Manatí antillano

Tuesday, April 14, 2020,
Por Redacción National Geographic
Encontrados en las aguas costeras del Caribe y el Golfo de México, los manatíes antillanos enfrentan ...

Encontrados en las aguas costeras del Caribe y el Golfo de México, los manatíes antillanos enfrentan amenazas crecientes de contaminación, pesca y colisiones de embarcaciones.

NOMBRE COMÚN: Manatí antillano

NOMBRE CIENTÍFICO: Trichechus manatus manatus

TIPO: Mamíferos

DIETA: Herbívora

TAMAÑO: 3,9 metros

PESO: Hasta 1587 kilos

¿Qué es el manatí antillano?

Es una subespecie del manatí estadounidense, que también incluye el manatí de Florida más conocido que reside en la costa este de los Estados Unidos. A diferencia de su subespecie hermana, el manatí antillano vive principalmente en la zona tropical y subtropical desde las Bahamas hasta Brasil. Sus números decrecientes han llevado a su designación en peligro en la Lista Roja de la UICN. Los grupos de conservación dicen que este manatí es particularmente difícil de proteger porque se sabe relativamente poco al respecto. El manatí antillano se encuentra entre los manatíes más misteriosos: nadadores lentos pero elegantes que son apodados amorosamente como "vacas marinas". 

Hábitat y dieta

Mientras que los manatíes antillanos se encuentran en aguas costeras poco profundas en todo el Caribe y el Golfo de México, su hábitat más importante se encuentra a lo largo de la costa de Belice, donde nadan en los ríos, lagos, lagunas y entornos marinos costeros del país, incluidos pastos marinos, manglares y ecosistemas de arrecifes de coral. Estos entornos proporcionan un sistema crítico de vías que los manatíes usan para acceder a los diferentes lugares donde comen, beben, descansan, se aparean y cuidan a sus crías. Los manatíes antillanos pueden permanecer en ambientes marinos o estuarinos salados durante períodos prolongados, pero necesitan acceso al agua dulce.

Como herbívoros, los manatíes antillanos dependen principalmente de las hierbas marinas para su dieta. Estas plantas subacuáticas florecientes florecen en todo su hábitat. También se sabe que la subespecie come algas y otras plantas, así como la ingestión accidental ocasional de un invertebrado.

Comportamiento y reproducción

Los manatíes antillanos no han desarrollado estrategias para evitar a los depredadores porque simplemente no tienen muchos. Las ballenas y los tiburones generalmente prefieren aguas más profundas, dejando a los seres humanos como su principal amenaza. Sin la necesidad de huir de los depredadores, los manatíes pueden darse el lujo de moverse tan lentamente como lo hacen, a aproximadamente ocho kilómetros por hora.

“Belice es el hogar de la mayor población restante de manatíes antillanos, que se encuentran a lo largo de toda la costa de América Central y las Antillas. ”

Por: Oceanic Society

Los manatíes son generalmente solitarios, aparte de la temporada de reproducción, cuando se juntan en manadas de apareamiento. Pero no producen muchos descendientes: las hembras reproductoras dan a luz aproximadamente una cría cada dos años, una tasa baja que ha contribuido a la disminución de su población.

Amenazas a la supervivencia

Los científicos estiman que menos de 2.500 manatíes antillanos adultos permanecen en la naturaleza, pero esa cifra ha sido difícil de confirmar ya que sus poblaciones son "irregulares y fragmentadas". Los humanos representan la mayor amenaza: la contaminación de la agricultura y la minería no solo ha degradado el hábitat de los mamíferos, sino que el aumento de las actividades humanas, como el turismo, la pesca y la agricultura, también ha tenido graves consecuencias. Se han encontrado manatíes antillanos enredados en redes de pesca o muertos en colisiones con embarcaciones. Los cazadores furtivos también son una amenaza. Aunque esta práctica ha disminuido un poco en los últimos años, los manatíes antillanos a veces son cazados por su carne.

Conservación

Se están realizando esfuerzos para salvar al manatí, muchos de ellos inspirados por el manatí más conocido de Florida, que también está en peligro. Pero la subespecie antillana ha tenido sus propios defensores.

En Belice, el miembro de National Geographic Photo Ark EDGE, Jamal Galves, es un biólogo investigador asociado del programa de conservación de manatíes en el Acuario Marino de Clearwater. Su equipo proporciona al gobierno de Belice los datos que necesita para establecer santuarios de manatíes, reducir los límites de velocidad de las embarcaciones y combatir la caza furtiva. La organización también educa a las comunidades locales sobre los manatíes antillanos con la esperanza de que ellos también se unan al esfuerzo de conservación.

“Los manatíes antillanos pertenecen al orden científico sireniano, cuyos miembros son los únicos mamíferos completamente acuáticos que son herbívoros. ”

Por: Save the manatee
Seguir leyendo