje de texto.

O esto: en vez de que tus hijos envíen mensajes de texto a sus amigos mientras miran una maratón de Friends, desafíalos a que elaboren un nuevo reparto de sus programas y películas favoritos sugiriendo a sus propios amigos como personajes. ¿Qué amigos podrían ser Troy o Gabriella de High School Musical? Que no te muestren el reparto de actores que elaboraron (¡es personal!), pero podría ser un tema divertido para conversar entre amigos una vez que termine la cuarentena.

REDES SOCIALES

Si este es tu caso ... Los preadolescentes más grandes y los adolescentes ven sin límites todo lo que hay en las redes sociales.

Entonces, prueba lo siguiente: si los niños pasan demasiado tiempo compartiendo y publicando el último meme, pídeles que creen su propio meme observando a los miembros de la familia (antes de Instagram existían las fotografías reales, y probablemente tengas muchísimas en casa). Seguramente les resultará muy divertido diseñar memes después de ver el corte de pelo de papá cuando iba a la escuela secundaria, o a mamá posando con un vestido de fiesta o las fotos de ellos mismos cuando eran pequeños. Luego piensen cómo sería convertirlos en memes reales, ¡tal vez tu familia se vuelva viral!

O esto: Sugiérele a los niños que dejen de poner “me gusta” en las imágenes motivadoras de otras personas y que comiencen a crear sus propias imágenes. Diles que usen revistas viejas (si necesitan hacer trampa buscando en internet, ¡está bien, se puede!) para diseñar y pegar en la pared sus propios collages donde puedan plasmar cómo serían sus vidas después de la cuarentena: cosas que no ven la hora de hacer, amigos que mueren por ver o lugares que les gustaría visitar.

Seguir leyendo