¿Las vacunas podrían bloquear la mayor parte de la transmisión de COVID-19?

Los últimos datos, con foco en las vacunas de ARNm, muestran que la inoculación no solo protege a la persona que la recibe, sino que también reduce la posibilidad de que transmita el virus a otras personas.

Publicado 22 de abr. de 2021 18:32 GMT-3
vaccinated

La enfermera Priscilla Policar administra una vacuna Moderna contra la COVID-19 a Shirley Trojman en el Hospital Humber River en Toronto, Canadá, el 23 de marzo de 2021.

Fotografía de Cole Burston, Getty Images

Las vacunas contra la COVID-19 han brindado la oportunidad de frenar la propagación del virus y poner fin a la pandemia. Ahora los científicos están tratando de saber hasta qué punto las vacunas pueden evitar que se produzca la transmisión. Los nuevos datos de los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, CDC por sus siglas en inglés) muestran que las infecciones por COVID-19 ocurren en personas vacunadas, pero parecen excepcionalmente raras.

Al 14 de abril, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades habían recibido informes de que 5.814 personas completamente vacunadas habían desarrollado infecciones por COVID-19. Casi la mitad de estas infecciones (el 45 por ciento) ocurrieron en personas de al menos 60 años. El siete por ciento de las personas con infecciones irruptivas (infecciones que ocurren después de la vacunación completa) fueron hospitalizadas y el uno por ciento murió.

Con más de 85 millones de personas en los Estados Unidos completamente vacunadas contra la COVID-19, los CDC han estado ampliando con cautela las pautas sobre lo que esas personas completamente vacunadas pueden hacer de manera segura. La expansión ha sido gradual, ya que los expertos esperaban datos no solo sobre qué tan bien las vacunas contra la COVID-19 previenen la enfermedad, sino también si una persona completamente vacunada podría desarrollar una infección, sin síntomas, y transmitir el virus sin saberlo a otra persona.

La distinción es importante porque muchas personas no se dan cuenta de que las vacunas previenen principalmente la enfermedad, pero no necesariamente la infección. Eso significa que no todas las vacunas impiden que las personas completamente vacunadas transmitan el patógeno a otras personas.

“El santo grial del desarrollo de vacunas siempre es evitar que las personas se infecten, pero es tremendamente difícil conseguirlo”, dice Jason Kindrachuk, profesor asistente de virología en la Universidad de Manitoba en Winnipeg, Canadá. Ese santo grial se llama inmunidad esterilizante, que protege completamente a una persona de las enfermedades y evita que el microbio ingrese a las células en primer lugar, explica.

Cuatro meses después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos autorizara las primeras vacunas contra la COVID-19, los CDC tienen suficientes datos para sugerir que las vacunas reducen sustancialmente las infecciones y, por lo tanto, reducen la posibilidad de que una persona vacunada infecte a otras personas.

Cómo las vacunas protegen a las personas

Las vacunas actúan imitando una infección en el cuerpo para engañar al sistema inmunológico para que monte una defensa contra ella y luego recuerde qué hacer si ven el mismo patógeno nuevamente, explica Juliet Morrison, profesora asistente de microbiología en la Universidad de California, Riverside.

Después de cualquier infección, "tienes glóbulos blancos, específicamente células T y B, que se quedan y recuerdan esa infección inicial, de modo que si te vuelves a infectar, estas células de memoria responden multiplicando inmediatamente su número", dice. Las células B producen anticuerpos que se unen a los virus circulantes y a las células infectadas, mientras que las células T "básicamente hacen agujeros en la célula infectada y las bombean por completo de estas toxinas que le dicen a la célula infectada que se suicide".

Una vacuna induce la misma memoria inmunológica que una infección, por lo que si aparece el virus real, el sistema inmunológico se activa inmediatamente y produce células T, células B y anticuerpos.

“Eso le permitirá eliminar la infección sin siquiera darse cuenta de que se ha enfermado”, dice Morrison.

Sin embargo, la clave es que en realidad tuvo una infección. Es decir, el virus ingresó a las células y comenzó a replicarse. El sistema inmunológico simplemente lo apaga todo antes de que el virus o el propio sistema inmunológico comenzara a dañar el tejido, el proceso de la enfermedad, explica Kindrachuk.

Las infecciones asintomáticas aún pueden transmitir el virus

Si el virus entra en las células y comienza a replicarse, pero nunca causa la enfermedad, se trata de una infección asintomática. Con las infecciones presintomáticas, por otro lado, una persona desarrolla síntomas y es especialmente contagiosa en los días antes de que aparezcan los síntomas, dice Natalie Dean, profesora asistente de bioestadística en la Universidad de Florida en Gainesville.

“Sabemos por los datos de rastreo de contactos no relacionados con las vacunas que las personas que nunca desarrollan síntomas tienden a ser menos infecciosas”, dice Dean.

