Técnicas de enseñanza en el hogar para los padres de niños con el trastorno del espectro autista

Un cambio repentino a nivel mundial en la educación en el hogar presenta desafíos especiales para los estudiantes con TEA. Aquí hay algunas formas de contribuir con sus necesidades.

Thursday, April 2, 2020,
Por Michelle Z. Donahue
Fotografía de Maskot / Getty Images

Cuando se hizo evidente que la creciente amenaza de la pandemia de coronavirus obligaría a cerrar las escuelas de Maryland de sus hijos, Maggie Haslam recuerda un pensamiento intenso y alarmado: "¿Qué es lo que vamos a hacer?"

Es factible que su reacción refleje la de millones de otros padres que de repente enfrentan la posibilidad de algún tipo de educación en el hogar, mientras que tienen que hacer malabares con sus trabajos y otras incógnitas. Pero para los Haslams y su hijo de 15 años, Drew, los cierres implicaron un conjunto especial de preocupaciones. Drew se encuentra "justo en el medio del espectro del autismo", dice Haslam, y él y su familia confían en el apoyo educativo intensivo, específico y altamente individualizado de los maestros y de los terapeutas de su escuela.

"No sabemos cómo hacer estas cosas que recibe todos los días, que no recibirá en el futuro cercano", dice Haslam.

Para Hannah Grieco, una defensora de la discapacidad y de la educación que vive en Arlington, Virginia, los cierres significaron que necesitaría reanudar algunos de los mismos enfoques de educación en el hogar que había utilizado anteriormente con su hijo autista de 12 años. Con una maestría en educación y ocho años de experiencia como maestra de escuela pública, dice que se sintió más preparada que otros padres en una situación similar.

Aún así, se sentía preocupada y abrumada. Una cosa es brindar un apoyo significativo a sus hijos por las tardes y los fines de semana. "¿Pero todo el día, todos los días, como padres y maestros, mientras trabajamos?" Dice Grieco. "Eso es muy difícil".

Mientras que las escuelas clasifican las estrategias para enseñar a los niños en el hogar y la mejor manera de apoyar a los estudiantes en sus programas de educación especial, los padres y los cuidadores recurren entre sí para ayudar a sus alumnos con TEA (Trastorno del espectro autista) a tener éxito. Aquí hay algunas ideas de los expertos.

Comuníquese con las escuelas, y sea paciente con ellas

Mientras que los maestros y las escuelas se esmeran por adaptar el plan de estudios y los planes de clases para los estudiantes en el hogar, recuerde que es de esperar que haya ataques de hipo. Ajustar las necesidades de aprendizaje de educación especial puede llevar un poco más de tiempo, ya que este tipo de planes de aprendizaje requieren individualización.

"Lo más importante es comunicarse con su escuela, aprender qué recursos han estado utilizando y qué funcionaría mejor para su estudiante en casa", dice Katie Mauro, especialista en bibliotecas y medios en Newtown, Connecticut. “Tus maestros probablemente ya estén trabajando en esto, estamos aprendiendo nosotros mismos. Hay una gran brecha para todos y está evolucionando día a día”.

Con eso en mente, no te preocupes. "Todos van a estar detrás", dice Mauro. "Todos los maestros saben que el otoño se verá diferente este año".

Convocatoria abierta

Haslam dijo que poco después de que su escuela anunciara el cierre, sus redes sociales le brindaron un apoyo crítico mientras buscaba soluciones específicas para Drew, incluyendo cómo llenar los vacíos que su terapeuta ocupacional de la escuela y otros especialistas proporcionaron, así como actividades para mantener o construir sus habilidades.

"Estoy conectado con personas de la comunidad del autismo en todo el país, y una publicación en las redes sociales a principios de esta semana recibió alrededor de 70 comentarios", dijo Haslam, incluidas las ideas de algunos de los antiguos maestros de Drew. “Todos reconocen que todos los demás están luchando. Todos quieren compartir lo que sí está funcionando".

También descubrió que la página de recursos de COVID-19 de Autism Speaks es una valiosa fuente de herramientas de comunicación que permitió mejores debates con su hijo sobre por qué su rutina escolar cambió tan repentinamente.

Respetar un horario

Desarrollar una rutina consistente es algo que todos los padres están escuchando en este momento. Pero para los estudiantes autistas, "No puedo enfatizar lo suficiente que la estructura es clave con este nuevo cambio", dice Kerry Magro, autor y orador que forma parte de la junta directiva de la Asociación Nacional de Autismo. El propio Magro creció en el espectro y con una discapacidad de aprendizaje, y dijo que tener un horario regular tuvo un profundo impacto en sus primeros años.

Pero sea realista, aconseja Haslam.

"Se me ocurrió este horario ridículamente ambicioso, que fue genial el primer día", dice ella. "Pero al día siguiente se salió completamente de los rieles".

Ahora, Haslam programa bloques cortos de trabajo inmediatamente reforzados con una actividad preferida. (Para Drew, eso es la TV o YouTube). Y parece que funciona bien.

"Restablecer un sentido de normalidad es importante", dice Sean Smyth, quien enseña inglés y estudios sociales en The Study Academy en Toronto. Con 60 estudiantes con diversas necesidades y habilidades de aprendizaje, la escuela ha estado trabajando para asesorar a las familias sobre estrategias para facilitar la transición al aprendizaje en el hogar y en línea.

