Científicos reconstruyen el ascenso final de Ötzi, el Hombre de Hielo

La famosa momia murió a causa de una flecha en un alto paso de montaña alpina hace 5.300 años. Ahora los investigadores están rastreando sus movimientos inusuales justo antes de su asesinatoviernes, 17 de enero de 2020

Un hombre herido y posiblemente buscado, Ötzi, el Hombre de Hielo pasó sus últimos días en movimiento en lo alto de los Alpes hasta que fue derribado con una flecha. Unos 5.300 años después, los arqueólogos aún están desentrañando el misterio de su muerte. Ahora, un nuevo análisis de los restos de plantas cubiertas de musgo en el lugar del asesinato del Hombre de Hielo puede revelar detalles de su frenético final.

Desde 1991, cuando los excursionistas en los Alpes de Ötztal descubrieron su cuerpo congelado y momificado de forma natural cerca de la frontera entre Italia y Austria, los investigadores han contado más de 60 tatuajes en la piel de Ötzi y han demostrado que llevaba un abrigo de cuero cosido de pieles de varias ovejas y cabras. Recientemente encontraron su estómago perdido y, por su contenido, descubrieron que Ötzi fue asesinado solo una hora después de comer una última comida de carne seca de cabra y de ciervo con trigo einkorn. Han demostrado que el hombre de 40 y tantos años probablemente sufrió de dolores de estómago cuando murió, y estaba cuidando su mano derecha gravemente herida, cortada casi hasta el hueso entre el pulgar y el dedo índice.

Hasta la fecha, los científicos también han documentado al menos 75 tipos de briófitas, una familia de plantas que contiene musgos y hepáticas, dentro y alrededor de los restos momificados de Ötzi. Ahora, estas humildes plantas están revelando los últimos momentos del Hombre de Hielo con mayor detalle, al tiempo que reafirman la idea de que sus últimos días fueron agitados y violentos.

En un nuevo análisis publicado hoy en la revista PLOS ONE, los investigadores muestran cómo alrededor del 70 por ciento de las briófitas encontradas en el sitio del Hombre de Hielo a gran altitud no eran locales, y muchas de ellas se originaron en altitudes más bajas al sur de los Alpes de Ötzal. Al averiguar cómo esos restos botánicos llegaron a depositarse alrededor de la escena del crimen de Ötzi en el Paso Tisen, a una altitud de 3.210 metros, los investigadores han reconstruido parcialmente la historia de su viaje final: una subida caótica de ida y de vuelta que cubre miles de metros en altitud en un lapso de dos días.

Un misterio cubierto de musgo

James Dickson, profesor retirado de arqueobotánica en la Universidad de Glasgow y autor principal de la nueva investigación, ha estado estudiando a Ötzi desde 1994 cuando recibió muestras de restos orgánicos excavados en el sitio donde se descubrió la momia. Dickson dice que se sintió intrigado de inmediato cuando vio la neckera (Neckera complanata), una especie de musgo que históricamente se ha utilizado para sellar botes y cabañas de troncos.

Se descubrió una neckera en cantidades relativamente grandes en el sitio, a menudo pegada a la ropa de Ötzi. El musgo puede haber sido parte del conjunto de herramientas de Ötzi, aunque su propósito aún no está claro. ¿Se usó para el aislamiento? ¿O tal vez como papel higiénico? En cualquier caso, la especie solo crece a altitudes más bajas. Su presencia ayudó a los investigadores a comenzar a mapear el viaje final de Ötzi.

"Fue una situación bastante inusual encontrar a esta persona asesinada en los Alpes, a una altitud bastante alta", dice el antropólogo Albert Zink, quien dirige la investigación sobre Ötzi en el Instituto de Estudios de la Momia en Eurac Research en Bolzano, Italia, pero no estuvo involucrado en el nuevo estudio. "Nadie podía explicar realmente por qué estaba allí".

El tracto digestivo preservado de Ötzi contenía no solo comida, sino también restos de polen del entorno en el que comió sus últimas comidas, que proporcionó un mapa vago de su viaje final en una investigación previa dirigida por Klaus Oeggl, un arqueobotánico de la Universidad de Innsbruck en Austria, quien también es coautor del nuevo estudio.

