10 consejos para que las familias puedan minimizar los riesgos de viajar durante la pandemia

Presentamos algunos consejos para los que han decidido irse de vacaciones y visitar a sus familiares durante las fiestas.

Publicado 26 de noviembre de 2020 13:21 GMT-2
Viajar en avión implica el riesgo de exponerse al coronavirus. En la foto, le toman la temperatura ...

Viajar en avión implica el riesgo de exponerse al coronavirus. En la foto, le toman la temperatura a una familia en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.

Fotografía de Al Seib, Los Angeles Times/Getty Images

La pandemia sigue entorpeciendo los planes de este año. Ahora se está ocupando de arruinar los preparativos para las fiestas. Parece que las reuniones familiares que nadie quiere perderse, este año no serán lo mismo.

Las familias están tratando de tomar decisiones correctas. Maryann Thompson, experta en viajes, cuenta que, en los últimos años, ha podido dividir el período de las fiestas para poder pasar tiempo con su esposo e hijos y también con su familia extensa. Pero este año, los festejos más numerosos se escapan del calendario.

“Quizá mi esposo pueda cumplir su sueño de estar la mañana de Navidad con nosotros”, dice Thompson, editora principal de Roam Family Travel. Significa un cambio abismal con respecto a años anteriores. “Recorrimos en auto todo el Yellowstone, buceamos en Catalina, anduvimos de mochileros por Camboya y recibimos el oshogatsu [año nuevo japonés] con amigos en Tokio”, dice recordando sus últimas vacaciones.

En los EE.UU., los casos de COVID-19 se encuentran en su pico más alto y han vuelto a alcanzar cifras históricas en Europa y otros lugares del mundo. Si bien hay esperanzas de que pronto se obtengan vacunas con tasas de eficacia altas, es probable que falten meses para que todos pueden tener acceso a ellas. Hasta que eso suceda, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan que las familias se queden en casa durante las vacaciones. Pero, si para poder ver a los familiares es necesario viajar, los expertos recomiendan minimizar el riesgo tanto como sea posible. Presentamos 10 consejos que pueden ser de utilidad.

Un trabajador de la salud realiza una prueba en un centro de pruebas de coronavirus en Providence, Rhode Island.

Fotografía de Elizabeth Frantz, The New York Times/Redux

1. Investiga

¿Qué tan altas son las tasas virales en donde vives? ¿Y en los lugares a los que vas o por los que pasas a lo largo de tu viaje en auto? Consulta las últimas tasas de COVID-19 a nivel nacional y por estado y, planifica tu ruta según esa información, o considera si realmente es conveniente viajar. Puedes registrarte para recibir alertas en tu teléfono y saber si has estado expuesto a algún infectado.

2. Hazte la prueba

Si vas a estar mucho tiempo en espacios cerrados con personas que no forman parte de tu círculo familiar más íntimo, hazte una prueba COVID-19 una semana antes de viajar (las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa son las más precisas). Luego, ponte en cuarentena mientras esperas los resultados, y confirma tu viaje únicamente si las pruebas son negativas. Advertencia: debido al largo período de incubación del virus, las pruebas pueden dar falsos negativos y, por eso, hay una gran cantidad de portadores asintomáticos, que igualmente transmiten el virus. Podrías incluso hacerte más de una prueba durante un período de dos semanas.

3. Trata de que tus hijos se acostumbren a la mascarilla

¿Tus hijos serán capaces de usar la mascarilla con más frecuencia de lo habitual? Si no es así, quizá convenga practicar antes del viaje. “Los míos han ido a la escuela y usan la mascarilla todo el tiempo, y además ya han viajado en avión varias veces con las mascarillas puestas, así que estoy tranquila con respecto a eso”, cuenta Kirsten Maxwell, fundadora de Kids Are a Trip. Pero aclara que los niños deben comprender cuándo pueden quitárselas y que los padres deben llevar mascarillas adicionales por cualquier eventualidad.

Aunque los bebés no pueden usar mascarillas, comenta Natalie Preddie, escritora sobre viajes familiares y madre de tres hijos, conviene cubrirles el rostro durante el viaje o al alimentarlos. “Si tu bebé usa un asiento para auto, cubre el asiento con una manta liviana mientras estés en el aeropuerto y en los lugares concurridos”, sugiere. "Y en lo posible, usa una manta para amamantar”.

4. Recuerda llevar buenos hábitos de higiene y un botiquín de primeros auxilios

Además de usar las mascarillas, hay que cumplir con el correcto y frecuente lavado de manos (llevar siempre por las dudas desinfectante de manos con al menos 60 por ciento de alcohol) y el distanciamiento social. Los niños tienden a resistirse a las nuevas reglas, así que intenta instaurar las pautas desde que están en casa, y facilítales una forma de hablar de estas normas para que se identifiquen con ellas y se aferren a los cuidados si otras personas atentan con el cumplimiento de las medidas.

Lleva también un termómetro (un oxímetro también puede servir), guantes y medicamentos para la fiebre acordes a las diferentes edades de los miembros de la familia. Y, si en casa usas ciertas cosas para sentirte más seguro (toallitas húmedas, por ejemplo), ponlas en tu valija para no tener que visitar tiendas en tu lugar de destino. Es probable que las baterías del termómetro se agoten justo cuando te vas de casa (para cumplir con la Ley de Murphy), así que, lleva baterías adicionales por si necesitas también para otras cosas durante el viaje.

Una forma de reducir el riesgo de exposición durante un viaje en pandemia es procurarte tu propio hospedaje. Una buena idea es alquilar una casa rodante, como esta en el Parque Estatal Red Rock Canyon, California.

