Día Mundial contra la Hepatitis: qué es y por qué se conmemora este día

Conoce los detalles de esta enfermedad: qué es, cuáles son sus síntomas y qué tratamientos existen.

Por Redacción National Geographic
Publicado 28 jul 2022 09:00 GMT-3
Modelo de una cápside del virus de la enfermedad de la hepatitis B humana.

Modelo de una cápside del virus de la enfermedad de la hepatitis B humana.

Ilustrado por Theasis Getty Images

La hepatitis es una enfermedad causada por un virus que genera una inflamación en el hígado. Existen cinco tipos virales, con diferentes síntomas y modos de prevención y tratamiento, informa la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En el Día Mundial contra la Hepatitis, conoce los detalles sobre esta afección, cómo se contrae, cuáles son sus síntomas y actualizaciones respecto de la hepatitis aguda infantil.

Por qué se conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis

De acuerdo a la OPS, las hepatitis virales representan una elevada carga de enfermedad y mortalidad a nivel mundial. Se estima que el 57% de los casos de cirrosis hepática y el 78% de los casos de cáncer primario de hígado son debidos a infecciones por los virus de la hepatitis B o C.

Marcelo Silva, médico hepatólogo y presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio del Hígado (ALEH), destaca, en diálogo con National Geographic, que las hepatitis virales B y C son la causa más importante de cirrosis, de cáncer de hígado y de trasplante. Inclusive superior al exceso de alcohol, el hígado graso, la diabetes y otras causas.

“Las hepatitis virales en su conjunto generan más muertes a nivel mundial que la tuberculosis, la malaria y el VIH”, resalta el hepatólogo, quien se lamenta de estas estadísticas, al considerar que las hepatitis B y C tienen estrategias terapéuticas o de prevención de excelente resultado.

Al reconocer el importante problema de salud pública que representan las hepatitis, en 2010, la 63° Asamblea Mundial de la Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS) designó el 28 de julio como el Día Mundial contra la Hepatitis y solicitó una respuesta integral en la lucha contra esa enfermedad. 

Se eligió por ser el día del nacimiento del Dr. Baruch Blumberg, laureado con el Premio Nobel, por el descubrimiento del virus de la hepatitis B y la invención de una prueba diagnóstica y la vacuna.

¿Qué es la hepatitis? 

Según define la OPS a través de su página web, la hepatitis es una enfermedad producida por un virus que genera una inflamación en el hígado. 

De acuerdo a la explicación de Silva, hay un conjunto bastante amplio de causas de esta enfermedad. Las más comunes son las virales y existen por lo menos cinco virus identificados: A, B, C, D y E.

No obstante, el médico aclara que también existe una “variedad enorme de virus que pueden generar hepatitis, en su inmensa mayoría autolimitadas (una vez que se acaba la enfermedad, no permanece a lo largo del tiempo)”.

¿Qué tipos de hepatitis existen y cuáles son sus características?

De acuerdo a la OMS, las cinco cepas principales del virus de la hepatitis se diferencian en aspectos importantes, sobre todo en los modos de transmisión, la gravedad de la enfermedad, la distribución geográfica y los métodos de prevención. 

Hepatitis A

De acuerdo a la información que difunde la OPS, la hepatitis tipo A es transmitida por alimentos, agua contaminada, falta de higiene o el contacto directo con una persona infectada. Los síntomas se presentan entre las dos y las tres semanas posteriores a contraer la enfermedad. En este caso, se puede prevenir con una vacuna disponible a nivel internacional. 

Hepatitis B

La hepatitis B es transmitida a través de la sangre, por vía sexual o durante el parto de madre a hijo. Los síntomas suelen aparecer entre una y dos semanas posteriores a contraer la enfermedad, aunque en algunos casos los pacientes son asintomáticos. 

Según el presidente de ALEH, este tipo de hepatitis tiene una vacuna con eficacia superior al 95% y se podría eliminar su transmisión “si se cumpliesen con los programas de vacunación que la OMS dice que hay que tener”. 

Acorde a lo que explica el especialista, esa vacuna se administra a los recién nacidos, integrada con otras vacunas o de manera aislada. Tres dosis son suficientes y el periodo que las separa depende  del programa de vacunación de cada país. 

"En áreas donde las personas no fueron vacunadas en el momento de nacimiento, quedan expuestas en la adolescencia o adultez joven a la transmisión sexual del virus de la hepatitis B. Entonces hay otro momento de la vida de los pacientes donde es prudente ir a chequear si tienen anticuerpos o si han sido vacunados y, caso contrario, vacunarse”, añade Silva

Además, el especialista destaca que, para las personas que no han sido inoculadas y que se infectaron con hepatitis B, existen tratamientos que no curan la enfermedad pero que la atenúan.

Hepatitis C

La hepatitis de tipo C se transmite por sangre, jeringas contaminadas o por vía sexual, señala la OPS. Los síntomas aparecen entre las dos semanas y los dos meses posteriores de contraer la enfermedad, aunque el 80% de los casos son asintomáticos. 

Hasta el momento, no existe una vacuna que permita prevenir la enfermedad, pero se puede curar “en tres meses con medicamentos”, indica la entidad.

Para Silva la hepatitis C es la única infección viral que tiene cura: “Se trata con un antiviral y se erradica el virus. Este no vuelve a menos que el paciente se reinfecte. Ese tratamiento se puede hacer con pastillas que se toleran muy bien, por dos o tres meses de tratamiento”.