Las muestras del recto de Ötzi y la parte inferior de su colon, que representan el alimento digerido más antiguo de su sistema, tenían restos de polen de pino y abeto. Esto colocó a Ötzi en un bosque de gran altitud, cerca de la cima de la línea de árboles alrededor de 2.500 metros, unas 33 horas antes de su muerte. Pero el tracto medio del colon del Hombre de Hielo contenía polen de lúpulo y de otros árboles que solo crecen en bosques a altitudes más bajas, lo que significa que Ötzi debe haber descendido a 1.219 metros o menos, tal vez llegando al fondo de un valle, que le implicó de 9 a 12 horas antes de su muerte. Según la evidencia del polen, Ötzi ascendió nuevamente y comió su última comida en un bosque de coníferas subalpino antes de subir aún más alto al Paso Tisen, donde fue asesinado.

Lee más sobre cómo los científicos están desentrañando los misterios de la vida y de la muerte de Ötzi.

Sin embargo, no estaba totalmente claro si Ötzi hizo su último descenso por las laderas hacia el sur, en lo que hoy es Italia, o en el norte, en lo que hoy es Austria. Sólo hay unos pocos caminos posibles al sitio de la muerte de Ötzi en el paisaje accidentado.

"Realmente no sabíamos exactamente a dónde fue", dice Oeggl.

Plantas de baja altitud, lugares de gran altitud

En el nuevo estudio, el equipo internacional de científicos de Dickson se basó en sus extensos estudios botánicos de la región y mapeó la distribución de todas las especies de musgos y hepáticas que se habían identificado en el tracto digestivo de Ötzi y en el sedimento alrededor del cuerpo. (La distribución de estas plantas en los Alpes hace 5.000 años era bastante similar a la distribución actual).

Alrededor del 70 por ciento de las especies de briófitas que se encuentran en los alrededores de los restos de gran altitud de Ötzi no crecen en la zona nival, la región más alta de vegetación alpina que comienza alrededor de 3.002 metros en esta parte de los Alpes. Algunos de los intrusos botánicos pueden haber sido transportados al lugar de la muerte de Ötzi por el viento o por medio de animales como las ovejas y los pájaros. Pero los investigadores afirman que había varios musgos de baja altitud, no sólo una neckera, que solo el Hombre de Hielo podría haber llevado al sitio. "La distancia es tan grande que no hay otra explicación", dice Oeggl.

Algunos de los musgos que se encuentran en el sitio de la muerte de Ötzi, incluida la neckera, prosperan en Schalstal, un cañón al sur de Italia, pero no en ninguno de los valles cercanos al norte. El mapa de Dickson, por lo tanto, apunta a la idea de que Ötzi, en su último viaje, bajó al Schalstal antes de su ascenso final. El Hombre de Hielo pudo haber rozado contra musgos en el desfiladero, acumulado algunos para su kit de suministros, o los utilizó para envolver su comida o curar sus heridas. Durante su descenso, Ötzi podría haber llegado hasta el fondo del valle de Vinschgau, a unos 792 metros de altitud, donde pudo haber recolectado una especie de bogmoss, Sphagnum afín. Dickson especula que Ötzi pudo haber conocido las propiedades antisépticas del bogmoss y lo usó para curar su profunda herida en la mano.

Los descubrimientos se ajustan a la imagen general de que la mayoría de las conexiones de Ötzi se encontraban al sur. La evidencia isotópica, por ejemplo, sugiere que Ötzi creció en la parte sur de los Alpes y vivió los últimos meses de su vida en esa área, dice Zink.

De manera similar, Ursula Wierer, una arqueóloga del departamento provincial de arqueología en Florencia, Italia, dice que "hay muchas pruebas de que el Hombre de Hielo vivió en el lado sur de los Alpes y que ascendió desde ese lado de los Alpes al sitio donde murió". El reciente análisis de Wierer del kit de herramientas de Ötzi sugiere que fue atrapado con la guardia baja con armas que necesitaban reparación. Ella dice que este nuevo estudio, en el que no participó, es una confirmación más de la naturaleza agitada del final de Ötzi y "muestra una vez más la importancia de los estudios arqueobotánicos para la reconstrucción de los últimos días del Hombre de Hielo".

Las briofitas, como los musgos y las hepáticas, sólo se pueden estudiar en escenarios excepcionales de conservación, como un pantano anaeróbico o, en el caso de Ötzi en un pasaje de montaña congelado. Como tales, son "realmente poco comunes en arqueobotánica", dice Logan Kistler, curador de arqueobotánica y arqueogenómica en el Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian. "No producen semillas ni polen que tienden a conservarse en sitios arqueológicos. Son bastante efímeros en el medio ambiente". El nuevo estudio, agrega Kistler, es "un buen ejemplo de lo notable que es el sitio Ötzi".

"Es uno de estos casos extraordinarios que hace que la vida del pasado sea real".

Seguir leyendo