Morrison agrega que las personas asintomáticas probablemente tengan una excelente respuesta inmune inicial para ralentizar la rapidez con que el virus puede copiarse a sí mismo, "pero no lo suficiente como para que la replicación viral se cierre por completo", dice. "Es por eso que aún podrían eliminar el virus, pero no estamos viendo ningún síntoma de la enfermedad".

Apoyando esa idea está el hecho de que la gravedad de la enfermedad de COVID-19 tiende a correlacionarse con la cantidad total de virus en el cuerpo, llamada carga viral, dice Kindrachuk. Las primeras investigaciones mostraron que las personas con cargas virales más bajas transmiten menos virus, lo que sugiere además que las infecciones asintomáticas son menos contagiosas que las sintomáticas. Pero menos no es cero: las personas con infecciones asintomáticas todavía tienen virus en replicación en su sistema que pueden transmitir a otras personas.

Cuando se autorizaron las vacunas, los expertos aún no sabían si las inyecciones podrían prevenir las infecciones por completo o si las personas vacunadas podrían desarrollar una infección asintomática, pero aún contagiosa.

¿Por qué los ensayos clínicos no rastrearon las infecciones? 

Los ensayos clínicos que probaron las vacunas de Moderna, Pfizer-BioNTech y Johnson & Johnson midieron la capacidad de cada vacuna para prevenir enfermedades graves, no su capacidad para bloquear la transmisión del virus.

"Francamente, la transmisión no era la principal preocupación en ese momento de los ensayos", dice Kindrachuk. "Era para asegurarse de que la gente no se enfermara".

Con miles de personas hospitalizadas y muriendo todos los días, la primera prioridad era medir si una vacuna prevenía enfermedades graves y la muerte. Si bien los investigadores reconocieron que era importante medir si las vacunas prevenían la infección asintomática, hacerlo era muy difícil y costoso, dice Dean. Por lo tanto, los investigadores rastrearon las infecciones sintomáticas. Eso dejó sin respuesta la pregunta de si cualquier persona vacunada sin síntomas podría tener una infección asintomática.

“Hubo algunas preguntas sobre si aún podía tener virus en la nariz y seguir siendo infeccioso”, dice Dean.

Incluso una pequeña cantidad de virus en una persona vacunada puede representar un riesgo para otras personas.

“No tenemos una buena idea de cuál es la dosis infecciosa para alguien, a cuánto virus tiene que estar expuesto para infectarse”, dice Kindrachuk. "No se trata de la dosis única que recibe en un solo momento, sino de la acumulación en minutos u horas".

Los primeros datos parecían prometedores

Aunque los fabricantes de vacunas no rastrearon las infecciones de todos los participantes del ensayo de fase tres, sí recopilaron algunos datos. Moderna evaluó a todos los participantes cuando recibieron su segunda dosis e informaron en diciembre que ocurrieron menos infecciones asintomáticas en el grupo vacunado que en el grupo placebo después de la primera dosis. Johnson & Johnson también informó datos de casi 3.000 participantes del ensayo de fase tres que fueron evaluados dos meses después de la vacunación para ver si tenían anticuerpos de una nueva infección desde la vacunación. Esos datos preliminares sugirieron una reducción del 74 por ciento en infecciones asintomáticas.

Esos descubrimientos insinuaron que las vacunas tenían la capacidad de prevenir infecciones. Ese desarrollo fue seguido por tres preprints, aún no revisados por pares, que sugirieron aún más buenas noticias. Uno encontró que las personas vacunadas con una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech tenían cargas virales hasta 20 veces menor que la carga viral en personas infectadas no vacunadas.

Otros dos, del Mayo Clinic y el Reino Unido, incluyó a más de 85.000 trabajadores sanitarios sometidos a pruebas de rutina que estaban completamente vacunados con la vacuna Pfizer-BioNTech. La vacuna redujo la infección entre un 85 y un 89 por ciento. Toda esta evidencia subraya la capacidad de las tres vacunas para prevenir la infección en la mayoría de los vacunados.

Comienza a surgir un consenso

Más evidencia se acumuló en marzo con una gran cantidad de estudios sobre las vacunas de ARNm. Uno con 9.109 trabajadores de la salud en Israel descubrió infecciones reducidas en un 75 por ciento después de dos dosis de la vacuna Pfize-BioNTech. Otro reveló que la carga viral disminuyó cuatro veces en aquellos que recibieron una dosis y luego desarrollaron una infección.

Entre más de 39.000 personas examinadas para detectar infecciones en la Mayo Clinic, los pacientes tenían un 72 por ciento menos de riesgo de infección 10 días después de la primera dosis de cualquiera de las vacunas de ARNm y un 80 por ciento menos después de ambas dosis. El New England Journal of Medicine publicó cartas de investigación que muestran una reducción de las infecciones en trabajadores de la salud completamente vacunados en el Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern , el Centro Médico de la Universidad Hebrea Hadassah en Jerusalén y la Universidad de California en Los Ángeles y San Diego .