Fotografía de Christian Heeb, Laif/Redux

5. Reserva un lugar para quedarte

Este año conviene que te alojes en una casa rodante, una casa de alquiler o un hotel, y no en la casa de los abuelos. En esta enfermedad, la edad es un factor de riesgo. A la hora de buscar alojamiento, considera los protocolos COVID-19 más importantes para ti y tu familia (por ejemplo, no usar servicio de limpieza, opciones de entrega de alimentos). Y presta atención a las políticas de cancelación; si cambias de opinión y finalmente desistes de ir o necesitas irte antes, es importante que sepas si te darán un reembolso o no.

6.Haz tu vuelo más seguro

La mayoría de los aviones están equipados con filtros HEPA (filtros de aire de alta eficiencia), lo que hace que el aire en la cabina de vuelo sea mucho más limpio que en la mayoría de los otros espacios cerrados. De cualquier modo, procura elegir rutas que no tengan escalas o vuelos con escalas breves para evitar permanecer mucho tiempo en los aeropuertos. Allí, los riesgos aumentan por la aglomeración de personas en las filas de check-in y puertas de embarque, donde, además, las personas se quitan las mascarillas para comer o beber mientras esperan su vuelo.

Trata de que los niños coman y usen el baño antes de abordar, para no tener que moverte o quitarte las mascarillas dentro del avión. Durante el vuelo, mantén abierta la ventilación superior; la ráfaga de aire filtrada funciona como un amortiguador invisible entre tú y el resto de los pasajeros.

Puedes limpiar los respaldos de los asientos y las bandejas con desinfectante para quedarte más tranquilo, pero los estudios han indicado que la transmisión del virus a través de las superficies es relativamente baja. Evitar las partículas y las gotas que exhalan los demás sigue siendo la mejor forma de protegerse.

Organiza unas vacaciones en casa mientras estén vigentes las restricciones de viaje por la pandemia del coronavirus. Los parques estatales y locales ofrecen caminatas de un día para toda la familia.

Fotografía de Imgorthand, Getty Images

7. Elige viajar en auto

Si bien muchos estudios recientes han sugerido que, con las precauciones adecuadas, viajar en avión es más seguro que hacer las compras a un almacén, si viajas por ruta terrestre tienes más control sobre el contacto que tendrás con extraños. Mejor aún si alquilas una casa rodante o una caravana con baño y cocina incluidas.

Corinne McDermott de Have Baby Will Travel sugiere que si el viaje es largo, es mejor hacerlo durante la noche. “El conductor toma una siesta por la tarde y parten de casa a la hora en que suelen irse a dormir. El otro adulto a bordo intenta descansar hasta que el primer conductor necesite un descanso. Este sistema funciona si ambos conductores se comprometen a detener la marcha enseguida si se sienten demasiado cansados ​​para seguir”, dice. “Cuando llegues a destino, el primer día estarás agotado, pero la rutina de sueño de los niños no debería verse afectada. Y si consigues usar tú mismo los surtidores de la gasolinera y pagar sin intermediarios, lograrás hacer un viaje casi sin haber interactuado con el mundo exterior".

8. Considera los pormenores de los viajes

Llevar provisiones a un viaje es un clásico, pero en tiempos de pandemia, conviene duplicar esas provisiones para evitar hacer paradas innecesarias en el camino. Carga una hielera portátil y muchos snacks para comer en el auto, pero trata de que no sean los que llevan a todos a lamerse los dedos.

También es buena idea llevar una bolsa con elementos de baño. Para los pequeños que ya no usan pañales pero que todavía no están muy familiarizados con los inodoros, será útil un orinal portátil. Los niños mayores deben tener una bolsa personal con todo lo que necesitan si la naturaleza llama, desde papel higiénico y jabón hasta guantes y una mascarilla en una bolsa de plástico con cierre. Para los bebés, Preddie sugiere llevar un cambiador de pañales. “Límpialo bien antes de volver a ponerlo en el bolso de los pañales. Si puedes usar una funda para pañales desechable, mejor todavía".

9. Mantente lejos de la cocina

Si la reunión cuenta con un grupo más numeroso, que no haya demasiados cocineros y ayudantes en la cocina. Las opciones de un solo uso, aunque menos convenientes en términos ambientales, son mejores para minimizar el contacto con cubiertos y condimentos. También es una buena idea que cada uno se sirva lo suyo. Lleva la comida afuera si el clima lo permite y divide los espacios del hogar. Y ya que comen afuera, ¿por qué no aprovechan el aire libre? Pueden dar un paseo después de la cena y recorrer el parque local, donde no se cruzarán con multitudes y podrán estar más seguros que si se quedan todos en la casa.

10. Reconsidera si te irás de viaje

En tiempos “normales”, cuando los padres ya están exhaustos por el ajetreo de todo el año, deben pensar dos veces si conviene hacer un viaje o no, y ahora en pandemia, la decisión es aún más difícil. Tener que controlar si tu hijo está a 2 metros de distancia de su primo debe ser agotador. Si sientes presión familiar, deja en claro que estás intentando preservar la salud y el bienestar de la familia. “Nos encantaría estar allí, pero nos preocupa que podamos contagiarlos…” Luego, quédate cómodo en casa, confiado de que estás en una burbuja segura, y celebra el verdadero significado de las fiestas con una familia sana.

Heather Greenwood Davis es una escritora sobre viajes que vive en Toronto, y editora colaboradora de National Geographic. 

Seguir leyendo