Hepatitis D

Otro tipo de hepatitis viral es la D, que se transmite por sangre o vía sexual y se contrae solo si el paciente previamente se ha contagiado de hepatitis B. Por lo tanto, resaltan desde la OPS, “se puede prevenir con la vacuna para esa enfermedad”.

Hepatitis E

La hepatitis E es aquella que se contagia por medio de los alimentos, del agua contaminada y por falta de higiene. Se puede advertir su presencia entre las dos y las diez semanas posteriores de contraer la enfermedad. 

En este caso, a diferencia de la hepatitis A o B, no existe vacuna, aunque, explica Silva, se trata de una infección aguda autolimitada.

Cuáles son los síntomas de la hepatitis

Entre los síntomas comunes de la enfermedad de hepatitis, la OPS señala:

  • Fiebre
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Erupciones cutáneas
  • Pérdida de apetito
  • Ictericia (color amarillento de la piel)

La OPS advierte que a veces la enfermedad no presenta síntomas hasta varios años posteriores a la infección, pero para entonces el hígado puede estar severamente dañado.

Frente a esto, el médico hepatólogo resalta la importancia de la vacunación y del acceso a la información, que podrían evitar el contagio y permitir el acceso a los tratamientos disponibles.

“Por un lado, está la hepatitis B, que tiene una estrategia de prevención que es espectacular y que no todo el mundo la cumple. Y por otro, la hepatitis C, que no tiene vacuna, tiene tratamiento con antivirales y tiene cura. Sin embargo, entre las dos siguen sumando cerca de un millón de muertes por año en el mundo”, advierte Silva.

Casos recientes de hepatitis aguda infantil

De acuerdo a un informe de la OMS publicado el 24 de junio, el 5 de abril de 2022 se detectó inicialmente un brote de hepatitis aguda infantil. Esto sucedió cuando el Reino Unido notificó diez casos de hepatitis aguda grave de etiología desconocida en niños menores de 10 años previamente sanos en el cinturón central de Escocia. 

La detección de hepatitis aguda grave de etiología desconocida en niños en cinco regiones de la OMS (Región Europea, de las Américas, del Pacífico Occidental, de Asia Sudoriental y del Mediterráneo Oriental) es inusual, y las graves secuelas clínicas de algunos casos justifican una investigación detallada, advierte la organización.

Al 22 de junio de 2022, 33 países en cinco regiones de la OMS han notificado 920 casos probables. Estos incluyen casos nuevos e identificados retrospectivamente desde el 1 de octubre de 2021, que se ajustan a la definición de caso de la OMS.

La mitad de los casos probables, señala la institución, se han notificado en la región europea. El segundo número más alto de casos posibles se notificó en la región de las Américas, seguida de la región del Pacífico Occidental, la región de Asia Sudoriental y la región del Mediterráneo Oriental.

Distribución de casos probables de Hepatitis aguda grave de etiología desconocida en niños por país al 22 de junio de 2022. 

Ilustrado por Organización Mundial de la Salud

Según la explicación del hepatólogo de ALEH, la particularidad de este brote radica en que una proporción muy importante de los niños afectados terminan con falla hepática y con necesidad de un trasplante de riñón. 

Desde la OMS aseveran que investigan varias causas posibles, tanto infecciosas como no infecciosas. Aunque por el momento, ninguno de los casos parece haber sido causado por los virus que habitualmente causan hepatitis aguda (hepatitis A, B, C o E).

Incluso, advierte la OMS, no parece que haya ningún denominador común entre los casos, ya sea un lugar en concreto, una comida, un medicamento, un animal, una bacteria o alguna enfermedad concomitante. 

Con esto último coincide un análisis provisional de la hepatitis aguda de etiología desconocida en niños menores de 10 años, publicado el 1 de julio por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés). 

Dicho informe sostiene que se están investigando hipótesis adicionales, incluido el papel potencial de una infección previa por SARS-CoV-2 y el virus adenoasociado-2, un parvovirus no patógeno que se ha detectado en una alta proporción de casos en el Reino Unido. También, explican, se están considerando cambios potenciales en los patrones de exposición a adenovirus e ingenuidad inmunológica. 

Aseguran que es poco probable que la vacunación contra la COVID-19 esté relacionada con estos casos, dado el bajo porcentaje de pacientes que se vacunaron y que casi tres cuartas partes de ellos no eran elegibles para la vacunación contra la COVID-19 según la edad.

Siguiendo con la explicación de Silva, se identificó, en algunos lugares y no en todos los pacientes, como agente etiológico a un adenovirus (virus común que puede ser respiratorio o gastrointestinal) que en otros  escenarios no tiene gravedad y que en esta racha sí la ha tenido. 

A pesar de los esfuerzos, la causa de este brote no está determinada. La OMS garantiza que se encuentra trabajando para obtener más respuestas.

Los CDC coinciden con la OMS y argumentan que se necesitan más datos clínicos para comprender la causa de la hepatitis en estos pacientes y evaluar la posible asociación con el adenovirus.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Ciencia
Parosmia post COVID-19: qué es, cuánto dura y cómo afecta al olfato
Ciencia
Pandemia, endemia y epidemia: ¿qué son y en qué se diferencian?
Ciencia
Viruela del mono: qué significa que la OMS la declare emergencia mundial
Ciencia
Nuevos medicamentos antivirales podrían frenar la pandemia
Ciencia
Estos peces cebra pueden ayudar a comprender la adicción a los opioides

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados