¿Puede el Super Bowl generar cero desperdicios?

Este domingo, el Hard Rock Stadium de Miami intentará eliminar la necesidad de un vertederojueves, 30 de enero de 2020

Diez mil hot dogs, 9.072 kilos de camarones, 3.629 kilos de costillas cortas, y eso es solo una parte de la comida que preparará el personal culinario de 2.500 personas que volará a Miami este fin de semana para preparar bocadillos para uno de los juegos más importantes del país.

El Super Bowl 54, que se juega este año en el Hard Rock Stadium de Miami, verá a los jugadores de Kansas City enfrentarse a los 49 de San Francisco. Casi 100 millones de personas miran el Super Bowl cada año, en bares, en fiestas en casas y unos pocos afortunados, en el estadio, donde las entradas comienzan en $ 4.000 dólares.

El juego es un momento para disfrutar de la comida, del alcohol y del entretenimiento, pero ¿puede el juego transmitir un mensaje de conservación  del medio ambiente también?

El juego de este año, como el del año pasado y el anterior, tiene como objetivo desviar la basura de un vertedero. Diferentes organizaciones definen cero desperdicio de manera diferente, desde eliminarlo por completo hasta mantener todo el desperdicio fuera de los vertederos a través del reciclaje, el compostaje y la reducción de fuentes. Algunas organizaciones, como el Super Bowl de este año, adoptan estas estrategias y queman el exceso de basura para obtener energía, un concepto llamado "cero desechos en vertederos".

A medida que las empresas y los municipios lidian con la contaminación plástica, los científicos dicen que está causando una crisis mundial, los eventos deportivos están implementando rápidamente nuevas iniciativas para reducir sus desperdicios, y los estadios se están convirtiendo en campos de prueba útiles. Si las iniciativas de cero desperdicio se estructuraran como los gobiernos, los estadios serían dictaduras, donde una entidad exige lo que los vendedores pueden vender, cómo lo empaquetan y qué sucede con los artículos cuando se tiran.

¿Cómo lo están haciendo?

Los organizadores del juego dicen que el juego promedio de la NFL genera 36.287 kilos de basura. Eso puede duplicarse durante el Super Bowl.

Si todo sale según lo planeado este domingo, todos esos desechos irán a un centro de reciclaje, instalaciones de compostaje o a una planta donde se quemarán para obtener energía.

¿Quieres comprar un vaso de cerveza? Te darán un vaso de aluminio. A diferencia del plástico de un solo uso, el aluminio puede reciclarse sin cesar sin perder su valor. ¿Necesitas agua? La conseguirás en una lata de aluminio.

Los vasos de aluminio no son solo un truco del Super Bowl. Ayudarán al estadio a eliminar el 99,4 por ciento de su plástico de un solo uso este año, dice Paul Pettas de Centerplate, el socio de alimentos y bebidas del estadio.

"Cualquier evento que tenga lugar en el estadio, seremos el proveedor exclusivo", dice Pettas.

Esto le da a Centerplate un increíble control. Traerán vendedores locales como Old School Bakery de Boca Raton y LadyFingrs Popsicles, y también contratarán a un gran equipo culinario para preparar la comida del día del juego en el lugar. Pero en última instancia, Centerplate tiene la última palabra respecto a lo que se vende y cómo se sirve. Cambiar a vasos de aluminio, dice, ayudará al estadio a reducir medio millón de vasos de plástico este año.

Todos los utensilios estarán hechos de materiales compostables como el bambú. Lo que queda para el vertedero serán elementos como un film de plástico que se usa para guardar suministros o poliestireno. Cada vertedero en el estadio contará con opciones de compostaje y reciclaje, que el estadio espera que facilite el reciclaje.

"Al estar en un estadio, podemos controlar gran parte del programa y del diseño", dice Pettas.

Sin embargo, un Super Bowl es diferente a un juego regular. Los precios de los boletos son más altos y la clientela espera una experiencia más premium.

"Hay menos opciones pero más opciones de calidad", señala Pettas. Las puertas del estadio se abrirán antes, agrega, y la gente generalmente se queda allí por más tiempo.

Pettas dice que el pequeño porcentaje de plástico de un solo uso generado por los consumidores en el juego incluirá vasos de recuerdo, envases de helado y artículos de plástico reservados, como sorbetes de plástico para personas con discapacidades.

Un laboratorio de residuos en un día de juego

Como campo de pruebas para iniciativas de cero residuos, los estadios son "absolutamente ideales", dice Troy Hottle, un ingeniero que escribió un artículo en 2015 en la revista Waste Management que analizó las tácticas de cero desperdicio en los juegos de béisbol de la Universidad Estatal de Arizona.

“La mayoría de los estadios hacen que la gente tire todo a la basura. No puedes traer tus propias cosas. Tienes esta frontera muy distinta entre el mundo exterior y lo que está sucediendo dentro del estadio ”, dice. “Hay mucho control mientras los vendedores estén a bordo. Sería mucho más difícil en el mundo real ".

Señala que las tácticas similares en el campus de la universidad fueron menos efectivas porque solo los estadios permiten un control tan estricto.

