Crece el comercio de nutrias como mascotas exóticas

En el Sudeste Asiático, aumenta el comercio de estos animales cazados de manera furtiva.lunes, 14 de enero de 2019

La nutria asiática de garras pequeñas se ha convertido en una mascota popular en el sudeste asiático. En Indonesia, Tailandia, Japón y otros lugares pagan miles de dólares por una de ellas.
La nutria asiática de garras pequeñas se ha convertido en una mascota popular en el sudeste asiático. En Indonesia, Tailandia, Japón y otros lugares pagan miles de dólares por una de ellas.
Foto de Suzi Eszterhas, Minden Pictures

La pasean con una correa. Duerme en una cama, se entretiene con una pelota y tiene un juguete de peluche. Esta mascota no es un perro o un gato o un conejo o un hámster. Es una nutria de garras pequeñas, una especie asiática que en su hábitat natural caza peces y crustáceos, y se divierte en arroyos y manglares.

Su nombre es Sakura, vive en Japón, y su aparición en YouTube y Twitter ha causado sensación en las redes sociales.

Las nutrias de garras pequeñas (Amblonyx cinerea) y, en menor medida, las otras tres especies de nutrias que se encuentran en el Sudeste Asiático: la nutria euroasiática (Lutra lutra), la nutria de pelaje liso (Lutrogale perspicillata) y la nutria de nariz peluda (Lutra sumatrana), se han convertido en las nuevas víctimas del comercio regional de mascotas. Los investigadores creen que las están robando en Indonesia, Tailandia y otros países del sudeste asiático para venderlas como mascotas allí y en Japón.

"Lamentablemente, este animal tiene fanáticos porque es adorable”, sostiene Kanitha Krishnasamy, directora de la sede del Sudeste Asiático de la organización sin fines de lucro Traffic, la principal organización para controlar el comercio de animales silvestres a nivel mundial. "Estos animales son muy, muy populares".

Las nutrias que se encuentran en el Sudeste Asiático son inteligentes y atractivas, tienen cuerpos pequeños y delgados, piernas regordetas y carita de bebé. La gente paga miles de dólares para tener una de estas criaturas.

Según un informe reciente de Traffic, un grupo de investigadores indicó que unas 700 nutrias se ofertaron por Facebook entre enero y mediados de mayo de 2018, en cinco países del sudeste asiático. La mayoría de los vendedores ofrecían ejemplares jóvenes de nutrias de garras pequeñas, que son mucho más chicas que las nutrias de garras más largas (pesan 4,5 kilogramos más que las primeras).

Las cuatro especies de nutrias no están al borde de la extinción, pero su número tampoco está aumentando. Ingieren pesticidas peligrosos y han sufrido pérdida de su hábitat. También están expuestas a la caza furtiva por su pelaje denso (que se destina a hacer abrigos y sombreros, especialmente populares en China), y por su sangre, grasa y huesos porque en ciertas zonas de Asia se cree que estas partes tienen propiedades curativas.

Sin embargo, el informe de Traffic indica que el comercio de mascotas se ha convertido en la amenaza más apremiante de estos animales.

Según Krishnasamy, si bien es posible criarlas en cautiverio, resulta muy difícil. Para mantener sanos tanto a las crías como a los progenitores, los dueños deben alimentarlos con una dieta altamente especializada y administrarles vacunas para prevenir infecciones, como el moquillo.

"No es como criar gatitos", afirma Nicole Duplaix, quien enseña acerca de la ecología de nutrias en la Oregon State University, en Corvallis, y es presidenta del grupo de especialistas en nutrias de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que determina el estado de conservación de las especies. "No existen los criaderos de nutrias".

En cautiverio, para mantenerse saludables, las nutrias necesitan de una alimentación especial. Esta nutria, llamada Ophelia, se volvió obesa por comer comida para perros y vivir en una jaula pequeña.
En cautiverio, para mantenerse saludables, las nutrias necesitan de una alimentación especial. Esta nutria, llamada Ophelia, se volvió obesa por comer comida para perros y vivir en una jaula pequeña.
Foto de Wildlife Friends Foundation Thailand

Para proteger a estos animales, la mayoría de los países del Sudeste Asiático han promulgado leyes que prohíben la captura, venta, posesión y transporte de nutrias. La nutria de garras pequeñas, la nutria de pelaje liso y la nutria de nariz peluda también figuran en el Anexo II de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de flora y fauna silvestres (CITES, por su sigla en inglés), que regula el comercio mundial de vida silvestre. Esto significa que se necesita de un permiso para exportarlas y que el permiso puede otorgarse solo si el gobierno de origen determina que tomar una nutria de la naturaleza no pondrá en peligro la supervivencia de la especie.

Algunas naciones quieren prohibir el comercio internacional de ciertas especies de nutrias, y en la próxima gran reunión de la CITES en mayo, los países discutirán nuevas propuestas para ubicar a la nutria asiática de garras pequeñas y la nutria de pelaje liso en el Anexo I del tratado. Con estas listas, se prohibiría el comercio internacional de esas especies por completo. La nutria euroasiática integra el Anexo I desde 1977.

A pesar de estas restricciones, la venta ilegal de nutrias como animal doméstico aumenta en las redes sociales que han popularizado todo tipo de animales exóticos (desde arañas venenosas hasta grandes felinos y pájaros que hablan) y donde se ha facilitado la compra y venta de estos animales.

"Lamentablemente, el comercio en línea ha fomentado la tenencia de mascotas exóticas porque es muy difícil controlar lo que se hace en línea", explica Krishnasamy.

Según el estudio de Traffic, la gran mayoría de los anuncios de Facebook procedían de Indonesia, y en segundo lugar, de Tailandia. (Los investigadores no contaron ninguno de origen filipino, y cerca de 30 provenían de Malasia y Vietnam).

Krishnasamy explica que en Indonesia y Tailandia la tenencia de mascotas exóticas tiene “una profunda conexión con la cultura”. Los anuncios parecen apuntar a compradores locales pero las incautaciones de nutrias en puntos de control indican que el comercio también traspasa las fronteras.

El año pasado, una mujer fue detenida en el aeropuerto internacional Don Mueang de Tailandia, Bangkok, por intentar contrabandear 10 nutrias bebé a Japón, donde tener una nutria de mascota es última moda. (Se los puede encontrar en cafés, son estrellas en los reality shows e incluso existe un concurso anual llamado “elección general de la nutria” para elegir al animal más adorable).

James Lilly, un vendedor que reside en los Estados Unidos, escribió en un mensaje de texto que él cría especies de nutrias del sudeste asiático y que son buenas mascotas. Según Lilly, son juguetones y se comportan como los gatos domésticos.

Pero Duplaix sostiene que son destructivos, que emiten fuertes silbidos y que pueden volverse agresivos cuando no consiguen lo que quieren. Y comenta que su mordida feroz es como una máquina de coser perforando tela. "Un cachorro de lobo puede ser muy dulce, pero, en definitiva, es y será un lobo”. "Lo mismo ocurre con una nutria".

Tom Taylor es el director del programa de Wildlife Friends Foundation Thailand, una organización sin fines de lucro que rescata animales silvestres, como las nutrias, de contextos domésticos explotadores en el país. "No damos abasto con la cantidad de mascotas no deseadas", escribió en un correo electrónico.

Wildlife Friends Foundation Thailand, una organización sin fines de lucro que rescata y rehabilita animales silvestres, afirma que no dan abasto con la cantidad de mascotas no deseadas. Aquí, un veterinario de la fundación alimenta a una nutria bebé que ha sido rescatada.
Wildlife Friends Foundation Thailand, una organización sin fines de lucro que rescata y rehabilita animales silvestres, afirma que no dan abasto con la cantidad de mascotas no deseadas. Aquí, un veterinario de la fundación alimenta a una nutria bebé que ha sido rescatada.
Foto de Wildlife Friends Foundation Thailand

Según Taylor, para las nutrias tampoco es bueno vivir como mascota. En la naturaleza, estos carnívoros amantes del agua dulce viven en grupos familiares de hasta 15 miembros. Esto claramente contrasta con una vida en cautiverio, donde están aislados de otras nutrias y no reciben más que un baño cada tanto. "A la mayoría de las nutrias mascota se las trata como juguetes: les ponen correa, las visten con ropa de muñeca y les dan de comer alimentos para humano muy malos", afirma Taylor.

Krishnasamy y otros especialistas están luchando para que las normas existentes se apliquen como corresponde y para que se implementen leyes más rígidas para proteger a las nutrias del comercio de mascotas. En Japón, por ejemplo, es legal tener nutrias de garras pequeñas. Y, según el informe de Traffic, en Indonesia no se ha prohibido la venta de nutrias silvestres de forma explícita. Solo es ilegal venderlas en el país porque no se ha establecido un valor para las ventas legales.

Al igual que muchas otras personas, Duplaix desea trasmitir el mensaje de que las nutrias no son animales domésticos. "No está bien tenerlas de mascota".

Wildlife   Watch   es   un   proyecto   de   investigación entre National   Geographic   Society y National Geographic Partners, que se centra en los delitos y la  explotación  de  la  vida  silvestre.  

Seguir leyendo