Cómo las vacunas contra la COVID-19 están llegando a los lugares más remotos del mundo

Los trabajadores de la salud están recorriendo grandes distancias para hacer llegar a la gente las vacunas.

Con un nevera refrigerante para vacunas contra la COVID-19 en la mano, el trabajador de la salud Nazir Ahmed busca pastores y ganaderos nómadas entre las colinas al suroeste de la ciudad de Srinagar en el territorio indio de Jammu y Cachemira en junio.

Fotografía de Dar Yasin, AP Photo
Publicado 18 de ago. de 2021 15:48 GMT-3, Actualizado 20 de ago. de 2021 14:53 GMT-3

Nazir Ahmed se encuentra en la cima de una colina en el territorio indio de Jammu y Cachemira contemplando el paisaje verde que se despliega ante él. El trabajador de la salud examina un valle cercano, en busca de pastores que cuiden sus ovejas por las ramas serpenteantes del río. Colgando a su lado hay una hielera azul brillante, un recordatorio vibrante de la tarea urgente de Ahmed y su equipo: entregar tantas vacunas contra la COVID-19 como sea posible.

El equipo se encuentra entre muchos grupos que realizan caminatas, paseos en bote, paseos en trineos tirados por perros y más para entregar las vacunas a las personas que habitan en los rincones más remotos del mundo. No importa cuán aisladas estén, todas las comunidades corren el riesgo de contraer el virus mortal. La pregunta no es si llegará: "El virus ya ha llegado a estas zonas", afirma Miriam Alía Prieto, asesora de vacunación y de brotes de Médicos Sin Fronteras.

Si bien el número total de casos de COVID-19 en las áreas remotas es pequeño en comparación con las grandes ciudades, los riesgos de una infección por coronavirus son mucho más graves, explica Prieto. Muchos habitantes de zonas rurales tienen acceso limitado o nulo a las instalaciones de cuidados intensivos u oxígeno suplementario, una de las pocas formas de ayudar a los pacientes cuando la enfermedad se infiltra en sus pulmones. Prieto recuerda un reciente viaje en bote de cinco días por los ríos de Perú para entregar cilindros de oxígeno a una comunidad necesitada.

Además, la gran cantidad de variantes que circulan por todo el mundo ha dejado al descubierto los riesgos de permitir que el coronavirus, o cualquier virus, se propaguen como la pólvora. Cuantas más personas se infecten, más posibilidades tiene el virus de acumular mutaciones, potencialmente cambiando de forma a enemigos más exitosos. El mantra que gran parte de la comunidad de atención médica adoptó al comienzo de la pandemia es ahora más cierto que nunca: nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo.

Un pastor recibe una dosis de Covishield (vacuna contra la COVID-19 fabricada por el Serum Institute of India), durante una campaña de vacunación de junio en el territorio indio de Jammu y Cachemira. La información errónea sobre la seguridad y los efectos secundarios de la vacuna ha demostrado ser un obstáculo adicional para los trabajadores de la salud de la región.

Fotografía de LUIS ROBAYO

Esta no es la primera vez que los trabajadores de la salud viajan por todas partes para entregar vacunas, pero la escala y la urgencia de los esfuerzos de vacunación actuales no se parecen a ninguna en la memoria moderna. "Nunca antes habíamos tenido una pandemia prevenible con vacunas", afirma Prieto.

Terreno empinado, desafío empinado

Los desafíos con la distribución de vacunas comenzaron a surgir mucho antes de que se aprobaran las inyecciones, cuando los países ricos hicieron grandes pedidos a las compañías farmacéuticas y empujaron a otras a la parte posterior de la línea de distribución. Alrededor se han administrado 4.600 millones de dosis de vacunas en todo el mundo hasta el 13 de agosto y alrededor del 31 por ciento de la población mundial ha recibido al menos una dosis. Pero un 1,2 por ciento de esas personas vive en países de bajos ingresos. 

Muchos países africanos, por ejemplo, aún no tienen dosis suficientes para vacunar completamente a los trabajadores de primera línea, dice Prieto. En la República Democrática del Congo, una nación de 89,6 millones, la vacunación aún no ha llegado a una dosis por cada 100 personas.

Un camión transporta vacunas cerca de la aldea de Jari en Zimbabwe en febrero de 2021 durante la primera etapa de la campaña de vacunación de la región. Si bien las tasas de vacunación han aumentado en los últimos meses, el número total de dosis administradas sigue siendo bajo. Solo el 13 por ciento de la población del país de casi 14,9 millones ha recibido al menos una dosis.

Fotografía de Tafadzwa Ufumeli, Getty Images

La Alianza COVAX, un esfuerzo conjunto liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Gavi, Vaccine Alliance y Coalition for Epidemic Preparedness Innovations fue lanzada en abril de 2020 con una misión audaz para garantizar que todos los países tengan un acceso justo y equitativo a la vacuna contra la COVID-19. Sin embargo, la organización luchó para recolectar suficientes vacunas y fondos para que las inyecciones fueran efectivas.

Llevar las vacunas a las comunidades rurales plantea aún más desafíos. En países donde las vacunas son escasas, los nuevos envíos a menudo se agotan en las grandes ciudades antes de que las dosis lleguen a las regiones circundantes y a las comunidades rurales, señala Prieto.

En algunos lugares, particularmente en los países de ingresos medios o altos, las dosis se están trasladando lentamente a las personas que viven lejos de los centros de las ciudades. En los Estados Unidos, por ejemplo, una serie de aviones, taxis acuáticos e incluso trineos tirados por perros ayudaron a transportar vacunas a las comunidades rurales de Alaska y a los nativos, que particularmente están en riesgo de contraer COVID-19 severo. Los equipos en Colombia también han llevado a cabo campañas de vacunación en comunidades rurales para garantizar que las personas mayores estén inmunizadas.

Sin embargo, todos estos esfuerzos se enfrentan a un obstáculo común. Las vacunas contra la COVID-19, al igual que muchas otras inmunizaciones, deben mantenerse frías casi hasta que se inyectan, lo que requiere de envíos y almacenamientos costosos con temperatura controlada, conocido como cadena de frío. Pero la electricidad a menudo es inconsistente o está ausente cuanto más lejos de las ciudades viajan los equipos.

Personal del ejército en Perú transporta cuidadosamente cajas llenas de vacunas Oxford-AstraZeneca a través de una región rural de los Andes el 21 de abril de 2021. La falta de acceso a la atención médica y las bajas tasas de vacunación han llevado al país a sufrir la tasa más alta de muertes por COVID-19 por cada 100.000 personas en el mundo.

Fotografía de Albert Orbegoso, Peruvian Presidency/AFP via Getty Images

Para mantener frías las vacunas, los transportadores empacan las inyecciones en hieleras con bolsas de hielo. Luego, los refrigeradores deben mantenerse seguros en el camino. A menudo están amarrados a la parte trasera de las motos, dice Prieto, pero si las rutas se vuelven intransitables, los equipos deben avanzar a pie. A veces, los refrigeradores están suspendidos en postes entre dos personas que caminan, agrega.

A pesar de todos estos esfuerzos, el reloj siempre corre. Si la hielera permanece cerrada, los equipos suelen tener entre tres y cinco días antes de que sea necesario usar las inyecciones o reemplazar las bolsas de hielo, afirma Prieto.

Otro desafío para las vacunas contra la COVID-19 en zonas rurales es que las vacunas requieren la presencia de trabajadores de la salud para administrar la inyección. Eso difiere de los esfuerzos de vacunación anteriores para otras enfermedades, como el cólera o la poliomielitis, que se pueden controlar con inmunizaciones orales que no requieren capacitación especial para administrar. Prieto señala que esta es probablemente la razón detrás de la erradicación de la poliomielitis en África. "Vas de puerta en puerta con personas de la comunidad, madres, maestras, no necesitas personal médico", explica.

Sin embargo, los trabajadores de la salud se han enfrentado al desafío de la COVID-19. Para capturar esta hercúlea tarea, National Geographic seleccionó imágenes de todo el mundo que muestran hasta dónde los trabajadores de la salud han estado dispuestos a llegar para ayudar a que esta pandemia llegue a un final más rápido:

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados