Por qué se levantó el Muro de Berlín... y cómo cayó

El espantoso muro de la Guerra Fría se construyó para que los alemanes del este no se escaparan hacia el oeste. Una batalla de décadas para huir lo hizo desaparecer.martes, 12 de noviembre de 2019

Por casi 30 años, Berlín estuvo dividida no solo por ideología, sino por una barrera de hormigón que serpenteó por la ciudad y funcionó como símbolo desagradable de la Guerra Fría. Levantado precipitadamente y derribado por las protestas, el Muro de Berlín tenía 43 kilómetros de ancho y estaba protegido con alambres de púa, perros de ataque y 55.000 minas. Pero aunque el muro se erigió entre 1961 y 1989, no podía sobrevivir a un movimiento democrático masivo que terminó acabando con la República Democrática de Alemania (RDA) e incitó el fin de la Guerra Fría.

Los orígenes del muro datan de finales de la Segunda Guerra Mundial cuando Alemania estaba dividida en cuatro partes y ocupada por las potencias aliadas. A pesar de que Berlín estaba ubicada a 144 kilómetros  — al este de la frontera entre la RDA y Alemania Occidental —  y completamente rodeada por el sector soviético. Estaba dividida originalmente en cuatro sectores pero para 1947 ya estaba consolidada en este y oeste.

En 1949 las dos nuevas Alemanias habían sido oficialmente fundadas. La Alemania del Este socialista fue destruida por la pobreza y convulsionada por las huelgas en respuesta a sus nuevos sistemas políticos y económicos. La fuga de cerebros y la escasez de mano de obra que resultó hizo que la RDA cerrara su frontera con Alemania Occidental en 1952, y que fuese mucho más difícil para las personas cruzar de la Europa “comunista” a la “libre”.

Los alemanes orientales comenzaron a huir por una frontera más permeable entre Berlín Oriental y Occidental. En un momento, 1700 personas por día buscaban condición de refugiado al cruzar desde el este hacia el oeste de Berlín y alrededor de 3 millones de ciudadanos de la RDA pasaron a Alemania Occidental por Berlín Occidental entre 1949 y 1961.

En las primeras horas del 13 de agosto de 1961, cuando los berlineses dormían, la RDA comenzó a construir cercos y barreras para sellar las entradas desde Berlín Oriental a la parte occidental de la ciudad. El movimiento nocturno sorprendió a los alemanes de ambos lados de la nueva frontera. A medida que los soldados de la RDA patrullaban la línea divisoria y los trabajadores comenzaban a construir un muro de hormigón, los funcionarios diplomáticos y los militares de ambos lados se involucraron en una serie de tensos enfrentamientos.
 

Alemania Oriental levantó una pared de hormigón de 43 kilómetros que recorría toda la ciudad. El Muro tenía dos paredes paralelas con torres de vigilancia y separadas por una “franja de muerte” que finalizaba con corridas de perros de ataque, minas, alambres de púa y varios obstáculos diseñados para prevenir el escape. Los soldados de Alemania Oriental monitoreaban las barreras todo el tiempo, vigilaban Berlín Occidental y tenían órdenes de disparar a matar si veían a un fugitivo.

Las personas intentaban escapar. Inicialmente, huían de las casas que estaban justo al lado del Muro; luego, aquellas casas fueron vaciadas y convertidas en fortificaciones para la Guerra misma. Otros planeaban escapes más riesgosos a través de túneles, en globos aerostáticos e, incluso en tren. Entre 1961 y 1989, más de 5000 personas lograron escapar exitosamente. Algunos no fueron tan afortunados; al menos 140 fueron asesinados o murieron intentando cruzar el Muro.

Con el transcurso de los años, el Muro se convirtió en un símbolo macabro de la Guerra Fría. Para 1989, muchos alemanes orientales estaban cansados de la situación. Organizaron una serie de manifestaciones masivas demandando democracia. Mientras tanto, el bloque soviético estaba desestabilizado por los problemas económicos y las reformas políticas.
 

En la noche del 9 de noviembre de 1989, Günter Schabowski, funcionario del partido de Berlín Oriental anunció inminentes reformas de viajes en respuesta a las protestas, pero el mensaje fue tan malo que sonó como si la RDA hubiera abierto sus fronteras. Miles de berlineses orientales se agolparon para cruzar la frontera por el Muro y los guardias, confundidos, abrieron las puertas.

Mientras los berlineses orientales se hacían paso, decenas de miles de berlineses occidentales desbordaban de emoción y celebración.  A medida que celebraban con champán, música y lágrimas, los berlineses comenzaron a destruir el muro con mazos y cinceles. Menos de un mes después, la RDA colapsó completamente y, en 1990, Alemania se reunificó.

La Unión Soviética hizo lo propio, y, hoy en día, la caída del Muro de Berlín es vista como un símbolo del final de la Guerra Fría. En la actualidad, una doble hilera de adoquines marca el lugar donde una vez estuvo el muro.

Seguir leyendo