La variante Ómicron está esquivando el sistema inmunológico, pero los refuerzos de las vacunas muestran indicios prometedores

Los datos iniciales sobre la nueva variante tienen a los expertos preocupados por su capacidad para propagarse rápidamente. Pero los refuerzos de vacunas todavía parecen ser efectivos, al igual que algunas terapias con anticuerpos monoclonales.

Publicado 13 de dic. de 2021 13:24 GMT-3, Actualizado 20 de dic. de 2021 13:28 GMT-3
Omicron

Personas haciendo compras, algunos con mascarillas en la cara para evitar la propagación del coronavirus, se reúnen en el centro de Londres el 9 de diciembre del 2021.

Fotografía de Hollie Adams, AFP via Getty Images

Dos semanas después de que el mundo se enterara por primera vez de la variante Ómicron, los científicos ahora están de acuerdo en que se propaga más rápido que la Delta y parece evadir la inmunidad existente más fácilmente que las variantes anteriores. Pero aún se debate si causa una enfermedad más grave.

A pesar de las múltiples prohibiciones de viaje, la variante Ómicron ya se ha extendido a 57 países y ahora ha sido detectada en 21 estados de EE. UU. Sin embargo, al menos por ahora, la Delta sigue siendo la variante más prevalente en el mundo y aún causa la mayoría de las muertes por COVID-19 alrededor del globo.

La variante Ómicron se detectó por primera vez en Sudáfrica y un análisis en curso muestra que es la variante más contagiosa hasta la fecha en ese país. Para fines de noviembre, la fecha más reciente para la que hay datos disponibles la variante Ómicron representó el 70 por ciento de todos los casos sudafricanos. Se proyecta que ha aumentado a más del 90 por ciento en este momento.

En el epicentro del brote de la variante Ómicron se encuentra la provincia sudafricana de Gauteng, donde los casos diarios de COVID-19 se están duplicando aproximadamente cada tres o cuatro días.

En la ciudad de Tshwane, los casos activos de COVID-19 se han triplicado de 6.697 a 20.425 en una semana. Y en Gauteng, la provincia más poblada de Sudáfrica, una de cada tres pruebas da positivo.

Esta tasa de positividad significa que hay una alta transmisión en la población y el número real de casos de COVID-19 es probable que sea incluso más alto que el número oficialmente documentado.

Un virus se puede propagar más rápido porque puede ser más transmisible o porque puede evadir respuestas inmunes previas.

"Algunos de los pacientes con la variante Ómicron están diseminando mucho virus", afirma Leo Poon, virólogo de la Universidad de Hong Kong quien detectó algunos de los primeros casos de la Ómicron fuera de Sudáfrica. El estudio de Poon ha demostrado que la variante Ómicron se propaga de manera muy eficiente a través del aire, "lo que puede estar provocando una mayor transmisión".

Pero las pruebas coinciden que "la principal ventaja de la Ómicron [sobre la Delta] proviene del escape inmunológico", señala Tom Wenseleers, biólogo evolutivo y bioestadístico de la Universidad KU Leuven en Bélgica.

¿Por qué la variante Ómicron es diferente de las variantes pasadas?

Los virus multiplicadores con frecuencia mutan debido a errores en la replicación de su propio material genético. Entonces, con cada uno de los cientos de miles de nuevas infecciones diarias, el virus tiene muchas oportunidades de mutar.

"Los virus son máquinas generadoras de mutaciones", afirma Sergei Pond, virólogo de la Universidad de Temple quien mostró las tendencias en la evolución de los linajes del SARS-CoV-2.

Las nuevas mutaciones en la proteína de pico de la Ómicron son un motivo particular de preocupación. El pico es fundamental para que el SARS-CoV-2 infecte células humanas y es el principal objetivo de los anticuerpos. Las mutaciones allí pueden cambiar la apariencia del pico y hacer que sea más difícil para los anticuerpos reconocerlo y unirse a él, lo que permite al virus evadir la inmunidad.

 La Ómicron ha sufrido más de 50 mutaciones en comparación con el virus original, con más de 30 mutaciones en su proteína pico.

"Cuando se juntan todos, hay tantos que existe la posibilidad teórica de que la forma de la proteína de pico cambie sustancialmente en general", señala Herbert "Skip" Virgin, inmunólogo y director científico de Vir Biotechnology, Inc., que está desarrollando terapias de COVID-19.

"Todavía no tenemos ninguna medida directa del impacto clínico de la Ómicron", señala Pond, pero su análisis preliminar ha identificado cambios significativos en la Ómicron que probablemente influyan tanto en la neutralización de anticuerpos como en la función de pico.