La evidencia más persuasiva, según Dean, provino de un estudio de principios de abril de los CDC sobre 3.950 trabajadores de la salud que fueron evaluados semanalmente durante tres meses después de recibir ambas dosis de cualquiera de las vacunas de ARNm. La vacunación completa redujo la infección, independientemente de los síntomas, en un 90 por ciento y una sola dosis redujo la infección en un 80 por ciento.

Luego está la evidencia a nuestro alrededor, dice Kindrachuk.

“Hemos visto una disminución bastante drástica de la transmisión en el país”, dice. "Eso sugiere que las vacunas no solo protegen contra enfermedades graves, sino que también sugiere que hay una reducción en la transmisión".

En conjunto, la evidencia muestra que la vacunación completa con cualquiera de las vacunas de ARNm reduce el riesgo de infección al menos a la mitad después de una dosis y entre un 75 y un 90 por ciento dos semanas después de la segunda dosis. Aunque hay menos investigación disponible sobre la vacuna Johnson & Johnson, los datos del ensayo sugieren que es probable una reducción de la infección de más del 70 por ciento. Con las vacunas previniendo tanta infección, también están impidiendo que la mayoría de las personas vacunadas transmitan el virus.

¿Qué pasará con las variantes?

La preocupación ahora es cuánto podrían cambiar el juego las variantes, dice Kindrachuk. Varios de los estudios de Inglaterra e Israel con la vacuna Pfizer-BioNTech ocurrieron cuando la variante B.1.1.7 era dominante.

"Las vacunas parecen mantenerse firmes frente a las variantes, pero también sabemos que estas variantes tienden a ser más transmisibles", dice Kindrachuk. Una preocupación es que una mayor transmisibilidad podría significar que se necesita una dosis más baja para infectarse, dice.

Dado que las vacunas no bloquean el 100 por ciento de las infecciones, es posible que las personas vacunadas que desarrollan una infección asintomática a partir de esa variante puedan ser más contagiosas de lo que habrían sido antes con la cepa dominante desde principios de la pandemia.

Además, no hay tantos datos para las vacunas Moderna o Johnson & Johnson contra las infecciones B.1.1.7 y prácticamente no hay datos sobre las infecciones de las otras dos variantes preocupantes, B.1.351 de Sudáfrica y P.1 de Brasil, los cuales han demostrado cierta capacidad para evadir anticuerpos contra otras variantes del virus COVID-19.

Los científicos también están estudiando qué tan bien se replican las variantes.

"Si se están replicando a niveles más altos, entonces podría haber más diseminación viral y más oportunidades de transmisión", dice Morrison.

El futuro todavía se ve brillante 

A pesar de la incertidumbre que plantean las variantes, el panorama general en este momento es tranquilizador, dice Dean.

“Estas vacunas realmente han superado las expectativas de muchas maneras y es un valor enorme que pueden evitar que usted se enferme, pero también evitar que se transmita a otras personas”, dice ella. “Nada es 100 por ciento, pero creo que la gente puede entender la gran reducción y el valor de eso. Cambia enormemente mi forma de pensar sobre lo que quiero hacer ".

Pero eso no significa dejar de lado la precaución, dice Morrison.

“Si estás vacunado, puedes asumir que estás protegido contra enfermedades graves y muy probablemente protegido contra una infección suficiente para transmitir, pero como tenemos estas variantes emergentes y el hecho de que ni siquiera estamos cerca de la inmunidad colectiva, la gente debería seguir tomando precauciones”, dice Morrison.

Interactuar con otras personas vacunadas sin máscaras tiene sentido, pero también está de acuerdo con la recomendación de los CDC para que las personas vacunadas visiten sin máscaras o distanciamiento social solo a personas no vacunadas de bajo riesgo en un solo hogar. Con tantas infecciones que todavía ocurren a diario, esa limitación reduce aún más la probabilidad de que las personas vacunadas contraigan y propaguen infecciones desde un hogar no vacunado.

“La verdadera preocupación es para las personas no vacunadas con las que entras en contacto”, agrega. "Incluso si el potencial para que te lo transmitan es bajo, no es cero". De manera similar, una persona infectada y vacunada tiene una probabilidad menor, pero no nula, de infectar a otras personas que no están vacunadas o que tienen afecciones o medicamentos que inhiben su sistema inmunológico.

Cuanto más aumentan las vacunas, más disminuye el riesgo de infección para todos, dice Dean.

“Todavía pienso en cuánta transmisión hay en mi comunidad”, dice Dean. "Estamos empezando a ver el impacto de las vacunas a nivel poblacional, pero cada persona vacunada se suma a sentirse más segura al reunirse".

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados