Animales

Los jaguares fueron los felinos divinos de las antiguas Américas.

El felino carnívoro ha inspirado fascinación, miedo y reverencia durante siglos.viernes, 19 de octubre de 2018

Por Isabel Bueno
Una cámara remota captura una imagen de un cachorro de jaguar de 10 meses en el Pantanal de Brasil, uno de los últimos bastiones de la especie.

A lo largo del tiempo, los habitantes de Mesoamérica, la región geográfica que comprende México y América Central, adoraban a la Panthera onca, el jaguar. Los carnívoros tienen la mordedura más fuerte de todos los grandes felinos que alguna vez vagaron desde el sur de los Estados Unidos, a través de México y América Central hasta el sur de Argentina. Los cazadores furtivos con trajes camuflados y ojos que pueden ver en la oscuridad, fácilmente derriban presas en cualquier lugar: en los árboles, en el suelo, o incluso nadando en los ríos.

Para los pueblos antiguos de Mesoamérica, el jaguar era algo más que un animal; era divino. Casi todas las civilizaciones mesoamericanas antiguas veneraban al jaguar de alguna manera. Los olmecas (alrededor del 1200-400 aC) presentaban jaguares en su arte y religión. Las esculturas de felinos eran populares, como las representaciones de deidades que parecen ser mitad humanos, mitad jaguar, que los eruditos describen como jaguares.

La mayoría de los jaguares tienen manchas amarillas; algunos tienen un pelaje melanístico, o todo negro, debido a la genética.

Los mayas también conectaron las magníficas habilidades de los felinos con diversos fenómenos naturales. Los mayas creían que la capacidad del jaguar para ver en la noche le permitía moverse entre mundos, asociándolo con el inframundo y la mortalidad. El arte y la arquitectura mayas también están llenos de jaguares, el más famoso tal vez es el trono del jaguar rojo que se encuentra en El Castillo, la gran pirámide de Chichén Itzá, construida hace más de 1.500 años.

Símbolo de fuerza

El jaguar se convirtió en un símbolo universal del poder político y militar. En todas las culturas mesoamericanas se representa en bajorrelieves y esculturas en templos y palacios. La asociación del jaguar con la luz y la oscuridad le dio una energía compleja y sagrada y transmitió sus cualidades al gobernante, haciendo del jaguar nahual- un alter ego, o una especie de contraparte animal protectora- el gobernante. ­

El jaguar también fue un ícono para el valiente cazador y guerrero, que creó las órdenes militares de los soldados jaguar. Sus integrantes fueron los más valientes y aclamados. Dioses, reyes, guerreros y sacerdotes agregaron el epíteto del jaguar a sus nombres, puliendo sus reputaciones con un símbolo de prestigio y poder. En la civilización maya sólo los reyes podían ponerse sus pieles manchadas.

Se creía que el jaguar era un animal tanto de las estrellas como de la tierra, desempeñando un papel prominente en la mitología de los pueblos azteca y mexica hace aproximadamente 700 años. Las guaridas de jaguar se encuentran a veces en cuevas, que los unían a la tierra y a la fertilidad: la feroz diosa azteca de la tierra Tlaltecuhtli a menudo se representa con garras de jaguar. La naturaleza dual del felino lo conectó con las transiciones, como el ciclo diario del sol que se levanta para marcar el comienzo y la puesta de la noche. Con el tiempo, el jaguar se absorbió en una compleja mitología dual, que representaba tanto la luz como la oscuridad, el cielo y la tierra.

Esta figura maya de un jaguar devorando a un hombre data de 700-900 D.C. Campeche, México.

Según un mito azteca, el primer sol que brillaba sobre la humanidad era el dios Tezcatlipoca, que reinaba en los cielos. Su hermano Quetzalcóatl tenía envidia de su poder y trató de usurparlo con un duro golpe. Tezcatlipoca, sin embargo, no murió, sino que se convirtió en un jaguar. Tezcatlipoca se manifestó a veces como Tepeyóllotl, corazón de las montañas, porque sus dominios reflejaban el jaguar. Fue encontrado no sólo en cuevas y en el inframundo, sino también en el cielo nocturno, por lo que la piel punteada del jaguar se convirtió en un símbolo.

Los mexicas tenían otro mito para explicar la característica de la piel "manchada" del animal. Cuando los dioses crearon el sol y la luna, el jaguar fue arrojado al fuego sagrado y volvió a la vida en las llamas con su pelaje manchado y chamuscado.

Una presencia perdurable

La actividad humana moderna en su hábitat ha provocado una disminución preocupante en las poblaciones de jaguar. Rara vez al norte de México, la supervivencia más amplia del felino está amenazada por cazadores en toda América Central y del Sur. Los conservacionistas estiman que aproximadamente 15.000 quedan en estado salvaje.

Aun así, la gente sigue venerando a este poderoso felino. Hoy en día, en la provincia mexicana de Guerrero, se celebran festivales de lluvia en los que las personas se visten de jaguares y participan en batallas de rituales. Un gran número de centroamericanos todavía cree profundamente que la presencia enigmática de este animal se basa en la sabiduría de un universo sagrado más allá de la comprensión humana.