¿Puede la variante Ómicron reinfectar a quienes tienen inmunidad natural?

Lo que más le preocupa a los investigadores es que la Ómicron puede evadir la inmunidad existente, escapando de los anticuerpos generados a través de una infección natural.

"La Ómicron, a diferencia de la Delta, parece reinfectar a las personas que habían sido infectadas anteriormente", afirma Jerome Kim, director del Instituto Internacional de Vacunas en Seúl, Corea del Sur. En Sudáfrica, la Ómicron parece estar reinfectando aproximadamente dos veces y medio más personas que todas las variantes anteriores.

"El riesgo de reinfección ha aumentado notablemente desde principios de octubre en Sudáfrica y esto parece corresponder con la aparición de la variante Ómicron", afirma Juliet Pulliam, directora del Centro de Excelencia en Modelización y Análisis Epidemiológico de Sudáfrica DSI-NRF en Stellenbosch.

Los análisis de anticuerpos en muestras de sangre han estimado que entre el 60 y el 70 por ciento de las personas en Sudáfrica ya habían estado expuestas al SARS-CoV-2 antes de que se detectara la variante Ómicron.  El estudio de Pulliam, que aún no ha sido revisado por pares, examinó los resultados del PCR de 2,5 millones de sudafricanos en busca de pruebas de reinfección. Su equipo descubrió que prácticamente todas las infecciones por Ómicron en noviembre ocurrieron en personas que ya habían sido diagnosticadas positivamente con COVID-19 al menos dos veces desde marzo del 2020.

"Esto es lo que uno esperaría si la Ómicron es más resistente a los anticuerpos neutralizantes", señala Theodora Hatziioannou, viróloga de la Universidad Rockefeller en la ciudad de Nueva York.

¿Siguen siendo eficaces las vacunas contra la variante Omicron?

Hay informes de infecciones posteriores a la vacunación que ocurren con la Ómicron en Hong Kong, Minnesota y Noruega. En Dinamarca, donde el control de COVID-19 es muy alto, la variante Ómicron representó el 3,1 por ciento de todos los casos en las últimas dos semanas. Eso sugiere que la variante puede extenderse incluso cuando más del 80 por ciento de la población está completamente vacunada.

"En realidad, fui uno de los primeros casos positivos de la variante Ómicron fuera de África", afirma Maor Elad, cardiólogo del Centro Médico Sheba, Israel, que se contagió de la variante Ómicron durante una visita a Londres a una conferencia a pesar de usar máscaras y de haber recibido tres dosis de la vacuna Pfizer.

“Tuve síntomas durante 48 horas: fiebre, dolores musculares, dolor de garganta y luego me sentí débil, fatigado y enfermo durante dos o tres días más. Pero después de cinco días, me recuperé por completo”, relata Elad. Incluso si estás vacunado, agrega, aún puedes infectarte. "La eficacia de la vacuna no es del 100 por ciento".

Sin embargo, es demasiado pronto para evaluar si las vacunas actuales no serán efectivas contra esta nueva variante.

En un estudio realizado por Poon en Hong Kong, los pacientes con la variante Ómicron habían sido vacunados por completo con la vacuna Pfizer-BioNTech de cinco a seis meses antes de contraer la variante. Y un informe preliminar de Tshwane realizado por el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica, seis de los 38 adultos que contrajeron COVID-19 a principios de diciembre estaban vacunados, 24 no estaban vacunados y ocho tenían un estado de vacunación desconocido.

Tampoco está claro aún si el estado de vacunación puede explicar la mayor proporción de pacientes más jóvenes que contraen Omicron en Sudáfrica. Solo sobre el 25 por ciento de las personas menores de 35 años en ese país ha recibido una vacuna contra la COVID-19 y solo el 33 por ciento de la población de Gauteng está completamente vacunada contra la COVID-19.

En un comunicado de prensa, Pfizer dice que tres dosis de su vacuna neutralizan la variante Ómicron en estudios de laboratorio, mientras que dos dosis pueden ser significativamente menos efectivas.

Esto coincide con estudios de laboratorio independientes pero aún preliminares que sugieren que la vacuna de Pfizer es menos efectiva contra la Ómicron en comparación con el virus ancestral y las variantes anteriores.

Pero si los datos de la compañía se mantienen, las dosis de refuerzo de la vacuna actual aún deberían proporcionar algo de inmunidad. Y múltiples fabricantes de vacunas ahora están compitiendo para modificar sus vacunas específicamente para la de la variante Ómicron.

