¿Por qué es tan dolorosa la picadura del avispón asesino?

El avispón asiático gigante, de cuya especie se han encontrado dos ejemplares en Estados Unidos, posee un veneno relativamente tóxico, capaz de provocar un dolor muy intenso y, en raras ocasiones, la muerte.

viernes, 15 de mayo de 2020,
Por Douglas Main
 

Los avispones gigantes asiáticos (Vespa mandarinia) defenderán agresivamente sus colonias, aunque cuando están buscando comida tienden ...

 

Los avispones gigantes asiáticos (Vespa mandarinia) defenderán agresivamente sus colonias, aunque cuando están buscando comida tienden a ignorar a las personas.

Fotografía de TAKASHI SHINKAI

¿Qué pasa si te pica un avispón asiático gigante (Vespa mandarinia)? Te duele. Mucho.

Se siente como si te "apuñalaran con una aguja hipercaliente", expresa Shunichi Makino, especialista en avispas y abejas del Instituto de Investigación Forestal y de Productos Forestales de Japón. Y, además, el dolor persiste por mucho tiempo.

"Por lo general, la parte del cuerpo que recibió la picadura se hincha y continúa doliendo durante unos días", explica Makino. Y "aunque podrías tener estos mismos síntomas si te pican otras especies de avispas, se dice que el dolor es mucho más intenso en el caso de las Vespa mandarinia".

Soichi Yamane recibió una picadura mientras estaba trabajando como investigador de avispas. Yamane confirma la descripción de Makino: "El dolor duró dos días, y por momentos, era tan intenso que no me podía dormir".

Estos relatos acerca de picaduras atroces explican, en parte, por qué el reciente descubrimiento de dos avispones gigantes en el estado de Washington ha causado tanta preocupación. Los insectos ahora son tendencia en las redes sociales, y recibieron el apodo de “avispones asesinos".

Aunque los avispones tienen el potencial de propagarse, hasta la fecha no se han encontrado en ningún otro lugar de los Estados Unidos. Y actualmente, científicos y otros especialistas se encuentran trabajando sin descanso para localizar y eliminar cualquier población oculta en el noroeste de Washington.

Dada la peculiaridad de estos insectos y el peligro que suponen, cabe preguntarse: ¿Cómo es realmente la picadura de un avispón asiático gigante? ¿Y qué tan tóxico es su veneno?

 

Los avispones gigantes asiáticos tienen aguijones largos capaces de perforar el equipo de protección que normalmente usan los apicultores.

Fotografía de Washington State Department of Agriculture

¿Por qué duele tanto?

La toxicidad del veneno del avispón asiático gigante y de ciertos parientes cercanos es muy significativa. Es mayor que la toxicidad de la mayoría de los otros insectos que pican, según explica Justin Schmidt, quien se ha dedicado a estudiar a los avispones.

Schmidt es entomólogo del Southwestern Biological Institute de la Universidad de Arizona, y se especializa en veneno. Desarrolló una escala para representar el dolor de una picadura, conocida como índice de dolor de Schmidt.

En un estudio de 1986, Schmidt, Yamane y otros colegas, extrajeron veneno de varias especies de avispones gigantes y se lo aplicaron a ratones de laboratorio, lo cual, en ese momento, constituía un experimento común para probar la toxicología de una sustancia.

El avispón gigante asiático no es rival para las abejas japonesas
Descubre cómo una colonia de abejas japonesas derrota a un avispón gigante asiático, sin tener que recurrir a ni una sola picadura.

Los investigadores determinan la toxicidad usando una medida llamada DL50. También conocida como la dosis letal media, se trata de la cantidad necesaria para matar al 50 por ciento de los sujetos que participan de la prueba experimental, que suelen ser animales pequeños como ratones. En el estudio de 1986, los científicos sostuvieron que el veneno del avispón gigante tiene un DL50 de 4,1 miligramos por kilogramo, una estimación que resulta similar en el caso de otros avispones estrechamente relacionados. Cuanto menos veneno se requiere para una dosis letal, más peligrosa es la sustancia.

A modo de comparación, la DL50 del veneno de abeja es de 2,8 mg / kg. Y el veneno de insectos más tóxico del mundo es el de la hormiga cosechadora (Maricopa), que, en ratones, presenta una DL50 de aproximadamente 0,1 mg / kg.

Si bien las abejas tienen un veneno más tóxico que el de los avispones gigantes, solo pueden picar una vez. Los avispones gigantes pueden picar varias veces y son capaces de inyectar, aproximadamente, 10 veces más veneno. Los científicos determinaron que el veneno de un avispón gigante podría matar a unos 10 ratones, y que una pequeña colonia podría matar a un animal de 68 kg.

La cantidad de veneno guarda proporción con el tamaño del avispón, ya que, con más de 38 cm de largo, es el avispón más grande del mundo. Sin embargo, no son ellos los insectos más agresivos a la hora de defender sus nidos: los avispones amarillos (Vespa simillima), nativos de Japón, tienen un tamaño menor, pero pueden ser más peligrosos dado su comportamiento agresivo, explica Seiki Yamane, hermano de Soichi, quien también se dedica al estudio de avispas, en Kagoshima University Museum.

Un cóctel “desagradable”

¿Por qué el aguijón del avispón asiático gigante es tan doloroso? Según Schmidt, el dolor y la hinchazón son provocados por la acetilcolina y la histamina que contiene el veneno, y la acción de sustancias químicas llamadas quininas, que dilatan los vasos sanguíneos. Una sustancia llamada mastoparán, que no se encuentra en el veneno de la abeja, y la fosfolipasa actúan sinérgicamente para degradar las células inmunes y estimular la inflamación general. Schmidt explica que, junto con las quininas, estos químicos pueden descomponer las células sanguíneas y musculares.

Como consecuencia de esta desintegración, se liberan moléculas de gran tamaño como la hemoglobina, que deben ser filtradas por el riñón. Pero varios de los químicos que contiene el veneno también son tóxicos para los riñones, y por lo tanto, los ataques de avispones gigantes pueden desencadenar una insuficiencia renal, explica Schmidt. Además, la especie posee una neurotoxina particular, que es capaz de bloquear los impulsos nerviosos.

"Es un cóctel desagradable de sustancias químicas, especialmente elaborada para que no quieras volver a molestar a estos tipos", expresa Schmidt.

No molestar

Según Schmidt, para que el veneno alcance niveles que puedan causar la muerte, una persona tendría que recibir la picadura de unos doscientos avispones gigantes, lo que equivaldría a unas mil abejas.

En Japón, los avispones gigantes causan entre 30 y 50 muertes por año, pero Schmidt explica que la mayoría de los decesos son el resultado de reacciones anafilácticas, y no de una toxicidad aguda.

Sin embargo, es importante recordar que los avispones gigantes, al igual que otras avispas, no suelen atacar a menos que se las moleste. Y, por lo general, ignoran a los humanos, sobre todo cuando buscan alimento; La mayoría de las muertes por picaduras de avispones gigantes ocurren porque las personas alteraron los nidos de los insectos.

Schmidt aclara que los avispones gigantes dan aviso antes de picar: empiezan a volar de un lado a otro chasqueando la mandíbula. "Es intimidante y te pone en alerta", expresa Schmidt. "Es la única especie que hace eso".

Schmidt nunca ha sido picado por un avispón asiático gigante, a pesar de haber estado en contacto con ellos desde 1980. Sus colegas japoneses le aconsejaron que se pusiera una sudadera gruesa debajo de su traje protector para combatir los largos aguijones de los insectos. Eso le funcionó, aunque a veces lo lamenta.

"De alguna forma, pienso que me gustaría que me hubiesen picado porque hoy podría aportar datos muy fehacientes”.

Mira también Una pequeña tropa de "avispones asesinos" extermina a casi 30.000 abejas

Seguir leyendo