Cuando las ciudades quieren mitigar la cantidad de basura que envían a los vertederos, los estadios son uno de los lugares más efectivos para hacerlo. En el 2011, la Universidad Estatal de Ohio decidió hacer que su estadio no desperdiciara nada. Desde aquel entonces, han podido mantener hasta el 93 por ciento de los desechos de los vertederos en un solo juego.

"Una cosa que Ohio State aprendió al operar con cero desperdicios en el Ohio Stadium desde el 2011 es que las prácticas que funcionan bien en un evento controlado, como un partido de fútbol de Ohio State, no necesariamente funcionan en otros sectores, incluso en nuestro propio campus", dice el coordinador de sostenibilidad de OSU Graham Oberly en un correo electrónico.

La mayoría de los artículos de un solo uso que se sirven dentro del estadio universitario son de materiales compostables o reciclables, pero cuando se auditaron los desechos del campus, descubrieron que la mayoría de los artículos arrojados en los basureros tradicionales eran objetos que las personas traían de su casas.

Pero aunque las tácticas de cero desperdicio utilizadas en los estadios pueden ser difíciles de traducir a un campus, Hottle dice que pueden ser ejemplos útiles para otros lugares como los zoológicos, museos y cines.

Un creciente movimiento en los estadios

Quizás la lección más útil para el Super Bowl de este año se pueda aprender del 2018, cuando el 90 por ciento de los desechos arrojados en el US Bank Stadium en Minneapolis se envió a un compostador o reciclador.

Muchos de los envases de alimentos eran de materiales compostables, dice Bradley Vogel, director en aquel entonces de la sostenibilidad del estadio. En el día real del juego, tenían un equipo de "guardias de residuos" patrocinados por Pepsi que se paraban junto a los recipientes de residuos para asegurarse de que los fanáticos tiraran sus artículos en el contenedor correcto. La contaminación es uno de los mayores obstáculos para hacer que el juego sea cero desperdicio.

US Bank Stadium también realiza una auditoría de los residuos que terminan en sus contenedores de basura.

"Es un proceso costoso y lento", dice Vogel. "Lleva alrededor de tres días normalmente, y para eso le tomó de cinco a seis días hacerlo".

Vogel dice que el proceso de auditoría habría tomado aún más tiempo sin un monitoreo cercano: "Al final, los guardias de la basura fueron los que hicieron que eso tuviera éxito".

La educación del consumidor es uno de los mayores desafíos para lograr un Super Bowl libre de residuos, pero también es donde los grupos ambientalistas están entusiasmados con lo que el juego puede ofrecer.

"Realmente no hay un escenario más grande que el Super Bowl para atraer a la gente a la conversación", dice George Leonard, el científico jefe de Ocean Conservancy, que ha servido como asesor para proyectos de conservación en torno al juego.

En su investigación, Hottle descubrió de manera similar que los fanáticos con conocimiento de cómo deshacerse de la basura de manera adecuada podrían ser la clave para una desviación exitosa de desechos en ASU.

"Si le está pidiendo al consumidor que identifique el contendor de residuos, tiene que ser fácil", dice Hottle.

Su estudio descubrió que una de las estrategias más efectivas para la contaminación era enfatizar la diferencia entre lo que los consumidores beben y comen. Las bebidas generalmente vienen en envases reciclables, mientras que los alimentos se sirven en materiales compostables porque los envases de plástico reciclables tendrían que limpiarse para poder ser procesados.

Los recipientes reciclables en forma de botellas con aberturas circulares, en forma de bebida, estaban al lado de los contenedores de compost, indicando a los consumidores sin mucho esfuerzo educativo.

Esta división general de reciclables y compostables también fue cierta en el Super Bowl del 2018.

"Creo que la mejor manera de hacerlo es decir: "si bebes, es reciclable, si comes es compostable'", dice Vogel.

Después del partido

La creciente demanda de los consumidores de alternativas plásticas de un solo uso ha ayudado a las empresas a desarrollar alternativas más sostenibles. Hacer que todos los interesados compren ayuda a impulsar un cambio significativo.

"Todo ha sido un impulso gradual y acelerado en los últimos años", dice Pettas.

No será solo la basura en el estadio de Miami la que recibirá un escrutinio adicional. Los alimentos preparados que no se hayan consumido serán donados al Food Rescue US, una organización que ayuda a recuperar el desperdicio de alimentos para las personas necesitadas. El aceite de cocina se recuperará para biocombustibles, los mariscos se obtendrán localmente, los estadios se iluminarán con luces LED que ahorran energía, y se alentará con los boletos digitales a reducir el consumo de papel.

Pettas dice que cree que estas consideraciones podrían dejar el Super Bowl de este año con una de las huellas de carbono más bajas jamás generadas por el juego.

Se espera que sesenta y cinco mil personas llenen el Hard Rock Stadium el domingo, y miles podrían estar aprendiendo sobre plásticos de un solo uso por primera vez.

"Puede llegar a muchas personas que no necesariamente se preocupan", dice Vogel. "En general, es una forma de mostrarle a la gente que si podemos hacer esto aquí, puedes hacerlo en casa".

Seguir leyendo