¿La variante Ómicron causa una enfermedad más grave?

Todavía es demasiado pronto para evaluar el impacto total del efecto de la Omicron sobre la gravedad de la enfermedad porque se necesitan aproximadamente dos semanas desde la infección hasta el desarrollo de los síntomas. Sin embargo, aunque las hospitalizaciones están aumentando rápidamente en Sudáfrica, un informe que documenta las dos primeras semanas de la ola de Ómicron muestra que las muertes, que tienden a aumentar entre dos y ocho semanas después del inicio de una nueva ola de COVID-19, en el hospital más grande de Gauteng, no se han hecho eco del dramático aumento de casos.

Según este informe inicial, la mayoría de los pacientes no presentaban síntomas respiratorios, la mayoría fueron ingresados en el hospital por otras razones médicas y la duración de las estancias hospitalarias para los pacientes con COVID positivo fue de 2,8 días, en comparación con el promedio de 8,5 días durante los pasados 18 meses.

Eso podría deberse a que “la Ómicron todavía circula principalmente entre los jóvenes. El ochenta por ciento de los pacientes hospitalizados en la provincia de Gauteng tienen menos de 50 años”, afirma Wenseleers, que ha modelado olas anteriores de la pandemia de COVID-19.

Las personas más jóvenes suelen sufrir infecciones más leves que las personas mayores.

“Incluso ahora, no sabemos si la Ómicron podría causar un resultado clínico más grave o no”, señala Poon. Lideró el equipo que secuenció el coronavirus del SARS del 2003, estableció la primera prueba de PCR para diagnosticar el SARS-CoV-2, y estuvo en el equipo internacional de virólogos que nombró al virus.

Tampoco hay garantía de que el impacto de la Ómicron en los EE. UU. y Europa, que tienen poblaciones mayores, sea el mismo que en Sudáfrica. Pero los datos preliminares al 8 de diciembre mostraron que entre los 337 casos de Ómicron detectados en la Unión Europea, los síntomas eran leves o no estaban presentes, y no se han informado muertes relacionadas con la nueva variante en los países miembros.

Pero incluso las variantes más leves pero más transmisibles pueden ser peligrosas, según Michael Ryan, Director Ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS. Si se permite que se propague sin control, el virus puede infectar a un mayor número de personas, que luego abruman los sistemas de salud y provocan un aumento en las muertes. Preocupantemente, un análisis de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido sugiere que la ventana entre la infección y la infecciosidad puede ser más corta para la variante Omicron que para la variante Delta.

¿Seguirán funcionando los tratamientos actuales?

Cuatro productos de anticuerpos monoclonales son actualmente autorizados para tratar la COVID-19 de leve a moderada en pacientes no hospitalizados que tienen un alto riesgo de progresar a una enfermedad grave u hospitalización.

En un estudio que aún no ha sido revisado por pares, un monoclonal de GSK y Vir Biotechnology llamado Sotrovimab siguió siendo efectivo contra un virus similar al de la variante Ómicron fabricado en laboratorio. “Sotrovimab es capaz de neutralizar la variante Ómicron, incluidas las 37 mutaciones, [lo que nos hace ser] muy optimistas de que la Ómicron se puede tratar terapéuticamente”, señala Virgin de Vir Biotechnology.

“A pesar de la considerable evolución del virus con la Ómicron, tenemos pruebas de que existen terapias efectivas disponibles para controlar la pandemia”, afirma Davide Corti, investigador líder de anticuerpos en Vir Biotechnology. Eso es fundamental si la Ómicron causa un alto porcentaje de casos en personas vacunadas. Actualmente se desconoce si otros anticuerpos terapéuticos pueden bloquear la Ómicron, pero Virgin sigue siendo optimista sobre los tratamientos disponibles.

"Las vacunas son un logro notable, incluso si pierden actividad contra una determinada variante", afirma. “Las personas deben vacunarse y si comienzan a desarrollar síntomas que podrían deberse al coronavirus, deben buscar atención médica de inmediato, porque no es inútil”.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Ciencia
¿La variante ómicron es realmente menos severa que delta?
Ciencia
Ómicron: 9 incógnitas explicadas por expertos
Ciencia
COVID-19: nuevas variantes pueden seguir apareciendo hasta que el acceso a las vacunas sea para todo el mundo
Ciencia
Ómicron: 5 datos sobre los tests de COVID-19 que tienes que saber
Ciencia
Ómicron: por qué las dosis de refuerzo de las vacunas contra la COVID-19 son importantes frente a esta variente

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados