COVID-19: Aseguran que las infecciones graves posteriores a la vacunación son muy inusuales

Según expertos de Estados Unidos tampoco hay datos suficientes para afirmar que una vacuna es mejor que otras a la hora de combatir enfermedades graves y la muerte.

Publicado 29 de jul. de 2021 12:49 GMT-3, Actualizado 2 de ago. de 2021 10:38 GMT-3
Covid Breakthrough

Clientes con mascarillas y barbijos esperan ser atendidos en una tienda Apple en Santa Mónica, California. Según los datos de los CDC, las infecciones graves son muy inusuales, pero los expertos siguen recomendando que las personas usen mascarillas en lugares cerrados, incluso si ya han recibido la vacunación completa.

Fotografía de Genaro Molina, Los Angeles Times, Getty Images

Desde el Capitolio de Washington hasta las Villa Olímpica de Tokio se difundieron casos de COVID-19 positivo en algunas personas que habían recibido la vacunación completa, y ahora crece la preocupación por las denominadas infecciones posvacunación. Asimismo, la gente comienza a preguntarse si ciertas vacunas son más efectivas contra las variantes más nuevas del coronavirus, o si la eficacia de las vacunas podría ir mermando con el tiempo.

Ante la falta de datos y de un seguimiento permanente, es imposible decir cuántas personas en los Estados Unidos han contraído COVID-19 luego de recibir la vacuna. Pero según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la tasa de infecciones posvacunación graves es muy baja. Hasta el 19 de julio, los CDC fueron notificados de 5.914 hospitalizaciones y muertes relacionadas con la COVID-19, de un total de más de 161 millones de personas totalmente vacunadas en el país. Aunque no se sabe si todas las personas que recibieron la vacuna luego se expusieron al virus, sí puede decirse que las cifras informadas indican que menos del 0,004 por ciento de los que recibieron la vacunación completa se enfermaron gravemente o murieron por causas relacionadas con la COVID-19.

Las “infecciones posvacunación” son los casos confirmados de COVID-19 (incluidos los casos asintomáticos) en personas que están completamente vacunadas, mientras que las “enfermedades posvacunación” describen infecciones que provocan que la persona vacunada se enferme. Las enfermedades pueden ocurrir si las personas no tienen una fuerte respuesta inmune a la vacuna, si su inmunidad ha disminuido con el tiempo o si están expuestas a variantes que pueden haber evolucionado para evadir los anticuerpos generados por la vacuna, dice Robert Darnell, científico médico en la Universidad Rockefeller de Nueva York.

Ninguna vacuna es 100 por ciento efectiva y las infecciones posvacunación ocurren con cualquier enfermedad. Y como los virus evolucionan constantemente, se espera que las nuevas variantes como Delta (la que hoy predomina en los EE. UU.), cada vez sean más habilidosas para esquivar las vacunas, agrega Darnell. Aun así, todas las vacunas autorizadas para su uso en el país reducen de forma notable la gravedad y el riesgo de muerte por COVID-19. En este momento, podemos afirmar que más del 97 por ciento de las personas hospitalizadas con COVID-19 en dicha nación no están vacunadas, según indicó la directora de los CDC, Rochelle Walensky.

“Seguimos viendo que la enfermedad la contraen principalmente las personas no vacunadas, en un porcentaje mucho más elevado que los que han recibido la vacuna. Pero para estos últimos la cifra no es cero”, dice Stacey Rose, médica de enfermedades infecciosas en Baylor College of Medicine en Houston. “Lo que no quiero es que, argumentando la existencia de infecciones posvacunación, la gente piense, 'uh, entonces para qué me vacuno'. El riesgo de contraer la enfermedad sigue siendo menor si estás vacunado, incluso para la variante Delta".

¿Por qué es difícil contabilizar los casos de infecciones posvacunación?

Si bien en un principio los CDC recibieron informes de infecciones posvacunación leves y asintomáticas, en mayo, el organismo decidió llevar registro solamente de las hospitalizaciones y muertes importantes.

Al no haber un recuento centralizado y uniforme de las infecciones más importantes, este cayó en manos de los estados, hospitales e instituciones individuales, que rastrean los datos de diferentes maneras. Por lo tanto, se ha vuelto muy difícil comparar las cifras entre las diferentes vacunas, explica Francesca Torriani, médica de enfermedades infecciosas y epidemióloga de un hospital de la Universidad de California en San Diego.

“La vacunación es, básicamente, lo que permitió erradicar el sarampión y está cerca de erradicar la poliomielitis. Podríamos hacer lo mismo ahora con la COVID-19. Podríamos acabar con esto”

Por: ROBERT DARNELL
THE ROCKEFELLER UNIVERSITY

Algunos centros realizan pruebas de detección de casos asintomáticos. Otros realizan la prueba solo cuando hay síntomas, pero los criterios difieren según cada centro. Las áreas con tasas de vacunación más bajas y tasas de infección más altas presentan más casos de infecciones posvacunación. Algunas personas son más vulnerables por su comportamiento o sistema inmunológico.

Y habiendo un grupo de personas que aún no ha recibido la vacuna, el virus sigue teniendo posibilidades de desarrollarse de formas que podrían permitirle esquivar las vacunas.

“Si todo el mundo estuviera vacunado, el virus no podría evolucionar, y simplemente desaparecería”, dice Darnell. “La vacunación es, básicamente, lo que permitió erradicar el sarampión y está cerca de erradicar la poliomielitis. Podríamos hacer lo mismo ahora con la COVID-19. Podríamos acabar con esto".

Los investigadores informaron este mes que, de casi 4.000 trabajadores de la salud, socorristas y trabajadores de primera línea hisopados con regularidad, hubo 204 infecciones. Sólo cinco de los que se enfermaron, o el 2,4 por ciento, habían recibido la vacunación completa.

¿Hay alguna vacuna que sea más eficaz contra las infecciones posvacunación?

Algunos datos (y titulares) han sugerido que ciertas vacunas son menos efectivas, sobre todo, contra las variantes más nuevas. Pero la información cambia constantemente, hay muchas variables y los datos suelen ser inexactos, dice Darnell.

Muchos estados están contabilizando sus infecciones posvacunación pero los datos no se documentan por tipo de vacuna, ni siquiera a nivel local, explica Teresa McCallion, vocera del Departamento de Salud del Estado de Washington. Las estadísticas pueden estar sesgadas por las variaciones de régimen de dosificación, entre otros factores, incluidas las diferencias en el número de personas y las poblaciones que han recibido cada tipo de vacuna.

“No mostramos los datos según la marca de la vacuna porque las infecciones posvacunación se han asociado con las tres vacunas autorizadas”, escribió McCallion en un correo electrónico. "Estos factores hacen que sea difícil comparar directamente el número de casos por marca de vacuna".

Ante los datos desparejos sobre infecciones por tipo de vacuna, algunos investigadores están buscando informarse sobre la eficacia a partir de otros elementos. En un estudio que aún no ha sido revisado por pares pero que ya tuvo grandes repercusiones, los científicos analizaron muestras de sangre de 10 personas que habían recibido la vacuna Johnson & Johnson de única dosis y 17 que habían recibido las dos dosis de Pfizer. Encontraron una respuesta de anticuerpos más débil entre los que recibieron la J&J contra variantes más nuevas, incluida la Delta.

A pesar de los titulares publicados a partir del estudio, es demasiado pronto para sacar conclusiones, dice Darnell, sobre todo, teniendo en cuenta el reducido tamaño de la muestra. En otros estudios, se han concluido resultados contradictorios, agrega.

En marzo de 2021, Torriani y sus colegas revelaron, a partir de un análisis de casi 15.000 trabajadores de la salud examinados regularmente en UCSD y la Universidad de California en Los Ángeles, solo siete pruebas positivas a los 15 días (o más) posteriores a la vacunación, una tasa de positividad del 0.05 por ciento. En UCSD, ahora que predomina la variante Delta, las infecciones posvacunación siguen siendo mucho menos graves que las infecciones en personas no vacunadas, y la recuperación es más rápida, indica Torriani. Las hospitalizaciones entre los pacientes vacunados han sido muy pocas y ninguno ha fallecido.

Según los expertos, es importante prestar atención a la variante Delta. Parece ser más hábil a la hora de evadir todas las vacunas, y los casos están aumentando en los EE. UU. La existencia de infecciones posvacunación también indica que las personas vacunadas aún pueden transmitir el virus, especialmente la variante Delta, que es muy contagiosa, dice Darnell.

Así y todo, aunque puede haber diferencias entre las vacunas, se necesita investigar más para poder compararlas en detalle, dicen los expertos. "Sería muy productivo que se creara una colaboración entre empresas de la industria y científicos clínicos", dice Darnell. "Necesitamos más ciencia".

Entretanto, la vacunación sigue siendo la mejor manera de proteger a toda la comunidad, incluidos los niños y las personas inmunodeprimidas, sostiene Rose.

Vacunarse es más importante que elegir una vacuna específica, agrega Torriani. "Cualquier vacuna es una buena vacuna. Y hay muchas disponibles", agrega.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados