Chichén Itzá

Las pirámides escalonadas, los templos, las arcadas con columnas y otras estructuras de piedra de Chichén Itzá fueron sagradas para los mayas y constituyeron un centro urbano sofisticado de su imperio desde el año 750 al 1200 D. C.

Monday, February 5, 2018,
Por Redacción
Chichén Itzá
Construida para impresionar, la pirámide conocida como El Castillo se ha convertido en el ícono de Chichén Itzá.
Fotografía de Israel Leal, AP

Lugar: La ciudad prehispánica de Chichén Itzá

Ubicación: México

Año de designación: 1988

Categoría: Cultural

Razón: Las fabulosas ruinas de Chichén Itzá son testimonio de la ciudad antigua que alguna vez fue el centro del imperio Maya en América Central.

* * *

Las pirámides escalonadas, los templos, las arcadas con columnas y otras estructuras de piedra de Chichén Itzá fueron sagradas para los mayas y constituyeron un centro urbano sofisticado de su imperio desde el año 750 al 1200 d. C.

Visto en su conjunto, el sensacional complejo revela mucho de la visión del universo de los mayas y los toltecas, íntimamente ligada a lo que se podía ver en los oscuros cielos nocturnos de la península de Yucatán.

La estructura más reconocida es el Templo de Kukulkán, también conocido como El Castillo. Esta gloriosa pirámide escalonada demuestra la precisión e importancia de la astronomía maya, así como la fuerte influencia de los toltecas, que los invadieron alrededor del año 1000 y precipitaron la fusión de las dos tradiciones culturales.

El templo tiene 365 escalones, uno por cada día del año. Cada uno de los cuatro lados del templo tiene 91 escalones, y la plataforma superior representa el número 365.

Concebir este calendario de 365 días fue solo uno de los logros de la ciencia maya. Increíblemente, dos veces al año, en los equinoccios de primavera y de otoño, una sombra con forma de serpiente cae sobre la pirámide. A medida que el sol se pone, esta serpiente de sombras desciende por los escalones, hasta unirse con una cabeza de serpiente de piedra en la base de la gran escalera en el lateral de la pirámide.

Las habilidades astronómicas de los mayas eran tan avanzadas que podían predecir los eclipses solares y, hasta el día de hoy, aún sobrevive en el lugar la estructura impresionante y sofisticada de un observatorio.

La única reserva de agua permanente de esta gran ciudad era una serie de pozos. Las crónicas españolas relatan que arrojaban vivas a las jóvenes víctimas mujeres al pozo más grande, a modo de sacrificio al dios maya de la lluvia, que vivía en sus profundidades. Los arqueólogos han encontrado sus huesos, junto con joyas y otros objetos preciosos que llevaban en sus horas finales.

La cancha de pelota de Chichén Itzá es la más grande conocida en América, con 168 metros de largo y 70 de ancho. Durante los juegos rituales, los participantes intentaban pasar una pelota de goma de 5,4 kilos a través de aros de piedra situados en lo alto de las paredes de la cancha. La competencia debió ser feroz, ya que los perdedores eran sacrificados.

Chichén Itzá era más que un centro religioso y ceremonial. También era un sofisticado centro urbano y el núcleo del comercio regional. Pero tras siglos de prosperidad y de absorber las influencias de otras culturas, como la tolteca, la ciudad tuvo un misterioso final.

Durante el 1400, los habitantes de Chichén Itzá la abandonaron y se fueron a la selva. Aunque dejaron atrás impresionantes obras de arte y arquitectura, no quedaron indicios de por qué abandonaron sus hogares. Los científicos especulan que las sequías, el agotamiento de los suelos y las expediciones reales de conquista y búsqueda de tesoros pudieron contribuir con la caída de Chichén Itzá.

Recientemente, este Patrimonio de la Humanidad recibió otro honor. En una votación a nivel mundial, Chichén Itzá fue nombrada una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo.

Cómo llegar

Chichén Itzá está situada cerca de la pequeña ciudad de Piste. Pero los servicios la conectan con los aeropuertos internacionales de Mérida (a menos de dos horas) y Cancún (a dos horas y media).

Cuándo visitarlo

Las ruinas están abiertas todos los días. El clima de Chichén Itzá es constantemente tropical: la temperatura promedio es de 34º C. Los equinoccios de primavera y otoño brindan la oportunidad de ver la sombra de la serpiente en El Castillo, pero en estas fechas, el lugar que de por sí suele estar lleno de gente, queda totalmente abarrotado.

 

Artículo original publicado el 15 de Noviembre de 2010.

Seguir leyendo