"No es necesario tener en cuenta cada minuto de cada día", agrega Smyth. "Es algo para que el niño sepa que este es un momento para los académicos, o para tener tiempo libre, o para salir y hacer ejercicio". (Y no se olvide, dice Magro, que salir a la calle como parte de la rutina diaria de un niño también es beneficioso para la salud mental).

Crea un espacio de aprendizaje

A diferencia de las aulas de educación especial, que están cuidadosamente diseñadas para reducir los factores desencadenantes y están adaptados para satisfacer las necesidades individuales de aprendizaje, el hogar familiar puede ser un campo minado de distracciones. Para mitigar eso, designe un área particular en su hogar para el aprendizaje.

"Si bien la habitación del niño puede ser un lugar seguro, no es su entorno de aprendizaje", dice Cheryl Sheffield, una especialista en educación especial que ha estado enseñando durante 25 años en el norte de Ontario. "Pero el área de trabajo no necesita ser estéril y carente de vida". Sea cual sea el espacio que elija, una esquina especial o un asiento designado en la mesa familiar, Sheffield recomienda que el niño tenga materiales prácticos cerca. Aún mejor: artículos que pueden rotarse para mantener las cosas frescas, como juguetes, libros, tiza, pintura y marcadores.

Todavía es probable que haya distracciones en un entorno de aprendizaje en el hogar. Intente utilizarlos como recompensas que se puedan trabajar en nuevas rutinas. Por ejemplo, si a su hijo le encanta una determinada colación, conviértala en un juego de aprendizaje: ver cómo los dulces se disuelven en la leche para ver cómo cambia el color de la leche (con una recompensa de dulces no disueltos), o galletitas de queso como accesorios para practicar el intercambio de dinero.

Para los niños no verbales o aquellos que luchan con la comunicación, Sheffield recomienda incluir una variedad de recursos, como gráficos, imágenes, cuadros tradicionales y un "cuadro de sentimientos" para ayudar a expresar las emociones.

Aprovechar el hiperfoco

Si su hijo tiende a estar extremadamente interesado en un tema, úselo para su ventaja estructurando el aprendizaje diario en torno a ese tema.

"Es importante incentivar a hacer actividades donde los estudiantes aún puedan desarrollar habilidades", dice Smyth. En lugar de mirar el mismo video o leer el mismo libro, incentive con apoyo a su alumno en diferentes direcciones. Eso puede colaborar a fomentar un mayor aprendizaje, así como a diversificar sus habilidades de comunicación.

Por ejemplo, pídales que contribuyan a armar un video o un episodio de podcast sobre su tema favorito, o cree una tira cómica utilizando un software en línea gratuito. "Un empujón sútil que todavía está en un reino cómodo, donde aún pueden disfrutar de lo suyo, puede ayudarlos a ir un poco más allá de lo cotidiano", sugiere Smyth.

Utilice una variedad de recursos, en línea y fuera de línea

Con tantos estudiantes aprendiendo desde casa, la cantidad de recursos disponibles para las familias puede ser abrumadora. "Además, está viendo lo que todos los demás están haciendo en las redes sociales y puede hacerlo sentir que no está haciendo lo suficiente", dice Halsam. "Decidimos relajarnos un poco".

Concéntrese en lo que funciona para su hijo. Los estudiantes en el espectro del autismo con frecuencia se benefician de un "enlace" convincente para atraer su interés en un nuevo tema, o diferentes métodos sensoriales para comprometerse, dice Smyth. Por ejemplo, un maestro en un entorno de clase típico podría anunciar una nueva materia, dar una conferencia durante unos minutos y luego comenzar una actividad. Pero Smyth recomienda encontrar formas en que los estudiantes autistas puedan agarrar, como un mapa interactivo con fotos, audio y video que cuente una historia histórica, haciendo que una lección de historia sea mucho más accesible.

Otras herramientas para el aprendizaje sensorial incluyen Google Earth Voyager para los estudios de las ciencias sociales; Seek, una aplicación naturalista para identificar plantas y animales en el patio a través de la realidad aumentada; y audiolibros gratuitos de Audible, que Smyth nota que a menudo son más accesibles para los disléxicos, disgráficos, o lectores de nivel de grado inferior.

Sheffield recomienda buscar algunos recursos desarrollados específicamente para maestros, como esta lista de verificación para obtener y enfocar la atención de los estudiantes.

Y, agrega Haslam, no olvides que al otorgarle a su hijo el poder de decidir puede ser enorme.

"Para los niños en el espectro, contar con alternativas y opciones es algo muy enriquecedor", dice, y señala su estrategia de ofrecer a Drew una caminata exploratoria afuera o 15 minutos de videos. "Si puede darle el control en su rutina diaria, eso puede ser muy útil".

Sin embargo, quizás lo más importante es que los padres le den prioridad a la salud y al bienestar, y eso incluye a ellos mismos. "Esté preparado, sea proactivo y sea un modelo positivo", dice Sheffield. “Mantenga bajas las expectativas y elogie el éxito.

"Los padres realmente necesitan reconocer que son seres humanos".

Seguir leyendo